Abraham, el gran patriarca del Antiguo Testamento, está inseparablemente unido a todos aquellos que se unen a La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. El adquirir un conocimiento de la vida de Abraham y del convenio que Dios hizo con él y con su posteridad, le ayudará a ver de manera más cabal su propia vida y los convenios que usted haga con Dios como discípulo de Jesucristo (véase la Guía para el Estudio de las Escrituras, “Abraham, convenio de”, scriptures.lds.org).

Hace aproximadamente cuatro mil años, Jehová, que es el nombre premortal de Jesucristo, le prometió a Abraham que su posteridad sería una bendición para toda la gente y que, debido a ese convenio, ocurrirían cosas grandiosas en los últimos días (véase Abraham 2:9–11). A lo largo de los siglos, Jesucristo reafirmó ese convenio con muchas otras personas. En épocas modernas, renovó el convenio de Abraham con el profeta José Smith (véase D. y C. 124:58; 132:30–31). Al concertar ese convenio restaurado, usted recibe la bendición del Evangelio sempiterno y, tal como a las personas de antaño, se le permite recibir todas las ordenanzas del santo sacerdocio, incluso el matrimonio por la eternidad (véase la Guía para el Estudio de las Escrituras, “Convenio”, scriptures.lds.org). Su bendición patriarcal incluye una declaración inspirada del linaje mediante el cual puede reclamar esas bendiciones al ejercer fe, arrepentirse, recibir las ordenanzas del sacerdocio y perseverar hasta el fin al guardar sus convenios.

A medida que estudie esta gráfica, verá más claramente el lugar que usted ocupa en el plan de felicidad de Dios.

  • *2025 a. de C.

  • *2000 a. de C.

  • *1950 a. de C.}

  • *1900 a. de C.

  • *1825 a. de C.

  • *1800 a. de C.

  • 1600 a. de C.

  • 1300 a. de C.

  • 1000 a. de C.

  • 700 a. de C.

  • 400 a. de C.

  • 100 a. de C.

  • Las fechas son aproximadas.

Acontecimiento

Profecía

Dispensaciones

Hemisferio oriental

Hemisferio occidental

Abraham

Hermano de Jared (Jareditas)

Dispensaciones

Hemisferio oriental

Hemisferio occidental

Moisés 1

Hermano de Jared (Jareditas)

Recogimiento

Dispersión

Recogimiento

Recogimiento

Dispersión

Recogimiento

Reino del norte (véase 1 Reyes 12:2–20)

Reino del sur

Reino del norte Dispersión (tribus perdidas de Israel)

Reino del sur Dispersión

  • Abraham

  • Sara

  • Isaac

  • Rebeca (esposa de Isaac)

  • Esaú

  • Judit

  • Basemat

  • Edomitas

  • Jacob

  • Lea

  • Zilpa

  • Bilha

  • Raquel

  • Rubén

  • Simeón

  • Leví

  • Moisés, Aarón

  • Judá

  • Rey David

  • Isaías**

  • Nehemías

  • Isacar

  • Zabulón

  • Gad

  • Aser

  • Dan

  • Neftalí

  • José

  • Efraín y Manasés

  • Lehi (nefitas y lamanitas)

  • Benjamín

  • Agar

  • Ismael

  • Ismaelitas

  • Ismaelitas

  • Algunos pueblos de Arabia

  • Cetura

  • Madianitas

  • Madianitas

  • Jetro

  • Linaje de acuerdo con la creencia tradicional

  1. Abraham nació en Ur, en la tierra de los caldeos. Su padre adoraba dioses falsos.

    Abraham 1:1, 5–7, 27

  2. Abraham fue bautizado; recibió el sacerdocio por medio de Melquisedec.

    Doctrina y Convenios 84:14; Abraham 1:2–4

  3. Jehová (Jesucristo) se apareció a Abraham, salvándolo de morir como sacrificio a los dioses falsos.

    Abraham 1:8–16

  4. Jehová mandó a Abraham que saliera de Ur, prometiendo que mediante el ministerio de éste, Su nombre se conocería en la tierra para siempre.

