Lenguaje sano

Las palabras que usamos pueden testificar de Cristo, dar consuelo al necesitado, elogiar a un amigo o expresar amor por un miembro de la familia. También podemos decir palabras que causen dolor emocional, que difundan chismes, que profanen o que degraden. El ayudar a sus hijos a usar un lenguaje sano creará un ambiente de paz y de estímulo en su hogar. En las páginas 60–61 del ejemplar de este mes, Larry M. Gibson, de la Presidencia General de los Hombres Jóvenes, habla de la importancia de un lenguaje sano:

“Lo que sentimos en el corazón es lo que pensamos, y lo que pensamos es de lo que hablamos. De modo que es verdad que las palabras que usamos reflejan los sentimientos de nuestro corazón y la persona que realmente somos…

“Cada uno de nosotros puede gozar de la bendición de siempre tener el Espíritu consigo, como se nos promete al tomar la Santa Cena cada día de reposo. Depende de nosotros, de cómo actuemos, lo que hagamos y sí, incluso de lo que digamos”.

Sugerencias para enseñar el tema a los jóvenes

  • Podrían leer con la familia la sección sobre el lenguaje que aparece en Para la Fortaleza de la Juventud (págs. 20–21). Hablen sobre lo que hay que hacer cuando las personas a su alrededor usan un lenguaje inapropiado.

  • Lean el artículo del hermano Gibson que aparece en las páginas 60–61. Utilicen el artículo a fin de establecer metas para ayudarse mutuamente a usar un lenguaje sano.

  • Estudien y analicen los pasajes de las Escrituras que aparecen a la derecha.

  • Lean “Optar por no decir chismes”, en la página 59 de este ejemplar, y hablen sobre los peligros del chismorreo. Analicen por qué se dicen chismes y cómo evitarlo.

  • Vean videos y lean artículos para los jóvenes sobre el poder del lenguaje. Vayan al sitio youth.lds.org y hagan clic en la pestaña “Para la Fortaleza de la Juventud”. Hagan clic en “El lenguaje”. En el lado derecho de la página hay una sección titulada “Relacionado” en la que aparecen videos y artículos para los jóvenes que hablan acerca de no degradar a los demás.

Sugerencias para enseñar el tema a los niños

  • Consideren leer “Las palabras que expresamos” (Rosemary M. Wixom, Liahona, mayo de 2013, pág. 81); “Esas palabras” (Liahona, diciembre de 2011, pág. 60); o “Dar respuestas suaves” (Liahona, junio de 2011, pág. 70). Hablen sobre cómo nos sentimos cuando nos decimos cosas agradables los unos a los otros.

  • Hablen sobre las cosas que no se permiten decir en su hogar. Fíjense metas para decir “por favor” y “gracias” y de hacerse más cumplidos.

  • Hablen sobre cómo todos nos sentimos más felices cuando nos decimos cosas amables unos a otros. Canten “La bondad por mí empieza” (Canciones para los niños, pág. 83) u otras canciones sobre la bondad.