Cuaderno de la conferencia de octubre


“Lo que yo, el Señor, he dicho, yo lo he dicho… sea por mi propia voz o por la voz de mis siervos, es lo mismo” (D. y C. 1:38).
A medida que repase la conferencia general de octubre de 2012, puede utilizar estas páginas (y los cuadernos de la conferencia de ejemplares futuros) para ayudarle a estudiar y aplicar las enseñanzas recientes de los profetas y apóstoles vivientes, así como de otros líderes de la Iglesia.

Para leer, ver o escuchar los discursos de la conferencia general, visite conference.lds.org.

Relatos de la conferencia

Disfruta el momento

Presidente Dieter F. Uchtdorf, Segundo Consejero de la Primera Presidencia, “Lamentos y resoluciones”, véase Liahona, noviembre de 2012, págs. 23–24.

Presidente Dieter F. Uchtdorf

A mi esposa Harriet y a mí nos encanta andar en bicicleta. Es hermoso salir y disfrutar de las bellezas de la naturaleza. Hay unas rutas específicas que nos gusta recorrer, pero no prestamos mucha atención a cuán lejos llegamos ni a lo rápido que viajamos en comparación con otros ciclistas.

Sin embargo, cada tanto se me ocurre que deberíamos ser un poco más competitivos. Incluso pienso que podríamos mejorar el tiempo o ir más rápido con sólo exigirnos un poco más; otras veces, incluso, cometo el gran error de mencionarle esta idea a mi maravillosa esposa.

Su reacción típica a mis sugerencias de esa naturaleza siempre es muy amable, muy clara y muy directa. Sonríe y dice: “Dieter, no es una carrera; es un trayecto. Disfruta el momento”.

¡Cuánta razón tiene!

A veces en la vida nos centramos tanto en la meta final que no hallamos gozo en el trayecto. Yo no salgo a andar en bicicleta con mi esposa porque me entusiasma llegar al final; salgo porque la experiencia de estar con ella es dulce y agradable.

¿No parece tonto arruinar experiencias dulces y gozosas por estar constantemente previendo el momento en que terminarán?

¿Escuchamos música hermosa esperando que la notal final se desvanezca antes de permitirnos disfrutar de ella realmente? No. Escuchamos y nos conectamos a las variaciones de la melodía, del ritmo y de la armonía a lo largo de la composición.

¿Oramos sólo con el “amén” o el final de la oración en mente? Por supuesto que no. Oramos para acercarnos a nuestro Padre Celestial, para recibir Su Espíritu y sentir Su amor.

No debemos esperar hasta alcanzar un punto futuro para ser felices, únicamente para descubrir que la felicidad ¡ya estaba a nuestra disposición!, ¡todo el tiempo! El propósito de la vida no es valorarla sólo en retrospectiva. “Éste es el día que hizo Jehová…”, escribió el salmista. “[Regocijémonos] y [alegrémonos] en él” (Salmos 118:24).

Otros materiales de consulta sobre este tema: Leales a la Fe, 2004, “La expiación de Jesucristo”, págs.14–21; “Gratitud”, “Felicidad” y “Arrepentimiento” en Temas del Evangelio en LDS.org; Richard G. Scott, “Cómo hallar gozo en la vida”, Liahona, julio de 1996, págs. 26–28.

Rincón de estudio

En busca de paralelos: El matrimonio y la familia

Más de uno de los discursantes de la conferencia general habla de algunos de los temas más importantes. He aquí lo que dijeron cuatro discursantes sobre el matrimonio y la familia. Al estudiar los discursos de la conferencia busquen otros paralelos.

  • “El unir juntos a un hombre y a una mujer para que estén legal y legítimamente casados no es sólo una preparación para que las generaciones futuras hereden la tierra, sino que también trae el gozo y la satisfacción más grandes que se puedan hallar en esta experiencia mortal”1 —Élder L. Tom Perry, del Quórum de los Doce Apóstoles.

  • “Los hijos necesitan la fuerza emocional y personal que viene al ser criados por dos padres que estén unidos en su matrimonio y en sus objetivos”2 —Élder Dallin H. Oaks, del Quórum de los Doce Apóstoles.

  • “El fundamento de la amabilidad y la cortesía comienza en nuestro hogar. No es de sorprender que el trato entre las personas haya decaído en igual medida que la desintegración de la familia”3 —Élder Quentin L. Cook , del Quórum de los Doce Apóstoles.

  • “Tenemos mucho que hacer para fortalecer el matrimonio en sociedades que cada vez le quitan más su importancia y propósito”4 —Élder D. Todd Christofferson, del Quórum de los Doce Apóstoles.

    Notas

  1.   1.

    L. Tom Perry, “Llegar a ser buenos padres, Liahona, noviembre de 2012, pág. 27.

  2.   2.

    Véase Dallin H. Oaks, “Proteger a los niños”, Liahona, noviembre de 2012, pág. 45.

  3.   3.

    Quentin L. Cook, “¿Podéis sentir esto ahora?”, Liahona, noviembre de 2012, pág. 7.

  4.   4.

    D. Todd Christofferson, “Hermanos, tenemos trabajo que hacer”, Liahona, noviembre de 2012, pág. 50.

Promesa profética

“El Salvador puede enjugar toda lágrima de arrepentimiento y quitar el peso de nuestros pecados. Su expiación nos permite dejar el pasado atrás y avanzar con manos limpias, un corazón puro y la determinación de actuar mejor y, especialmente, de llegar a ser mejores”.

Presidente Dieter F. Uchtdorf, Segundo Consejero de la Primera Presidencia, “Lamentos y resoluciones”, Liahona, noviembre de 2012, pág. 24.