¡Hola! Soy Timofei, de Kiev, Ucrania


Timofei, que tiene seis años, vive en Kiev, la capital de Ucrania, en donde se encuentra el primer templo del país. Timofei está muy entusiasmado con el nuevo templo y con muchas otras cosas. Se puso especialmente contento cuando se le cayeron los primeros dos dientes; su padre le sacó uno en casa de su abuela, y el otro se le cayó solo.

En la escuela les pregunté a mis tres amigos si creían en Dios. Ellos dijeron que sí, y yo dije que yo también. Les di una invitación al programa de puertas abiertas del templo, y ellos dijeron: “Está bien, iremos”.

Este año comencé a tomar lecciones de karate, porque mi papá y mis hermanos también estudian karate. He aprendido a dar puñetazos fuertes, a protegerme y a levantar cosas pesadas.

A mi hermano y a mí nos gusta construir casas, automóviles y hombrecitos con nuestros bloques de construcción.

Mis hermanos ayudaron en el programa de puertas abiertas del templo. Yo también quería servir allí, pero soy muy pequeño. Fui al recorrido del templo dos veces, y me gustó mucho.

Durante el verano, mis dos hermanos me enseñaron a jugar al fútbol. Me enseñaron a correr por el campo de juego y a defender la portería; aunque son mayores que yo, juego con ellos y con sus amigos.

Me gustan mis autitos. Como son de metal, no se rompen ni se quiebran. Los he tenido por mucho tiempo y casi no tienen ningún rayón.

Me gusta mucho dormir con mis juguetes por la noche. Cuando mis hermanos están dormidos, sigo jugando con mis juguetes un rato más.