Jesús bendice a los niños


Muchas personas se reunieron alrededor de Jesús; querían oírlo contar historias; querían oírlo enseñar en cuanto al cielo.

Cuando las personas estaban enfermas, Jesús las sanaba. Sanó a las personas que no veían y sanó a las personas que no oían.

Un día, unas personas llevaron a sus niñitos para ver a Jesús; querían que Él diera a sus hijos una bendición. Los discípulos dijeron a las personas que no molestaran a Jesús, pues pensaban que estaba demasiado ocupado.

Jesús no estaba demasiado ocupado; dijo a Sus discípulos que dejaran que los niños vinieran a Él, y dijo que el reino de los cielos pertenece a las personas que son como niños pequeños.

Jesús ama a todos los niños. No importa quién seas, qué aspecto tengas, o dónde vivas. ¡Jesús te ama!

Página para colorear
(haga clic para ver en formato más grande)

Derecha: ilustración por Jared Beckstrand.

Jesús bendice a los niños

“Y tomándolos en los brazos, poniendo las manos sobre ellos, los bendecía” (Marcos 10:16).