Carole M. Stephens


Carole Manzel Stephens siempre ha tenido respeto por las cosas sagradas y santas. Esa reverencia comenzó cuando era jovencita, cuando su familia se selló en el templo después de la conversión de su madre al Evangelio.

“No entendía todo lo que ocurría”, dijo la nueva primera consejera de la Presidencia General de la Sociedad de Socorro. “Pero sabía que era especial. Tenía edad suficiente para recordar que el templo es un lugar sagrado”.

Nació en marzo de 1957 y es hija de Carl L. and Forest Manzel. La hermana Stephens fue la tercera de nueve hijos y se crió en Ogden, Utah, EE. UU. Recuerda bien los ejemplos que sus padres le dieron en cuanto al servicio, el sacrificio y lo que significa hacer que la familia y la Iglesia sean sus máximas prioridades.

“El Evangelio lo era todo para ellos; y ellos nos mostraron, por medio del ejemplo, lo que es el servicio cristiano”, dijo ella. “Nos enseñaron lo que significa el servicio; cómo servir de verdad”.

Cuando sus padres servían en diversas funciones, incluían a los hijos. Fue en ese entonces que llegamos a ser amigos uno del otro—algo que ella y su esposo Martin “Marty” Stephens, han intentado hacer con sus propios seis hijos.

Ella y Marty se conocieron mientras asistían a la Universidad Estatal de Weber, en Ogden, Utah, donde ella cursó estudios de Educación Infantil. Se casaron en abril de 1976 en el Templo de Logan, Utah. La hermana Stephens dijo que ella y su esposo han formado un equipo fantástico a lo largo de los años al apoyarse mutuamente en diferentes asignaciones, incluso los llamamientos de ella como presidenta, consejera y maestra de la Sociedad de Socorro de barrio y de estaca; presidenta de las Mujeres Jóvenes de barrio; consejera, maestra y líder de los lobatos en la Primaria; maestra de seminario y misionera de servicio a la Iglesia.

“En medio de todas las ocupaciones, hemos encontrado mucho gozo y felicidad”, dijo. “Incluimos a nuestros hijos y nietos en nuestro servicio. Gracias a ello, hemos desarrollado fuertes relaciones familiares al servir juntos”.