Póster: Tiende una mano


Tiende una mano

“Hay muchas oportunidades a nuestro alrededor para ministrar cada día… la mayoría serán actos pequeños y sinceros que ayudan a los demás a ser seguidores de Jesucristo”

(David L. Beck, “Tu sagrado deber de ministrar”, Liahona, mayo de 2013, pág. 55).