Mensaje de las maestras visitantes

La misión divina de Jesucristo: Intercesor


Con espíritu de oración, estudie este material y procure saber lo que debe compartir. ¿De qué manera el entender la vida y la misión del Salvador aumentará su fe en Él y bendecirá a las hermanas que están bajo su cuidado en el programa de maestras visitantes? Si desea más información, visite reliefsociety.lds.org.

Este artículo es parte de una serie de mensajes de las maestras visitantes que presenta aspectos de la misión del Salvador.

No se haga mi voluntad, sino la tuya, por Harry Anderson.

Jesucristo es nuestro Intercesor ante el Padre. La palabra intercesor procede de voces latinas que significan “hablar en favor de alguien”1. El Salvador intercede por nosotros valiéndose del conocimiento, la justicia y la misericordia; el saber esto nos llena de amor y gratitud por Su expiación.

“Escuchad [a Jesucristo] que es vuestro intercesor con el Padre, que aboga por vuestra causa ante él,

“diciendo: Padre, ve los padecimientos y la muerte de aquel que no pecó, en quien te complaciste; ve la sangre de tu Hijo que fue derramada, la sangre de aquel que diste para que tú mismo fueses glorificado;

“por tanto, Padre, perdona a estos mis hermanos que creen en mi nombre, para que vengan a mí y tengan vida eterna” (D. y C. 45:3–5).

De Cristo como nuestro Intercesor, el élder D. Todd Christofferson, del Quórum de los Doce Apóstoles, dijo: “Esto significa mucho para mí, el que en cualquier momento, y en cualquier circunstancia, puedo, mediante la oración, acercarme al trono de gracia; que mi Padre Celestial escuchará mi súplica; que mi Abogado, Aquel que no tenía pecado, cuya sangre fue derramada, intercederá por mi causa”2.

De las Escrituras

A lo largo de la historia de la Iglesia del Señor, las discípulas de Jesucristo han seguido Su ejemplo. Ester fue fiel y valiente; su primo Mardoqueo, le dio una copia del decreto promulgado por el rey para que los judíos fuesen destruidos y le encargó que “fuese ante [el rey] a interceder por su pueblo”; y agregó: “¿Y quién sabe si para esta hora tú has llegado al reino?” (Ester 4:8, 14).

A pesar del peligro, Ester estuvo de acuerdo: “…y así entraré a ver al rey, aunque no sea conforme a la ley; y si perezco, que perezca” (Ester 4:16).

Entonces, Ester habló con humildad delante del rey y “cayó a sus pies, rogándole con lágrimas… para revocar las cartas… para destruir a los judíos”; y añadió: “¿Cómo podría yo soportar y ver la destrucción de mi gente?” (véase Ester 8:3, 5–6). El rey se conmovió y le concedió lo que pedía3.

Considere hacer esta pregunta:

¿De qué manera la intercesión de Jesucristo nos inspira a extender misericordia y perdón a los demás?

Mostrar las referencias

    Notas

  1.   1.

    Véase de Russell M. Nelson, “Jesús El Cristo — nuestro Maestro y más”, Liahona, abril de 2000, páginas 9, 11 speeches.byu.edu.

  2.   2.

    Véase de D. Todd Christofferson, “Sé en quien he confiado”, Liahona, julio de 1993, pág. 93.

  3.   3.

    Véase también Hijas en Mi reino: La historia y la obra de la Sociedad de Socorro, 2011, pág. 199.