Un patio de recreo para Carly


Carly W., de Rexburg, Idaho, EE. UU., es una ayudante bien ocupada. En casa, Carly ayuda a cuidar de los gatos, los perros y las gallinas de la familia. Debido a que Carly es una de las mejores estudiantes de su clase en la escuela, ayuda a otros niños con matemáticas y lectura. En la Primaria, cuando Carly canta, ayuda a otros niños a sentir el Espíritu.

Debido a que Carly ha hecho tan buen trabajo ayudando a los demás, algunos de sus amigos decidieron ayudarla a ella también.

Carly nació con una enfermedad llamada espina bífida. A causa de esa enfermedad, le es difícil usar todos los músculos. Hacer cosas como caminar sobre terreno desigual o subir las escaleras puede ser difícil para ella. En la escuela, Carly no podía jugar en el patio de recreo porque tenía dificultad para usar los juegos. Había otros niños que tampoco podían jugar en las instalaciones del patio.

“A veces me sentía mal y frustrada durante el recreo porque no podía jugar en el patio”, dice Carly.

Una de las amigas de Carly, Halli Jo, y la madre de ella, decidieron conseguir dinero para construir un patio de recreo que Carly y los otros alumnos de la escuela pudieran usar.

Halli Jo, su madre y muchas otras personas trabajaron a fin de conseguir dinero para el nuevo patio. Requirió mucho trabajo, pero pudieron ganar suficiente dinero para construir un nuevo patio de recreo en el que todos los alumnos pudieran jugar.

“Fue mucho trabajo”, dice Halli Jo. “Pero hacer el trabajo nunca me puso triste, sólo hizo que quisiera más a Carly”.

Carly está contenta porque puede jugar en el patio con sus amigos. Ella dice: “Me gusta subir por la rampa y bajar por el tobogán. Mis amigos y yo nos divertimos mucho juntos”.

Más en cuanto a Carly

A Carly le gusta cantar “El valor de Nefi” (Canciones para los niños, pág. 64).

A Carly le gusta comer piezas de pollo frito y sándwiches.

Carly canta dondequiera que va.

Carly hace amigos fácilmente.