    Abraham 1:16–19

  5. Abraham, Sara (su esposa), y otros miembros de la familia se establecieron en la tierra de Harán.

    Abraham 2:1–5

  6. Jehová estableció Su convenio con Abraham; sus descendientes serían una bendición para todas las familias de la tierra.

    Abraham 2:6–11

  7. Abraham y su familia se establecieron en la tierra de Canaán; Jehová prometió la tierra a sus descendientes si eran rectos; después viajaron a Egipto.

    Abraham 2:6, 12–25

  8. Por medio del Urim y Tumin, Abraham vio el trono de Dios, el mundo premortal y la creación de la tierra.

    Abraham 3–5

  9. En Egipto, Abraham llegó a ser un gran predicador del Evangelio y prosperó.

    Facsímile del Libro de Abraham, Nº 3

  10. Abraham y su familia regresaron a Canaán. Jehová confirmó Su convenio sempiterno con Abraham.

    Génesis 13:1–4, 12–18

  11. Jehová habló con Abraham en una visión, y Abraham expresó su deseo de tener hijos. El Señor reafirmó Su convenio.

    Génesis 15:1–21

  12. Profecía Algunos de la posteridad de Abraham serían “peregrinos” en Egipto.

    Génesis 15:13–14

  13. Por mandato de Dios, Sara dio a su sierva, Agar, en matrimonio a Abraham.

    Génesis 16:1–4; Doctrina y Convenios 132:28–35

  14. Un ángel de Dios se apareció a Agar; su posteridad también sería grandemente bendecida como descendientes de Abraham. Nació Ismael.

    Génesis 16:7–16

  15. Jehová se apareció a Abraham, confirmando de nuevo Sus promesas. Abraham circuncidó a todos los varones de su casa como señal del convenio.

    Génesis 17:1–27

  16. Profecía Sara tendría un hijo llamado Isaac, y en él se establecería el convenio de Abraham.

    Génesis 17:15–21

  17. Nació Isaac. Jehová le dijo a Abraham que bendeciría tanto a Ismael como a Isaac. (Véase la profecía 16.)

    Génesis 21:1–5, 12–13

  18. Profecía Ismael, el hijo de Agar, sería el padre de “una gran nación”. Sus descendientes llegaron a ser 12 naciones o tribus.

    Génesis 21:17–20; 25:12–16

  19. Jehová confirmó Su convenio con Abraham después de que éste estuvo dispuesto a ofrecer a su hijo Isaac como sacrificio.

    Génesis 22:1–19; Jacob 4:5

  20. Por mandato de Dios, Abraham se casó con Cetura, y sus seis hijos también serían grandemente bendecidos.

    Génesis 25:1–4; Doctrina y Convenios 132:28–35

  21. Abraham bendijo y dio regalos a todos sus hijos; después falleció a los ciento setenta y cinco años.

    Génesis 25:5–10

  22. Jehová se apareció a Isaac, afirmando el convenio de Abraham con él, con su esposa Rebeca y con la posteridad de ellos.

    Génesis 26:2–5, 24–25; Doctrina y Convenios 132:37

  23. Jehová se apareció a Jacob, afirmando el convenio de Abraham con él y con su posteridad.

    Génesis 28:10–22

  24. Por mandato de Dios, Jacob se casa con Lea, luego con Raquel, después con Bilha y luego con Zilpa. Nacieron doce hijos varones y una hija.

    Génesis 29–30; Doctrina y Convenios 132:37

  25. Jehová le mandó a Jacob que regresara a la tierra prometida de Canaán. Se cambia el nombre de Jacob a Israel.

    Génesis 31–32

  26. Jehová se apareció a Jacob (Israel) en Bet-el, renovando el convenio de Abraham.

    Génesis 35:1–13

  27. Jehová se apareció a Israel y le mandó que llevase a su familia a Egipto.

    Génesis 46:1–7

  28. Israel bendijo a sus hijos y nietos Efraín y Manasés, y a sus familias; les prometió que Dios les ayudaría a volver algún día a la tierra de Canaán.

