Los líderes animan a los miembros a vincular su historia familiar con el templo


En octubre de 2012, la Primera Presidencia emitió una carta en la cual exhortaban a los miembros a usar los nombres de sus propios antepasados para la obra en el templo, y explicaron cinco puntos principales a fin de que los miembros obtengan mayor satisfacción al hacer la historia familiar y al asistir al templo.

Los miembros pueden responder al llamado de encontrar, preparar y compartir nombres para el templo haciendo uso de las herramientas y los recursos que se ofrecen en LDS.org y en new.familysearch.org. Los puntos que se mencionan en la carta de la Primera Presidencia son:

1. “La experiencia del templo se enriquece considerablemente cuando los miembros de la Iglesia encuentran los nombres de sus antepasados y los llevan al templo para efectuar ordenanzas”.

El élder Richard G. Scott, del Quórum de los Doce Apóstoles, dijo: “Toda obra que hagas en el templo es tiempo bien utilizado, pero recibir las ordenanzas en forma vicaria por alguno de tus antepasados hará el tiempo que pases en el templo más sagrado e incluso se recibirán bendiciones aún más grandiosas. La Primera Presidencia ha declarado: ‘Nuestra obligación más preponderante es buscar y localizar a nuestros propios antepasados’” (“El gozo de redimir a los muertos”, Liahona, noviembre de 2012, págs. 93–94).

En LDS.org, puede leer más acerca de la razón por la cual se nos pide que preparemos nombres de nuestros propios antepasados para llevar al templo haciendo clic en Recursos, Historia Familiar y en ¿Por qué efectuamos la obra de historia familiar?

2. “Se insta a los miembros que se vean limitados a hacer su propia investigación de historia familiar, a efectuar las ordenanzas vicarias con nombres que el templo u otros miembros les proporcionen”.

Son muchos los miembros de la Iglesia cuyo acceso a los templos es limitado. Los líderes de la Iglesia instan a estos miembros a hacer cuanto les sea posible. Los miembros sin un templo cerca pueden hacer la investigación de historia familiar y dejar que otras personas efectúen las ordenanzas del templo por ellos.

Otros miembros quizá se sientan tristes porque toda la investigación y la obra de historia familiar que podría hacerse por sus antepasados ya está hecha. Se anima a estos miembros a seguir asistiendo al templo, preferiblemente llevando consigo los nombres de familiares de otros miembros.

En lds.org/temples, Buscar un templo puede ayudarle a prepararse para su próxima visita al templo.

3. De manera especial instamos a los jóvenes y a los jóvenes adultos solteros “a usar sus propios nombres de familiares o los nombres de antepasados de miembros de sus barrios y estacas para hacer la obra del templo”.

“¿Deseas una forma segura de eliminar la influencia del adversario en tu vida?”, preguntó el élder Scott. “Dedícate a la búsqueda de tus antepasados, prepara sus nombres para las sagradas ordenanzas vicarias del templo, y después ve como representante para recibir por ellos las ordenanzas del bautismo y del don del Espíritu Santo. A medida que crezcas, podrás también ser partícipe de recibir las demás ordenanzas. No puedo pensar en una protección mayor contra la influencia del adversario en tu vida” (“El gozo de redimir a los muertos”, pág. 94).

Además, en la sección Historia Familiar de LDS.org, debajo de Cómo empezar, encontrará cinco pasos para preparar nombres de antepasados para el templo.

4. Los líderes del sacerdocio deben asegurarse de que los jóvenes y sus familias “aprendan la doctrina de volver el corazón de los hijos hacia sus padres y de las bendiciones de asistir al templo”.

Hacer volver el corazón es una guía de recursos para líderes, proporcionada como suplemento del Manual 2: Administración de la Iglesia, para ayudar a los líderes del sacerdocio de barrio y de estaca a dar apoyo a los miembros en sus responsabilidades de buscar a sus familiares fallecidos y proporcionarles las ordenanzas salvadoras del templo. Incluye videos que documentan cómo algunas estacas han utilizado la historia familiar y la obra del templo para fortalecer a las personas y a las familias.

Investigue los recursos para líderes que hay en LDS.org haciendo clic en Recursos, Todos los llamamientos, Historia Familiar y Recursos para líderes.

5. Además, se anima a aquellos que “han reservado muchos nombres de familiares a que los entreguen de manera oportuna y así permitir que se lleven a cabo las ordenanzas necesarias”.

Actualmente hay 12 millones de nombres en FamilySearch.org que se han reservado por los miembros de la familia con la intención de efectuar ellos mismos las ordenanzas por sus antepasados. Muchos nombres, sin embargo, llevan años reservados.

“[Los antepasados] no deben encontrarse muy felices al seguir esperando que éstas se efectúen”, dijo el élder Scott. “Alentamos a quienes tengan una larga lista de nombres reservados a que los compartan con sus parientes o miembros del barrio o estaca para que ellos puedan ayudarles a realizar la obra. Puedes hacer eso distribuyendo las tarjetas del templo entre los miembros del barrio o de la estaca que estén dispuestos a ayudarte o utilizando el programa de computación nuevo FamilySearch para enviar los nombres directamente al templo”, (“El gozo de redimir a los muertos”, pág. 94).

En la sección Cómo empezar, mencionada anteriormente, bajo I Want to Share Names with Others (no disponible en español), vea el video Releasing Names for Temple Work (video no disponible en español) para obtener información en cuanto a cómo compartir nombres reservados.