¿Cómo podemos aprovechar al máximo nuestra asistencia al templo?

De un discurso de la conferencia general de abril de 2009.


Richard G. Scott

Todo miembro de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días tiene la bendición de vivir en una época en la que el Señor ha inspirado a Sus profetas para que proporcionen a los miembros acceso cada vez más fácil a los santos templos.

Porque te amo, voy a hablarte de corazón a corazón, con franqueza. He visto que muchas veces las personas han hecho grandes sacrificios para ir a un templo que les queda distante; pero cuando se construye uno cerca, al poco tiempo hay muchos que no asisten a él con regularidad. Tengo una sugerencia para ti: Cuando tienes un templo convenientemente cerca, puede que cosas pequeñas interrumpan tus planes de asistir. Considerando tus circunstancias, establece metas específicas para ir y participar en las ordenanzas del templo, y después no permitas que nada se interponga en ese plan. Ese método asegurará que los que vivan cerca de un templo sean tan bendecidos como lo son los que tienen que planificar con anticipación y hacer un largo viaje para llegar a él.

Te exhorto a establecer una meta respecto a la frecuencia con que participarás de las ordenanzas que se ofrecen en nuestros templos en funcionamiento. ¿Qué puede ser más importante que asistir al templo y participar de sus ordenanzas? ¿Qué actividad puede tener mayor impacto y brindar más gozo y una felicidad más profunda que adorar en el templo?

Ahora compartiré contigo otras sugerencias para que obtengas más beneficio al asistir al templo:

  • Comprende la doctrina relacionada con las ordenanzas del templo, especialmente el significado de la expiación de Jesucristo1.

  • Mientras estés participando en las ordenanzas, considera tu relación con Jesucristo y Su relación con nuestro Padre Celestial. Ese sencillo acto te dará mayor comprensión de la naturaleza suprema de las ordenanzas del templo.

  • Expresa siempre gratitud en oración por las incomparables bendiciones que proceden de las ordenanzas del templo. Vive cada día de tal modo que demuestres al Padre Celestial y a Su Hijo Amado cuánto significan para ti esas bendiciones.

  • Planifica para asistir al templo con regularidad.

  • Dedica el tiempo suficiente para no tener apuro cuando estés en el templo.

  • Quítate el reloj cuando entres en la casa del Señor.

  • Con la mente y el corazón abiertos, escucha atentamente a la presentación de cada uno de los elementos de la ordenanza.

  • Ten presente a la persona por la que estés realizando la ordenanza vicaria. De vez en cuando, ora para que ella reconozca la importancia vital de las ordenanzas y sea digna de recibir su beneficio o se prepare para ello.

A veces, cuando oigo a un coro cantar durante el servicio dedicatorio de un templo, me invade un sentimiento tan sublime que me eleva el corazón y los pensamientos; cierro los ojos y, en mi mente, he visto más de una vez un grupo de personas que desde el templo se extiende y se eleva hacia las alturas haciéndose cada vez más ancho. Pienso que representan a muchos de los espíritus que están esperando que se efectúe por ellos la obra vicaria en ese santuario y que se regocijan porque finalmente hay un lugar que puede librarlos de las cadenas que los retienen en su progreso eterno. Para que ello suceda, tú tienes que efectuar la obra vicaria; debes buscar los nombres de tus antepasados. El nuevo programa de FamilySearch hace que ahora esa obra sea más fácil que antes. Es preciso identificar a esos antepasados, preparar la información que se requiere e ir a la casa del Señor para llevar a cabo por ellos las ordenanzas que anhelan recibir.

¡Qué gran gozo es participar en la obra de un templo!

Mostrar referencias

    Nota

  1.   1.

    Estudiar las secciones 88, 109, 131 y 132 de Doctrina y Convenios sería un buen punto de partida.