Lo que creemos

El Señor regresará a la tierra en gloria


Todo lo que hacemos en la Iglesia —la obra misional, la obra de historia familiar y del templo, enseñar el Evangelio y vivir de la manera que Cristo enseñó— nos prepara a nosotros y a los demás para la vida eterna y para la Segunda Venida1.

Pocas personas fueron testigos de Su primera venida, Su vida sobre la tierra; pero cuando regrese “con poder y gran gloria”, todo el género humano será testigo de ello (D. y C. 29:11). La Segunda Venida dará comienzo al Milenio, cuando el Salvador morará “en rectitud con los hombres sobre la tierra mil años” (D. y C. 29:11).

En las Escrituras se describen muchos acontecimientos que ocurrirán antes de la Segunda Venida. Algunos de ellos son:

Aunque podemos ver señales de que Su segunda venida está cerca, nadie sabe exactamente cuándo regresará el Señor: “…más la hora y el día ningún hombre sabe, ni los ángeles del cielo, ni lo sabrán hasta que él venga” (D. y C. 49:7).

Algunas personas no estarán preparadas para el regreso del Señor; será un tiempo terrible para los malvados, pero un tiempo de paz y triunfo para los justos. Por lo tanto, las Escrituras y los profetas de los últimos días nos han enseñado a vivir de manera que estemos preparados para encontrarnos con nuestro Salvador cuando Él venga de nuevo. El Señor enseñó:

“Y en aquel día, cuando yo venga en mi gloria, se cumplirá la parábola que hablé acerca de las diez vírgenes.

“Porque aquellos que son prudentes y han recibido la verdad, y han tomado al Santo Espíritu por guía, y no han sido engañados, de cierto os digo que éstos no serán talados ni echados al fuego, sino que aguantarán el día” (D. y C. 45:56–57; véase también Mateo 25:1–13).

  • Antes de la Segunda Venida, habrá terremotos, tempestades, tormentas de truenos y relámpagos, y las olas del mar se precipitarán “allende sus límites” (véase D. y C. 88:89–90).

  • “El sol se convertirá en tinieblas y la luna en sangre, antes que venga el día grande y terrible de Jehová” (Joel 2:31).

  • El Salvador regresará en gloria: “Y tan grande será la gloria de su presencia, que el sol esconderá su faz avergonzado” (D. y C.133:49).

  • El Salvador se pondrá de pie sobre el Monte de los Olivos y los judíos preguntarán: “¿Qué heridas son éstas en tus manos y en tus pies?”. Él responderá: “Éstas son las heridas con que fui herido en casa de mis amigos… Soy Jesús que fue crucificado” (véase D. y C. 45:48–52).

  • Los justos resucitarán y serán arrebatados para recibir al Salvador en las nubes (véase D. y C. 88:95–97).

“Testificamos que algún día [Jesucristo] regresará a la tierra, y ‘se manifestará la gloria de Jehová, y toda carne juntamente la verá’ (Isaías 40:5). Él regirá como Rey de reyes y reinará como Señor de señores, y toda rodilla se doblará, y toda lengua hablará en adoración ante Él. Todos nosotros compareceremos para ser juzgados por Él según nuestras obras y los deseos de nuestro corazón”.

“El Cristo Viviente: El testimonio de los Apóstoles”, Liahona, abril de 2000, pág. 3.

Mostrar las referencias

    Nota

  1.   1.

    Véase, por ejemplo, David A. Bednar, “El corazón de los hijos se volverá”, Liahona, noviembre de 2011, pág. 24; y Neil L. Andersen, “Preparar al mundo para la Segunda Venida”, Liahona, mayo de 2011, pág. 49.