Preguntas y respuestas


“¿Qué les digo a las personas que no son miembros y que preguntan por qué algunos miembros de la Iglesia no viven nuestras normas?”

Sería grandioso que cada miembro de la Iglesia viviera el Evangelio plenamente; no sólo gozarían de más bendiciones, sino que además serían excelentes ejemplos para las personas que los rodean. Pero somos mortales y todos cometemos errores en mayor o menor medida. La razón principal por la que algunos viven el Evangelio más cabalmente que otros es que todos tenemos diferentes niveles de conversión y de fortaleza en nuestro testimonio. Cada uno de nosotros pasa por pruebas diferentes y tiene diferentes recursos y personas que lo ayudan.

Las personas que no son miembros quizá no comprendan términos como “conversión” y “testimonio”, pero ellos entenderán que cada persona puede escoger cómo vivir. Puedes explicar que el Padre Celestial quiso que fuera así y nos dio el albedrío para que pudiéramos crecer espiritualmente al escoger lo correcto. Sin embargo, el Padre Celestial también sabía que todos, excepto Jesucristo, cometeríamos errores, y por eso nos proporcionó un Salvador. Gracias a la Expiación, podemos arrepentirnos, ser perdonados, aprender de nuestros errores y avanzar en la vida.

También puedes explicar que no juzgamos a quienes no viven según las normas de la Iglesia; más bien, tratamos de ayudarlos, entenderlos y tenerles paciencia. Si bien no toleramos el pecado, no condenamos al pecador (véase Juan 8:11). El arrepentimiento aún es posible para todos nosotros.

Escudriña las Escrituras

La respuesta a la pregunta podemos encontrarla en las Escrituras. Cuando las personas no guardan los mandamientos, debemos evitar juzgarlos (véase Mateo 7:1). En Romanos 3:23 dice: “Por cuanto todos pecaron y están destituidos de la gloria de Dios”. Sin embargo, también es cierto que los miembros de la Iglesia deben tratar de ser obedientes.

Madison M., 13 años, Texas, EE. UU.

Enseña sobre la Expiación

Cuando la gente dice cosas como ésa, en vez de criticar al miembro que no sigue las reglas, uso la ocasión como una oportunidad para enseñar sobre la Expiación. Les digo que el hecho de que seamos mormones no implica que seamos perfectos; además explico que tenemos la Expiación para arrepentirnos de nuestros pecados y reparar esos errores. Por lo general, esto abre la puerta a muchas otras preguntas.

Jayde H., 16 años, Oregón, EE. UU.

La Iglesia nos enseña a hacer el bien

Como todos los demás, los miembros de la Iglesia experimentan dificultades y tentaciones. Todos tenemos debilidades, pero eso no significa que la Iglesia no sea verdadera. Ésta es la Iglesia de Jesucristo y ayuda a las personas a conocer el Evangelio y recibir la exaltación. El que desobedece los mandamientos es el hombre natural (véase Mosíah 3:19), y no es culpa de la Iglesia. La Iglesia nos enseña a hacer buenas obras; sin embargo, somos nosotros los que escogemos.

Lavinia S., 19 años, Bulacán, Filipinas

Las normas existen para nuestra felicidad

Esta pregunta me toca de cerca porque conozco algunas personas que han tomado decisiones que los han apartado del Evangelio. El Señor nos da mandamientos para que seamos felices y para “llevar a cabo la inmortalidad y la vida eterna del hombre” (Moisés 1:39). Pero si bien el Señor desea que regresemos a Él, desea que tomemos nuestras propias decisiones, y es por eso que algunas personas no viven las normas. Personalmente, las normas me ayudan porque sé que el Padre Celestial me las ha dado para que pueda regresar a vivir con Él y ser feliz; son evidencia de Su amor por mí.

Morgane D., 18 años, Languedoc-Roussillon, Francia

Vive nuestras normas

Tal como cualquier otra organización o religión, hay algunas personas más dedicadas y otras menos. Nosotros simplemente tenemos que vivir nuestras normas lo mejor posible, tener la esperanza de que otras personas también lo hagan y orar para que así suceda.

Maren S., 16 años, Arizona, EE. UU.

Ora por ellos y visítalos

Los miembros que no viven nuestras normas quizá no tengan un testimonio centrado en Jesucristo. Debemos orar por ellos para que busquen la guía del Espíritu y para que puedan obtener su propio testimonio. Debemos visitar a esas personas y ayudarlas a venir a Cristo.

Andrea C., 13 años, Lima, Perú

Sé un ejemplo

Esta Iglesia es vital para ayudarnos a cumplir los mandamientos de nuestro Padre Celestial y volver a vivir con Él. Sin embargo, el solo hecho de que alguien pertenezca a la Iglesia no quiere decir que él o ella siempre será una buena persona. Fíjate en el mundo actual, lleno de iniquidad y abominaciones a pesar de estar lleno de personas que decidieron seguir a Jesucristo en la vida preterrenal. Creo que lo mejor que podemos hacer es ser un buen ejemplo para nuestros amigos.

Kaden S., 15 años, Utah, EE. UU.

Las respuestas tienen por objeto servir de ayuda y exponer un punto de vista, y no deben considerarse pronunciamientos de doctrina de la Iglesia.

Ver a los demás como lo que pueden llegar a ser

Presidente Thomas S. Monson

“Tenemos la responsabilidad de ver a las personas no como son, sino más bien como pueden llegar a ser. Les ruego que piensen en ellos de ese modo”.

Presidente Thomas S. Monson, “Ver a los demás como lo que pueden llegar a ser”, Liahona, noviembre de 2012, pág. 70.

Siguiente pregunta

“Estoy tratando de controlar mis pensamientos, pero ¡son tantas las tentaciones! ¿Qué puedo hacer para tener pensamientos más puros?”

Envía tu respuesta antes del 15 de noviembre y, si lo deseas, una fotografía de alta resolución a liahona@ldschurch.org o por correo postal a la dirección que aparece en la página 3.

La carta o el mensaje de correo electrónico deben ir acompañados de la siguiente información y autorización: (1) nombre completo, (2) fecha de nacimiento, (3) barrio o rama, (4) estaca o distrito, (5) tu autorización por escrito y, si tienes menos de 18 años, la autorización por escrito de tus padres (es admisible por correo electrónico) para publicar tu respuesta y fotografía.