Nosotros creemos que tenemos que ser bautizados y recibir el don del Espíritu Santo (mediante la ordenanza de la confirmación) para ser salvos en el reino de los cielos. El Salvador enseñó: “El que no naciere de agua y del Espíritu no puede entrar en el reino de Dios” (Juan 3:5).

El Señor también enseñó que la ordenanza del bautismo, como todas las demás ordenanzas del Evangelio, la debe efectuar un digno poseedor del sacerdocio: “El que es llamado por Dios y tiene autoridad de Jesucristo para bautizar, entrará en el agua con la persona… Entonces la sumergirá en el agua, y saldrán del agua” (D. y C. 20:73–74).

El bautismo por inmersión simboliza la sepultura del pecador y el renacimiento espiritual de la persona para vivir “en vida nueva” (Romanos 6:4). Mediante el bautismo dejamos atrás nuestra antigua vida y comenzamos una vida nueva como discípulos de Jesucristo. Cuando se nos confirma, llegamos a ser miembros de Su Iglesia.

El bautismo también incluye un convenio sagrado, una promesa, entre el Padre Celestial y la persona que es bautizada. Nosotros hacemos convenio de guardar Sus mandamientos, de servirlo a Él y a Sus hijos, y de tomar sobre nosotros el nombre de Jesucristo. Él promete perdonar nuestros pecados, “[derramar] su Espíritu más abundantemente sobre [nosotros]” (Mosíah 18:10), y nos ofrece la vida eterna.

El Salvador mismo cumplió con el mandamiento de ser bautizado aun cuando Él era sin pecado (véase Mateo 3:13–17). Se bautizó, para ser obediente, para darnos el ejemplo y para “cumplir con toda justicia” (véase 2 Nefi 31:5–9). Por consiguiente, aquellos que son bautizados están siguiendo el ejemplo del Salvador.

  • Quienes deseen ser bautizados deben “[humillarse] ante Dios… [testificar] ante la iglesia que se han arrepentido verdaderamente de todos sus pecados, y [estar] dispuestos a tomar sobre sí el nombre de Jesucristo” (D. y C. 20:37).

  • “Creemos… [en el] bautismo por inmersión” (Artículos de Fe 1:4).

  • Después del bautismo se nos confirma miembros de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días y recibimos el don del Espíritu Santo.

  • El bautismo y la confirmación permiten que la expiación de Jesucristo lleve a cabo una purificación espiritual en nuestras vidas, incluso la “remisión de… pecados” (D. y C. 33:11).

  • Mediante el bautismo y la confirmación llegamos a ser “conciudadanos con los santos” en “la familia de Dios” (Efesios 2:19).

Juan bautiza a Jesús, por Grant Romney Clawson © IRI; ilustraciones fotográficas por Scott Davis.