La importancia de la familia

En el mundo actual, la familia está siendo atacada; por esa razón, es más importante que nunca que los niños y los jóvenes obtengan un testimonio de la importancia de la familia en el plan de nuestro Padre Celestial (véase Para la Fortaleza de la Juventud, 2011, págs. 14–15). En la página 52 de este ejemplar, Ann M. Dibb, Segunda Consejera de la Presidencia General de las Mujeres Jóvenes, sugiere formas para ayudar a los jóvenes a obtener un testimonio de la familia.

Por ejemplo, ella dice: “Al leer la proclamación, tomen nota de las doctrinas, los consejos, las advertencias y las bendiciones prometidas, y de lo que éstas significan para ustedes personalmente”.

Sugerencias para enseñar el tema a los jóvenes

  • Lea “La Familia: Una Proclamación para el Mundo” y la sección acerca de la familia en Para la Fortaleza de la Juventud. Hable acerca de cómo se aplican estas pautas a su propia familia. Considere la idea de compartir su testimonio sobre la importancia de la familia.

  • Piense en la posibilidad de llevar a cabo una noche de hogar sobre la importancia de la familia (un buen recurso para ello es los temas “Matrimonio” y “Familia” del nuevo curso de estudio de los jóvenes en lds.org/topics?lang).

  • Visite https://www.lds.org/youth?lang=spa, y haga clic en “Para la Fortaleza de la Juventud” y después en “La familia” a fin de hallar recursos que lo ayuden a entender mejor la doctrina de la familia: pasajes de las Escrituras; videos (véase, por ejemplo, “Padres e hijos”); programas de radio del Canal Mormón; preguntas y respuestas; y artículos, entre ellos, discursos de las Autoridades Generales.

Sugerencias para enseñar el tema a los niños

A continuación se presentan algunos ejemplos de maneras en que se puede seguir visualmente el progreso de la familia hacia las metas espirituales:

  • Consiga un frasco pequeño y transparente. Con sus hijos, fije una meta realista que fortalezca a la familia, como por ejemplo, efectuar la noche de hogar todos los lunes o leer las Escrituras en familia todos los días. Pida a los niños que hagan una etiqueta para el frasco en la que se lea la meta. Cada vez que la familia cumpla con la actividad, ponga un objeto pequeño, como una canica [bolita], en el frasco. Cuando el frasco quede lleno, tal vez podrían celebrar con alguna actividad o cena familiar especial.

  • Pida que cada niño haga un dibujo de los integrantes de la familia llevando a cabo una actividad de todos los días que a usted le gustaría fomentar, como la oración familiar o el estudio de las Escrituras. Ponga los dibujos en donde todos los puedan ver. Empiece el día con los dibujos boca arriba y, cuando la familia cumpla con alguna de esas actividades, dé vuelta el dibujo correspondiente. Los dibujos que todavía se vean recordarán a la familia sus metas y lo que pueden hacer ese día para fortalecer a la familia. Al comenzar cada día, vuelva a poner los dibujos boca arriba.

    También ayude a sus hijos a reconocer las bendiciones que la familia recibe debido a que realizan esas actividades. El ayudar a los hijos a reconocer los sentimientos buenos que vienen al tener el Espíritu en el hogar aumentará en ellos el deseo de seguir los modelos de comportamiento recto que fortalecen a las familias.