Seremos una familia eterna

Estoy agradecida porque mi padre posee el sacerdocio, porque me bautizó y porque nos sellamos en el templo. Estoy contenta porque seremos una familia eterna. Sé que el Padre Celestial vive y que las palabras de los profetas son verdaderas.

Ariana C., 9 años, Perú

Nefi H., 11 años, California, EE. UU.

Thayná C., 12 años, Brasil

Me gusta ir al templo, Nathan P., 7 años, Italia

Brian C., 7 años, Costa Rica

Mi familia eterna, por Camila T., 7 años, Guatemala

Esteban A., 11 años, Colombia

Vimean M., 7 años, Camboya

Rosteek Z., 4 años, Ucrania

Un lugar muy especial

Tengo nueve años, así que cuando fui al templo por primera vez, esperé afuera con mi padre. Caminamos alrededor del templo para ver cómo estaba construido. Visitamos la hermosa sala de espera y allí disfrutamos de paz y tranquilidad. Hablamos susurrando en cuanto a la vida de Jesucristo y de Sus apóstoles de entonces y de ahora. Sentado allí con mi padre, sentí que el templo es un lugar muy especial.

Raphael R., 9 años, Suiza