Cuaderno de la conferencia de octubre

Escuchar Descargar Imprimir Compartir

A medida que repase la conferencia general de octubre de 2012, puede utilizar estas páginas (y los cuadernos de la conferencia de ejemplares futuros) para ayudarle a estudiar y aplicar las enseñanzas recientes de los profetas y apóstoles vivientes, así como de otros líderes de la Iglesia.

“Lo que yo, el Señor, he dicho, yo lo he dicho… sea por mi propia voz o por la voz de mis siervos, es lo mismo” (D. y C. 1:38).

Para leer, ver o escuchar los discursos de la conferencia general, visite conference.lds.org.

Relatos de la conferencia

Disfruta el momento

Presidente Dieter F. Uchtdorf, Segundo Consejero de la Primera Presidencia, “Lamentos y resoluciones”, véase Liahona, noviembre de 2012, págs. 23–24.

Presidente Dieter F. Uchtdorf

A mi esposa Harriet y a mí nos encanta andar en bicicleta. Es hermoso salir y disfrutar de las bellezas de la naturaleza. Hay unas rutas específicas que nos gusta recorrer, pero no prestamos mucha atención a cuán lejos llegamos ni a lo rápido que viajamos en comparación con otros ciclistas.

Sin embargo, cada tanto se me ocurre que deberíamos ser un poco más competitivos. Incluso pienso que podríamos mejorar el tiempo o ir más rápido con sólo exigirnos un poco más; otras veces, incluso, cometo el gran error de mencionarle esta idea a mi maravillosa esposa.

Su reacción típica a mis sugerencias de esa naturaleza siempre es muy amable, muy clara y muy directa. Sonríe y dice: “Dieter, no es una carrera; es un trayecto. Disfruta el momento”.

¡Cuánta razón tiene!

A veces en la vida nos centramos tanto en la meta final que no hallamos gozo en el trayecto. Yo no salgo a andar en bicicleta con mi esposa porque me entusiasma llegar al final; salgo porque la experiencia de estar con ella es dulce y agradable.

¿No parece tonto arruinar experiencias dulces y gozosas por estar constantemente previendo el momento en que terminarán?

¿Escuchamos música hermosa esperando que la notal final se desvanezca antes de permitirnos disfrutar de ella realmente? No. Escuchamos y nos conectamos a las variaciones de la melodía, del ritmo y de la armonía a lo largo de la composición.

¿Oramos sólo con el “amén” o el final de la oración en mente? Por supuesto que no. Oramos para acercarnos a nuestro Padre Celestial, para recibir Su Espíritu y sentir Su amor.

No debemos esperar hasta alcanzar un punto futuro para ser felices, únicamente para descubrir que la felicidad ¡ya estaba a nuestra disposición!, ¡todo el tiempo! El propósito de la vida no es valorarla sólo en retrospectiva. “Éste es el día que hizo Jehová…”, escribió el salmista. “[Regocijémonos] y [alegrémonos] en él” (Salmos 118:24).

Otros materiales de consulta sobre este tema: Leales a la Fe, 2004, “La expiación de Jesucristo”, págs.14–21; “Gratitud”, “Felicidad” y “Arrepentimiento” en Temas del Evangelio en LDS.org; Richard G. Scott, “Cómo hallar gozo en la vida”, Liahona, julio de 1996, págs. 26–28.

Rincón de estudio

En busca de paralelos: El matrimonio y la familia

Más de uno de los discursantes de la conferencia general habla de algunos de los temas más importantes. He aquí lo que dijeron cuatro discursantes sobre el matrimonio y la familia. Al estudiar los discursos de la conferencia busquen otros paralelos.

  • “El unir juntos a un hombre y a una mujer para que estén legal y legítimamente casados no es sólo una preparación para que las generaciones futuras hereden la tierra, sino que también trae el gozo y la satisfacción más grandes que se puedan hallar en esta experiencia mortal”1 —Élder L. Tom Perry, del Quórum de los Doce Apóstoles.

  • “Los hijos necesitan la fuerza emocional y personal que viene al ser criados por dos padres que estén unidos en su matrimonio y en sus objetivos”2 —Élder Dallin H. Oaks, del Quórum de los Doce Apóstoles.

  • “El fundamento de la amabilidad y la cortesía comienza en nuestro hogar. No es de sorprender que el trato entre las personas haya decaído en igual medida que la desintegración de la familia”3 —Élder Quentin L. Cook , del Quórum de los Doce Apóstoles.

  • “Tenemos mucho que hacer para fortalecer el matrimonio en sociedades que cada vez le quitan más su importancia y propósito”4 —Élder D. Todd Christofferson, del Quórum de los Doce Apóstoles.

Notas

  •   1.

    L. Tom Perry, “Llegar a ser buenos padres, Liahona, noviembre de 2012, pág. 27.

  •   2.

    Véase Dallin H. Oaks, “Proteger a los niños”, Liahona, noviembre de 2012, pág. 45.

  •   3.

    Quentin L. Cook, “¿Podéis sentir esto ahora?”, Liahona, noviembre de 2012, pág. 7.

  •   4.

    D. Todd Christofferson, “Hermanos, tenemos trabajo que hacer”, Liahona, noviembre de 2012, pág. 50.

  • Promesa profética

    “El Salvador puede enjugar toda lágrima de arrepentimiento y quitar el peso de nuestros pecados. Su expiación nos permite dejar el pasado atrás y avanzar con manos limpias, un corazón puro y la determinación de actuar mejor y, especialmente, de llegar a ser mejores”.

    Presidente Dieter F. Uchtdorf, Segundo Consejero de la Primera Presidencia, “Lamentos y resoluciones”, Liahona, noviembre de 2012, pág. 24.