Aprendamos de los profetas vivientes

Adaptado de una charla fogonera del Sistema Educativo de la Iglesia, efectuada el 4 de marzo de 2007, dos años antes de que el élder Andersen fuese llamado a integrar el Quórum de los Doce Apóstoles.


Neil L. Andersen
¿Podría ser la atención que prestamos al consejo y a las enseñanzas de las Autoridades Generales más activa, inquisitiva y receptiva?
First Presidency

Naturalmente amamos al presidente Thomas S. Monson, a los dos consejeros de la Primera Presidencia y al Quórum de los Doce Apóstoles; sin embargo, al reconocer nuestro amor y nuestra lealtad, quisiera preguntar: ¿Podría ser la atención que prestamos al consejo y a las enseñanzas de estas Autoridades Generales más activa, inquisitiva y receptiva?

Cuatro preguntas

Piensen en cómo responderían a las siguientes preguntas:

  1. 1.

    ¿Podrían decirme los nombres de los tres miembros de la Primera Presidencia y los nombres de cada uno de los integrantes del Quórum de los Doce Apóstoles? Éstos son los 15 hombres a quienes ustedes y yo sostenemos como profetas, videntes y reveladores.

  2. 2.

    Si les mostraran una fotografía de estas Autoridades, ¿reconocerían a cada uno de ellos? Raras veces ponemos mucha atención a alguien a quien no reconocemos ni conocemos.

  3. 3.

    ¿Podrían decirme cuál es el consejo que impartieron la Primera Presidencia y el Quórum de los Doce Apóstoles en la última conferencia general? ¿Podrían mencionar las preocupaciones del presidente Monson, del presidente Eyring y del presidente Uchtdorf, según aparecen en los mensajes de la Primera Presidencia de la revista Liahona de este año?

  4. 4.

    Quizás más importante aun, ¿podrían mencionarme una decisión reciente que hayan tomado de cambiar algo en su vida debido al consejo que recibieron de uno de esos 15 hombres?

El modelo del Señor

La razón por la que nuestras respuestas a estas preguntas es tan importante radica en el llamamiento y la responsabilidad de la Primera Presidencia y de los Doce Apóstoles. Siempre que se ha establecido la Iglesia del Señor, Él ha llamado a profetas y apóstoles. El Salvador dijo: “No me elegisteis vosotros a mí, sino que yo os elegí a vosotros” (Juan 15:16). Esa ordenación les da a estos hombres un poder espiritual y una solemne responsabilidad; el poder para saber y testificar y la responsabilidad de enseñar y bendecir. También conlleva una responsabilidad y una promesa para todos nosotros. Tenemos la responsabilidad de escuchar y de seguir, y tenemos la promesa de que recibiremos bendiciones si creemos y actuamos de acuerdo con sus palabras.

Cuando el Señor llamó a doce discípulos en las Américas después de Su resurrección, enseñó a la gente: “Bienaventurados sois si prestáis atención a las palabras de estos doce que yo he escogido de entre vosotros para ejercer su ministerio en bien de vosotros y ser vuestros siervos” (3 Nefi 12:1). En nuestros días, en un momento sumamente difícil, el Señor prometió a los santos: “Y si los de mi pueblo escuchan mi voz, y la voz de mis siervos que he nombrado para guiar a mi pueblo, he aquí, de cierto os digo que no serán quitados de su lugar” (D. y C. 124:45).

Ése es el modelo del Señor: Él llama a 15 hombres “comunes y corrientes”1 y les otorga las llaves y el poder para guiarnos y dirigirnos. No se nos obliga a obedecer; no hay compulsión; no obstante, si prestamos atención a sus palabras, si somos receptivos y estamos dispuestos a cambiar nuestro comportamiento a medida que el Espíritu Santo nos confirma su consejo, no se nos moverá de nuestro lugar, lo que quiere decir que nos aferraremos a la barra de hierro y permaneceremos por siempre seguros en el sendero que conduce al árbol de la vida.

Un flujo constante de revelación

“Tenemos la Biblia, el Libro de Mormón y el libro Doctrina y Convenios. Pero todos estos libros, sin los oráculos vivientes y un flujo constante de revelación del Señor, no guiarían a nadie hacia el Reino Celestial de Dios…

“Por supuesto, todos estos registros tienen un valor infinito. Son invalorables y nunca podremos estudiarlos demasiado. Pero en sí, pese a toda la luz que brindan, son insuficientes para guiar a los hijos de los hombres y llevarlos a la presencia de Dios. Para ser guiados de ese modo es preciso tener un sacerdocio viviente y revelación constante de Dios a Su pueblo de acuerdo con las circunstancias en las que éste se encuentre”2.

Presidente George Q. Cannon (1827–1901), Primer Consejero de la Primera Presidencia, Gospel Truth: Discourses and Writings of George Q. Cannon, comp. por Jerreld L. Newquist, 1987, pág. 252; véase James E. Faust, “La revelación continua”, Liahona, agosto de 1996, pág. 6.

Mostrar referencias

    Notas

  1.   1.

    Boyd K. Packer, “Los Doce Apóstoles”, Liahona, enero de 1997, pág. 6.

  2.   2.

    En cuanto a la importancia de los profetas vivientes, el presidente Wilford Woodruff dijo: “Aun cuando tuviéramos ante nosotros toda revelación que Dios haya dado al hombre, aun cuando tuviéramos el libro de Enoc, tuviéramos en el idioma inglés las planchas que no fueron traducidas, los registros de Juan el Revelador que están sellados y todas las demás revelaciones; y si estuvieran unas encima de otras en una pila de treinta metros de altura, la Iglesia y reino de Dios no podría progresar, en ésta ni en ninguna otra época del mundo, sin los oráculos vivientes de Dios” (véase Enseñanzas de los Presidentes de la Iglesia: Wilford Woodruff, 2004, pág. 205).