Ideas para la noche de hogar


Este ejemplar contiene artículos y actividades que se podrían utilizar en la noche de hogar. A continuación figuran algunos ejemplos.

“¿En el mundo acaso he hecho hoy a alguno favor o bien?” página 14: Consideren empezar cantando “Te damos Señor nuestras gracias” (Himnos, Nº 10). Lean el artículo juntos o seleccionen sus secciones favoritas para leer de antemano. Pregunte a los miembros de la familia lo que han aprendido acerca del presidente Thomas S. Monson. Reparta lápices y papel, para que todos puedan escribir su testimonio acerca del presidente Monson como el profeta viviente. Invite a los miembros de la familia a que fortalezcan su testimonio por medio de la oración sincera. Considere la posibilidad de concluir cantando “¿En el mundo he hecho bien?” (Himnos, Nº 141)

“Se necesitan indexadores en todo el mundo”, página 34: lea el artículo con anticipación. Durante la noche de hogar, explique por qué el indexado de FamilySearch es una parte importante de la obra de historia familiar y por qué existe un necesidad de más indexadores. Si tiene una computadora y acceso a internet en su casa, entre en indexing.familysearch.org. Establezca cuentas para los miembros de la familia que no hayan hecho indexado antes, y pasen tiempo juntos indexando.

“Sigamos al Profeta”, página 42: Haga un resumen del artículo para su familia. Quizás quieran leer juntos la última sección del artículo: “Aprender a escuchar la palabra profética”. Repasen las frases que el élder Bennett dice y que pueden ayudar a discernir la guía que nos dan los profetas. Invite a los miembros de la familia a que escuchen estas frases en la conferencia general el próximo mes. Tal vez podría concluir con su testimonio de seguir al profeta.

“Solo pero nunca solo”, página 54: Comience preguntando a los miembros de la familia si alguna vez se sienten solos al esforzarse por vivir las normas de la Iglesia. ¿Cómo luchan contra esos sentimientos? Comparta el relato de Juan Cabrera. Considere la posibilidad de invitar a alguien a que comparta cómo ha guardado los mandamientos cuando los demás no lo hicieron, y cómo fue bendecido, o bendecida, por obedecer.

“Decide ahora mismo”, página 66: después de leer el artículo, conteste las preguntas bajo el título “¿Sí o No?” con sus hijos. Luego piense en más situaciones que requieran elegir entre el bien y el mal, y pregúntenles qué harían en cada situación.

Inspirados por el manual de la Guardería

La noche de hogar que mejor recuerdo comenzó con una actividad del manual de la Guardería. Junto con nuestra hijitas, mi esposo y yo hicimos una dramatización de una actividad.Leímos: “Si eres muy, muy alto, nuestro Padre Celestial te conoce y te ama. Si eres muy, muy pequeño, nuestro Padre Celestial te conoce y te ama. Altos o pequeños, altos o pequeños, nuestro Padre Celestial nos quiere a todos”. Mientras leíamos, nos hacíamos pequeños o altos y señalábamos que sea cual sea nuestra estatura, nuestro Padre Celestial nos ama. (Véase Mirad a vuestros pequeñitos [2008], pág. 9.)

Las niñas y mi esposo entonces fueron a buscar unos pastelitos de fruta y los comimos juntos. Las niñas se divirtieron tanto que quisieron volver a hacer la actividad de pequeño y alto durante la semana.

Lo bello de la noche de hogar es su flexibilidad. Las nuestras suelen ser cortas y sencillas para nuestra joven familia, pero intentamos enseñar a nuestra hijas principios fundamentales tales como el amor, la bondad y el orar juntos.

Valentina Portolan Simonovich, Italia