Hago lo justo al vivir los principios del Evangelio


Puedes usar esta lección y esta actividad para aprender más en cuanto al tema de la Primaria de este mes.

Hago lo justo al vivir los principios del Evangelio

¿Te imaginas ir a la misión sin saber cuándo regresarías con tu familia? ¿Cómo te sentirías? ¿Qué harías para prepararte?

Los cuatro hijos del rey Mosíah (Ammón, Aarón, Omner e Himni), así como su amigo Alma, fueron a una misión que duró catorce años. Cada uno de los hijos de Mosíah podría haber sido rey de su propio país, pero en lugar de eso, siguieron lo que sentían en su corazón. Tanto ellos como Alma se habían convertido al evangelio de Jesucristo y querían compartirlo con sus enemigos, los lamanitas.

Los jóvenes sabían que no podían llevar a cabo su misión sin el poder de Dios. En Alma 17:2–3 se explica cómo obtuvieron ese poder: “Habían escudriñado diligentemente las Escrituras para conocer la palabra de Dios… se habían dedicado a mucha oración y ayuno; por tanto, tenían el espíritu de profecía y el espíritu de revelación, y cuando enseñaban, lo hacían con poder y autoridad de Dios”.

El ayunar y orar sirvió para que estos jóvenes recibieran bendiciones de Dios. Al igual que Alma y los hijos de Mosíah, tú puedes ayunar y orar para prepararte para recibir las bendiciones que el Padre Celestial tiene para ti.

Canción y Escritura

  • “El sabio y el imprudente”, Canciones para los niños, pág. 132.

  • 1 Nefi 3:16

Tiempo de HLJ: Orar y ayunar

Hablen como familia en cuanto a la importancia de orar antes y después de un ayuno. La próxima vez que tu familia ayune, hablen en cuanto a un propósito para el ayuno. Para comenzar el ayuno, oren y hablen con el Padre Celestial en cuanto a la razón por la que están ayunando.

Tú solo

Pon una piedra de colores vivos sobre tu cama como un recordatorio de orar y de hablar con el Padre Celestial acerca de la razón por la que estás ayunando. Después de orar para comenzar el ayuno, pon la piedra en el suelo al lado de tu cama. Cuando hayas terminado el ayuno, la piedra será un recordatorio de que te arrodilles y ores. Puedes usar esa piedra como un recordatorio el domingo de ayuno de cada mes y cuando lleves a cabo un ayuno especial con tu familia, tu barrio o tu rama.

Necesitarás:

una piedra o piedrecita lisa

pintura acrílica o rotuladores

un pincel

  1. 1.

    Lava la piedra y deja que se seque.

  2. 2.

    Pon una pequeña cantidad de pintura en un plato o un trozo de papel.

  3. 3.

    Usa el pincel o los rotuladores para decorar la piedra. Escribe tu nombre en ella o dibuja otros diseños o formas.

  4. 4.

    Deja que la pintura se seque por completo y pon la piedra sobre tu cama.