Ideas para la noche de hogar


Este ejemplar contiene artículos y actividades que se podrían utilizar en la noche de hogar. A continuación figuran algunos ejemplos.

“El discipulado en todo tiempo, en todas las cosas, en todo lugar”, pág. 22: Considere invitar a su familia a llevar a cabo el “experimento sobre el discipulado” del que se habla en este artículo. Por una semana estudie, con espíritu de oración, una enseñanza o relato particular acerca de Jesucristo. En la próxima noche de hogar, los miembros de la familia podrían dar un informe en cuanto a las experiencias y las ideas que hayan tenido.

“Luz… Cámara… ¡Acción!”, pág. 48: Después de leer este artículo, hable con su familia en cuanto a la importancia de escoger buenos elementos en los medios de comunicación. Considere invitar a los miembros de la familia a compartir un ejemplo favorito bueno de los medios de comunicación y cómo los ha ayudado. Puede que quiera mostrar una fotografía de Jesucristo y hablar en cuanto a que debemos escoger buenas cosas en los medios de comunicación que nos sentiríamos cómodos de ver o escuchar si el Señor estuviera con nosotros. (Más ideas para enseñar este tema en la pág. 9.)

“De la Primaria a casa”, pág. 64: Considere dar un paseo con la familia y descubrir cuántas cosas pueden ver que haya creado el Padre Celestial. Tal vez a los miembros de la familia les gustaría coleccionar objetos, hacer dibujos o tomar fotografías de sus creaciones favoritas. Podrían concluir cantando “Mi Padre Celestial me ama” (Canciones para los niños, pág. 16).

Mi noche de hogar misional

Como nueva conversa en la Iglesia, siempre me gusta ayudar a los misioneros de mi barrio. A menudo he visto que, aun cuando los investigadores no se sientan cómodos de escuchar las lecciones de los misioneros, les gusta participar en la noche de hogar.

Una vez invité a los misioneros de tiempo completo y a toda una familia de no miembros a mi noche de hogar. Antes de que llegaran, ayuné y oré para que el Espíritu estuviera presente y abriera sus corazones al Evangelio. Vimos un video misional en cuanto a ayudar a las familias a progresar y a desarrollar la confianza. Después, compartimos nuestros sentimientos acerca del video. Se sentía el Espíritu muy fuerte.

Ahora esta maravillosa familia está dispuesta a aprender más sobre el Evangelio reuniéndose con los misioneros. Se nos ha invitado a todos a ayudar con la obra misional, y he visto que las noches de hogar son una manera eficiente de compartir con otros el gozo de tener el Evangelio en mi vida.

María de los Ángeles Vilca Zeballos, Perú