Noches de hogar preferidas


Estas experiencias demuestran que la noche de hogar puede ser edificante y ¡muy divertida!

Ilustraciones fotográficas por Lloyd Eldredge.

Superhéroes espirituales

Victor W., EE. UU.

¡Este año unos asombrosos superhéroes visitaron nuestra casa los lunes por la noche! Cada superhéroe se parecía a un integrante de la familia, tenía un súper poder especial y daba una lección importante que fortalecía nuestro testimonio y nos alentaba a mejorar la relación de unos con los otros.

Por ejemplo, una semana el Muchacho de los Medios nos enseñó a proteger nuestros ojos de películas, programas de televisión y revistas inapropiados. Otra semana la Mujer en Forma explicó que podíamos desarrollar fuerza sobrehumana haciendo ejercicios regularmente. La Abeja Apacible, un superhéroe vestido de abejorro, nos enseñó a dejar de andar zumbando y a ser reverentes en la capilla y en casa. La Chica de los Cumplidos explicó cuándo y cómo podíamos hacernos elogios unos a otros. La Muchacha Muchas Gracias, el Hombre Hazlo Tú Mismo, el Erudito de las Escrituras, la Adolescente Afable, el Mozuelo Misionero y otros superhéroes también participaron de las lecciones de la noche de hogar.

Agradezco que cada integrante de mi familia haya dedicado tiempo a considerar cuidadosamente qué problema de la familia deseaban tratar como superhéroe. Todos esperábamos ansiosos la noche de hogar y nos divertíamos mucho con la visita de cada superhéroe. Agradezco que, cada vez que meditábamos sobre un problema de la familia, el Padre Celestial nos inspiraba con una idea para enseñarnos mutuamente en forma más eficaz. Esos son recuerdos de superhéroes que siempre atesoraremos.

EL TESTIMONIO DE MI HERMANO

Isadora A., Brazil

Mi madre trabaja todos los días desde las 3 de la tarde hasta las 11 de la noche. Aunque ello no podía estar en casa los lunes por la noche, mi hermano mayor y yo decidimos tener la noche de hogar por nosotros mismos, los dos solos. Mi hermano había estado inactivo por ocho años, pero recientemente había estado asistiendo a las clases de Instituto y una noche decidió dar el mensaje. Compartió un pensamiento espiritual del Libro de Mormón que yo nunca había tenido en cuenta, aun cuando había asistido a seminario por cuatro años y había trabajado en mi Progreso Personal. El espíritu que sentí fue lo que esperaba que fuera cuando llegara el momento de tener un digno poseedor del sacerdocio en mi propio hogar.

Estoy agradecida de que el Padre Celestial me da la oportunidad de fortalecer a mi familia todas las semanas por medio de la noche de hogar. Amo el evangelio de Jesucristo, y estoy feliz de haber tenido esa humilde experiencia con mi hermano durante la noche de hogar

Iluminados en la oscuridad

Hérica S., Brasil

Nunca olvidaré la lección de la noche de hogar que tuvimos durante un corte de luz. Sin electricidad no podíamos leer nada, y me parecía que la noche de hogar sería un fracaso.

“¿Cómo hacemos la noche de hogar si no podemos leer un mensaje de la revista Liahona? ¿O cómo vamos a cantar algo del himnario si no tenemos luz?”, pensé para mis adentros.

Afortunadamente, mi hermana nos rescató: tuvo la genial idea de que cantáramos los himnos que sabíamos de memoria y que compartiéramos lo que habíamos aprendido el domingo anterior. Todos hablamos acerca de un principio, y aprendimos los unos de los otros. En mi opinión, el propósito de la noche de hogar es aprender juntos. Tengo la certeza de que el Señor estaba muy complacido de que cumpliéramos el mandamiento de hacer la noche de hogar, incluso sin luz.

Sé que el Señor no desea que regresemos a Su presencia solos. Él quiere que regresemos con nuestra familia y que hagamos todo lo que podamos para que eso suceda, lo cual incluye hacer la noche de hogar cada semana.