El uso prudente del albedrío


El uso prudente del albedrío

Una de las verdades más importantes que podemos aprender en nuestra juventud es que la verdadera libertad y la felicidad perdurable se reciben cuando utilizamos nuestro albedrío para guardar los mandamientos de Dios1. En las páginas 52–53 de este ejemplar, el élder Shayne M. Bowen, de los Setenta, recalca este principio.

Él les dice a los jóvenes: “Tienen el potencial de recibir todo lo que el Padre tiene; la decisión es de ustedes”.

En un mundo lleno de iniquidad y de peligro, los padres desempeñan la función crucial de preparar a los hijos para que tomen decisiones correctas y venzan la tentación. De hecho, el Señor ha mandado a los padres “criar a [sus] hijos en la luz y la verdad” (D. y C. 93:40).

La Iglesia ha proporcionado a los padres recursos para ayudar a sus hijos a que aprendan y vivan esa norma. Las siguientes sugerencias pueden ser de utilidad.

Sugerencias para enseñar el tema a los jóvenes

  • Lea con su adolescente la sección sobre el albedrío y la responsabilidad de Para la Fortaleza de la Juventud. El hacerlo les dará la oportunidad de hablar sobre la norma y responder a cualquier pregunta que su hijo o hija pudiera tener.

  • Lea el artículo del élder Bowen que aparece en las páginas 52 y 53 de este ejemplar. A fin de ayudar a que su adolescente comprenda la importancia de tomar buenas decisiones, considere la posibilidad de utilizar el relato acerca de alimentar al lobo correcto.

  • Vaya a lds.org, en el Menú, haga clic en “Jóvenes”; en el sitio de los jóvenes vaya a “Para la Fortaleza de la Juventud” y después haga clic en “El albedrío y la responsabilidad”; allí encontrará referencias de las Escrituras, videos, preguntas y respuestas, y artículos.

  • Considere la posibilidad de efectuar una noche de hogar o devocional familiar sobre la importancia de ser valientes y defender lo que creemos2.

Sugerencias para enseñar el tema a los niños

  • Este mes, la sección “De la Primaria a casa” es acerca de escoger guardar los mandamientos (véanse las páginas 64–65 de este ejemplar). Lean el relato como familia y pida a su hijo o hijos que lleven la cuenta de las veces que se tome una decisión en el relato. Explique que nuestro Padre Celestial nos permite tomar decisiones para que aprendamos y progresemos. Hable sobre algunas de las cosas que usted ha aprendido al tomar decisiones.

  • Lleve a cabo la actividad de HLJ de la sección “De la Primaria a casa”; después, hable sobre las consecuencias de tomar buenas decisiones. Comparta su testimonio de las bendiciones que ha recibido por haber tomado decisiones correctas.

  • Para consultar ideas adicionales sobre cómo enseñar acerca del albedrío y la responsabilidad, véase la sección de enero del Bosquejo del Tiempo para Compartir 2012 (por internet en lds.org/callings/primary/sharing-time-2012).

Mostrar referencias

    Notas

  1.   1.

    Véase Para la Fortaleza de la Juventud, librito, 2011, pág. 3.

  2.   2.

    Véase Thomas S. Monson, “Atrévete a lo correcto aunque solo estés”, Liahona, noviembre de 2011, pág. 60.