    Génesis 48:21

  29. Profecía Como parte de su bendición patriarcal, a José se le prometió que tendría una posteridad fructífera.

    Génesis 48:19; 49:22–26

  30. Los descendientes de Israel se multiplicaron en Egipto y se les llegó a conocer como los hijos de Israel (también llamada casa de Israel). (Véase la profecía 12.)

    Génesis 50

  31. Profecía Dios levantaría un profeta (Moisés) para liberar a Israel del cautiverio en Egipto.

    Traducción de José Smith (TJS), Génesis 50:24, 34–36; 2 Nefi 3:10, 17

  32. Profecía La familia de Israel sería esparcida, y una “rama” viviría en las Américas.

    TJS, Génesis 50:25; 2 Nefi 3:3–5, 16

  33. Profecía Un “vidente escogido” (José Smith) restauraría el conocimiento del convenio de Dios con Abraham.

    TJS, Génesis 50:25–33; 2 Nefi 3:6–15

  34. Jehová se apareció a Moisés, quien había recibido el sacerdocio por medio de Jetro. Los hijos de Israel salieron de Egipto. (Véase la profecía 31.)

    Éxodo 3:1–10; 13:17–22; Doctrina y Convenios 84:6

  35. En el monte de Sinaí, los hijos de Israel prometieron que cumplirían el convenio de Abraham.

    Éxodo 19:3–9; 24:3

  36. Debido a que los hijos de Israel quebrantaron su promesa, recibieron una ley menor de mandamientos carnales.

    Éxodo 32–34; Gálatas 3:19–24; Doctrina y Convenios 84:19–26

  37. Jehová se apareció a Josué, renovó Su convenio y mandó que los hijos de Israel entraran en la tierra de Canaán como herencia.

    Josué 1:1–9

  38. Después de pasar muchos años en Canaán, los hijos de Israel dejaron de guardar el convenio y fueron perseguidos por sus enemigos.

    Jueces 2–3

  39. Jehová, por medio del profeta Natán, hizo un convenio sempiterno con el rey David y con su posteridad.

    2 Samuel 7:1–17; Doctrina y Convenios 132:38

  40. Profecía El pueblo del reino del norte (conocido como Israel) y el del reino del sur (Judá) serían esparcidos entre todas las naciones.

    Amós 9:5–10; Miqueas 3:9–12

  41. Profecía El Mesías (Jesucristo) sufriría y expiaría los pecados del mundo.

    Isaías 53

  42. Profecía El Señor recobraría el remanente de Su pueblo y levantaría un estandarte a todas las naciones.

    Isaías 11:11–12; Amós 9:9

  43. Profecía El Señor consolaría a Su pueblo, redimiría a Jerusalén y manifestaría Su poder a todas las naciones.

    Isaías 40:1–2, 11; 41:10; 52:9–10

  44. Profecía Durante la gran era milenaria, la tierra sería renovada y se acabarían todas las enfermedades y todo pesar.

    Isaías 25:6–9; 33:20–24; 35; 61:2–5

  45. Los asirios esparcieron al pueblo del reino del norte debido a su iniquidad. (Véase la profecía 40.)

    2 Reyes 17:5–18

  46. Profecía Algunos judíos (un remanente) serían llevados de nuevo a Jerusalén para servir al Señor.

    Jeremías 24:4–7

  47. Jehová estableció el convenio de Abraham con Lehi y su familia, quienes salieron de Jerusalén y llegaron a ser una nación en las Américas. (Véanse las profecías 29, 32.)

    1 Nefi 1–2; 18

  48. El pueblo del reino del sur rechazó el convenio de Abraham y fue esparcido por los babilonios. (Véase la profecía 40.)

    2 Reyes 25:1–10

  49. Algunos de los hijos de Israel, llamados “judíos”, regresaron a Jerusalén y reconstruyeron el templo. Esdras exhortó a los del pueblo a que guardaran su convenio con Dios. (Véase la profecía 46.)

    Nehemías 8–10

  50. Los asmoneos (macabeos) establecieron un estado judío independiente llamado Judea en la tierra de Canaán.