Recibir con alegría una nueva etapa de la vida


¿Vives en un área en que los árboles cambian de color para prepararse para el invierno? Estos cuatro amigos sí. Noah B., Dylan L., Patrick M., y Ben M. viven en la Isla del Príncipe Eduardo, en la costa oeste de Canadá. Como los árboles, estos chicos se están preparando para una nueva etapa en la vida. Todos van a cumplir doce años en el período de un año, y eso significa decirle adiós a la Primaria y hola a los Hombres Jóvenes. Esto fue lo que dijeron en cuanto a crecer y a seguir avanzando.

Sé tú mismo

Cuando Noah se mudó aquí, sus nuevos amigos lo ayudaron a adaptarse a la vida en la isla. Ahora, como el mayor del grupo, los ayuda a ellos a acostumbrarse a la vida en los Hombres Jóvenes. “Me preocupaba si me aceptarían y si llegaría a conocer a los otros jóvenes”, dijo Noah en cuanto a empezar en los Hombres Jóvenes. “Ir a las actividades ayudó mucho”. La canción de la Primaria preferida de Noah es en cuanto al ejército de Helamán, y así es como él ve al quórum del sacerdocio: están juntos y unidos.

¿Cuál es su consejo?: “Sé tú mismo”.

Respeta el sacerdocio

Para Patrick, recibir el sacerdocio no se trata de cumplir determinada edad, sino de ser digno y estar preparado. “Uno no recibe el sacerdocio sólo porque cumple doce años”, dijo Patrick. “Tienes que estar preparado”.

Dylan comprende lo importante que es la preparación. Él trata de llegar a la Iglesia 15 minutos antes a fin de prepararse espiritualmente para repartir la Santa Cena. “He repartido la Santa Cena tres o cuatro veces, y cada vez siento que el Espíritu me llega al alma. No creo que me acostumbre nunca”, dijo él.

Ben dijo que repartir la Santa Cena le recuerda la Última Cena. “Jesús estaba de pie allí. Nosotros estamos donde Jesús estaba, y Él quiere que estemos allí”.

Ten la mira en el templo

Ben está tratando de conseguir el premio Fe en Dios, y espera ansioso el momento de hacer bautismos por los muertos por primera vez. “Todavía no he estado dentro del templo, pero otras personas siempre dan testimonio de la calidez que experimentan y lo bien que se sienten después de ir”, dijo Ben.

Recientemente, Noah visitó el templo por primera vez. Él dijo que los hombres jóvenes de su quórum lo trataron como si fuera parte de la familia. “Puede que te sientas nervioso, pero habrá personas allí para ayudarte”, dijo él. “Te sentirás bienvenido”.