Retrato de un profeta: David O. McKay


(haga clic para ver en formato más grande)

Ilustración por Robert T. Barrett.

David O. McKay se crió en la granja de su familia en Huntsville, Utah. Le encantaban los animales y tuvo caballos a lo largo de toda su vida. Cuando sirvió en una misión en Gran Bretaña, descubrió un dicho que se convirtió en su lema: “Cualquiera sea tu arte, haz bien tu parte”. Regresó a Gran Bretaña muchas veces y dedicó el Templo de Londres, Inglaterra, en 1958.