En muchos calendarios del mundo, el mes de julio indica la mitad del año. Aunque el comienzo y el final de las cosas se celebran y se recuerdan, el punto medio con frecuencia pasa desapercibido.

Los comienzos son los momentos para tomar determinaciones, crear planes, recibir impulsos de energía; los finales son momentos para comenzar a relajarse, y pueden incluir sentimientos de satisfacción o de fracaso. Pero, con la perspectiva apropiada, el considerar que nos encontramos en el punto medio de las cosas puede ayudarnos no sólo a comprender la vida un poco mejor, sino también a vivirla de manera más significativa.

El punto medio de la obra misional

Cuando les hablo a los misioneros jóvenes, con frecuencia les digo que están en el punto medio de sus misiones. Ya sea que hayan acabado de llegar el día anterior o que estén por volver a casa al día siguiente, les pido que piensen que siempre están en el punto medio.

Los misioneros nuevos tal vez sientan que tienen muy poca experiencia para ser eficientes y, por tanto, se demoran en hablar o actuar con confianza y resolución. Los misioneros con experiencia que están cerca del final pueden sentirse tristes porque la misión esté por terminar, o tal vez aminoren el ritmo al ponerse a pensar en lo que harán después de la misión.

Independientemente de las circunstancias y de dónde presten servicio, la verdad es que los misioneros del Señor siembran a diario incontables semillas de buenas nuevas. El pensar siempre que están en el punto medio de su misión dará valor y energía a estos fieles representantes del Señor. Eso se aplica tanto a los misioneros de tiempo completo como a todos nosotros.

Siempre estamos en el punto medio

Este cambio de perspectiva es más que un simple engaño de la mente. Hay una verdad sublime detrás de la idea de que siempre estamos en el punto medio. Si miramos nuestra ubicación en un mapa, nos veremos tentados a decir que estamos en el lugar de origen, pero si observamos con más detenimiento, no importa dónde estemos, sólo nos encontramos en el punto medio de una zona más amplia.

Lo que es cierto en el espacio también es cierto con respecto al tiempo. Tal vez sintamos que estamos al comienzo o al final de la vida; pero cuando consideramos nuestra ubicación en el contexto de la eternidad, cuando nos damos cuenta de que nuestro espíritu ha existido más tiempo del que podemos medir y que, gracias al sacrificio perfecto de la expiación de Jesucristo, nuestra alma existirá durante una eternidad futura, reconocemos que verdaderamente estamos en el punto medio.

Hace poco sentí que debía renovar la lápida de la tumba de mis padres. La tumba se había deteriorado con el tiempo y pensé que una nueva lápida sería más adecuada para honrar sus vidas ejemplares. Cuando vi las fechas de nacimiento y defunción en la lápida, separadas por el insignificante y habitual guión, ese pequeño símbolo, que representa la duración de una vida, trajo a mi mente y a mi corazón una inmensidad de recuerdos gratos. Cada uno de esos atesorados recuerdos refleja un momento en el medio de la vida de mis padres y de la mía.

No importa la edad que tengamos ni dónde nos encontremos, cuando las cosas ocurren en la vida, siempre estamos en el punto medio; es más, siempre estaremos en el punto medio.

La esperanza de estar en el punto medio

Sí, habrá comienzos y finales a lo largo de la vida, pero ésos son sólo indicadores en el camino del gran medio de nuestras vidas eternas. Ya sea que estemos al comienzo o al final, seamos jóvenes o ancianos, el Señor puede utilizarnos para Sus propósitos si simplemente hacemos a un lado los pensamientos que limitan nuestra capacidad de servir y permitimos que Su voluntad rija nuestra vida.

Dice el salmista: “Éste es el día que hizo Jehová; [debemos regocijarnos y alegrarnos] en él” (véase Salmo 118:24). Amulek nos recuerda que “esta vida es cuando el hombre debe prepararse para comparecer ante Dios; sí, el día de esta vida es el día en que el hombre debe ejecutar su obra” (Alma 34:32; cursiva agregada). Y la poetisa expresa: “El para siempre se compone de ahoras”1.

Estar siempre en el punto medio significa que el partido nunca termina, que nunca se pierde la esperanza y que la derrota nunca es definitiva; pues, dondequiera que nos encontremos o cualesquiera sean nuestras circunstancias, tenemos por delante una eternidad de comienzos y finales.

Siempre estamos en el punto medio.

Cómo enseñar este mensaje

Considere la posibilidad de analizar con la familia en qué forma se encuentran “siempre en el medio”, aun cuando estén al comienzo o al final de algo. Anímelos a hacer todo lo posible por esforzarse en sus actividades del momento sin pensar en el pasado ni esperar hasta la próxima actividad o proyecto. Tal vez podría sugerir que elijan algo que puedan hacer como familia a fin de poner en práctica este consejo y establecer una fecha en la cual esperan lograr su meta.

Mostrar las referencias

Nota

  1. 1.

    Emily Dickinson, “Forever—is composed of Nows” [El para siempre se compone de ahoras], en The Complete Poems of Emily Dickinson, ed. Thomas H. Johnson, 1960, pág. 624.