Me encanta leer las páginas para los niños en cuanto a la vida de los profetas y de Jesucristo. Leer el testimonio de otras personas fortalece mi testimonio. La revista Liahona me ayuda a hacer lo justo y a guardar las normas de la Iglesia. También me ayuda a sentirme más cerca del Padre Celestial.

Camilla K., 11 años, Malasia Occidental

Ailin C., 8 años, Guatemala

Un día, nuestra Primaria visitó el Templo de São Paulo, Brasil. Los jardines eran los más hermosos que jamás había visto. Aprendimos que mediante los convenios que hacemos en el templo podemos vivir con nuestras familias por la eternidad. El presidente del templo nos habló en la sala de espera, donde vimos hermosas pinturas. Tuve un sentimiento muy cálido y feliz, y mi mamá me dijo que era el Espíritu Santo que me testificaba que lo que estaba aprendiendo era verdadero. Obtuve un testimonio de que el templo es la casa del Señor.

Renato B., 8 años, Brasil

Renato y su familia en su bautismo

Mauricio H., de 7 años, de México, tiene el deseo de bautizarse y ser obediente para poder entrar al templo algún día. Se esfuerza por ser un buen ejemplo para su hermano menor, Daniel.

Daniel, de 3 años, de Hong Kong, es el más pequeño de su familia. Tiene un gran corazón y una gran sonrisa, y le encanta servir a los demás. Siempre se ofrece como voluntario para hacer la oración, tanto en la Iglesia como en casa, y le gusta ponerse junto a su padre y dar la bienvenida a los miembros del barrio antes de la reunión sacramental. También le gusta recoger los himnarios y arreglar la capilla después de las reuniones. Un día le dio un buen ejemplo a su madre cuando conoció a un niño de camino a la Iglesia y lo invitó a asistir con él.

A los niños de la Rama Cayenne, Guayana Francesa, les encantó hacer la presentación de la Primaria en la reunión sacramental. Estaban contentos de leer su parte y cantaron muy bien. Les encanta la Primaria. Una de sus canciones favoritas es “Soy un hijo de Dios” (Himnos, Nº 196).

Tima B., 6 años, Ucrania