Élder Arnulfo Valenzuela


El élder Arnulfo Valenzuela creció en las colonias mormonas de Chihuahua, México y se graduó de la Academia Juárez, que era propiedad de la Iglesia. Al pasar su niñez allí, tuvo preciadas oportunidades de aprender de hombres y mujeres fieles que estaban dedicados al Evangelio y a servir al Señor.

Las lecciones que aprendió en ese rincón escalonado de la Iglesia en América Latina le será de mucha utilidad al asumir sus deberes como miembro del Primer Quórum de los Setenta.

“Me siento muy bendecido por este llamamiento para servir al Señor tiempo completo”, dijo.

Nació en mayo de 1959 y es hijo de Gilberto y Rosa Valenzuela. Desde joven, Arnulfo se sintió atraído por el servicio en la Iglesia. A los 19 años, aceptó un llamamiento a la Misión México Veracruz. En esa pintoresca región de México, se dio cuenta de la satisfacción que trae el trabajo diario en el Evangelio y el gozo de invitar a otras personas a venir a Cristo.

Poco después de su misión, visitó a una familia que había bautizado y que más tarde se había mudado a la Ciudad de México. La vecina de al lado de la familia, Pilar Porras, era una fiel conversa a la Iglesia. Arnulfo y Pilar se hicieron amigos y empezaron a salir. Se casaron en el Templo de Mesa, Arizona, el 6 de abril de 1982, una época en la que no había templos en su tierra natal.

Criaron tres hijos y continuaron prestando servicio en la Iglesia mientras observaban cómo México se convertía en una nación de templos. “Jamás hubiéramos imaginado que habría 12 templos en México y uno más en construcción”, dijo.

Durante el tiempo que fue obispo, consejero de estaca, consejero de presidencia de misión y Setenta de Área, el élder Valenzuela ha sido testigo de la extraordinaria devoción de innumerables miembros mexicanos que están dispuestos a dar todo lo que tienen a la causa del Señor.

Graduado de la Universidad de Ciudad de México en Estudios de Contaduría y Administración, el élder Valenzuela ha trabajado en diferentes puestos de gerencia para corporaciones internacionales.