Preguntas y respuestas

“Mi madre trabaja todo el día. ¿De qué manera puedo mejorar nuestra relación?”

Escuchar Descargar Imprimir Compartir

Ya que no ves a tu mamá muy a menudo, asegúrate de que el tiempo que pasen juntas lo utilicen bien. Podrías hablar con ella en cuanto a la forma de lograrlo. Ella también desea tener una buena relación contigo y te ayudará en ese esfuerzo. Intenta preguntarle qué es lo que más apreciaría: ¿llegar a una casa limpia?, ¿hacer una actividad juntas?, ¿simplemente conversar contigo? A medida que realices actividades que a ella le agraden, la relación mejorará.

Por supuesto, podrían planear llevar a cabo algunas actividades divertidas juntas, pero todo momento significativo que pasen juntas, como lavar los platos o leer las Escrituras, puede ser una manera excelente para fortalecer la relación.

También aparten tiempo para comunicarse. El entenderse mutuamente es un ingrediente clave de una buena relación. Uno de los puntos que podrían tratar es la forma en que el horario de trabajo de tu mamá afectará la relación que tendrás con ella. Se pueden evitar los malentendidos si hablan tanto de tus expectativas como de las de ella.

La oración también será útil. Las familias son importantes para el Padre Celestial, así que Él puede inspirarte para que sepas cómo mejorar la relación que tienes con tu mamá. No hagas caso omiso de las impresiones de hacer algo que parezca ser pequeño (véase Alma 37:6); por ejemplo, un abrazo y una sonrisa pueden servir de mucho.

Escribe una nota

A pesar de que tengan muy poco tiempo para estar juntas, aun así puedes expresarle tu amor a tu mamá. Escríbele notas secretas amables, y cuando las lea en el trabajo, pensará en ti. Haz cuanto puedas por ella; piensa en ella con frecuencia y ora por ella. Pídele al Señor que te inspire y que te indique la forma en que puedes mejorar la relación que tienes con ella.

Irinka E., 20 años, Odessa, Ucrania

Procura entenderla

Trata de entender su situación, ya que ella trabaja para tu beneficio. Para empezar, podrías ayudarla a hacer cosas en tu hogar, como limpiar la casa, ayudar a tus hermanos y cocinar. También puedes compartir con ella pasajes de las Escrituras, orar juntas y participar en actividades que les guste hacer juntas.

Morony M., 18 años, Chihuahua, México

Celebren un domingo especial

Algunos domingos tenemos un almuerzo o cena especial con un nuevo postre; conversamos y al final cantamos himnos. Eso nos une y nos ayuda a ser mejores amigas.

Rebeca N., 12 años, São Paulo, Brasil

Haz un experimento

Concertamos un tiempo para estar juntas: la noche de hogar, jugar juegos, ir a la playa, almorzar juntas. Todo eso nos ayuda a mantener viva la llama de una buena relación. Cuando estamos en desacuerdo, evitamos la crítica. Sé que a veces pido no tener que hacer algún quehacer de la casa, pero eso no ayuda a la armonía en el hogar. Desde que empecé este experimento —quejarme menos, bajar la voz, ayudar más con los quehaceres de la casa y hablar más con mi mamá— hay un dulce espíritu en nuestro hogar y cooperamos más.

Glenda C., 18 años, Bahía, Brasil

Ayuda en casa

Haz algunos quehaceres adicionales en la casa. Tu mamá ha estado trabajando todo el día y si tiene menos trabajo que hacer cuando llegue a casa, probablemente estará más feliz y tendrá más tiempo para hablar y hacer cosas contigo. Mientras estén charlando, le puedes preguntar cómo le fue en el trabajo; eso le demostrará que te interesas y abrirá puertas para otros temas de qué hablar, lo cual les permitirá tener una relación más cercana.

Heather B., 18 años, Oregón, EE. UU.

Encuentren algo que hacer que les guste a las dos

La relación que tengo con mi mamá mejoró inmensamente cuando le dije: “Quiero pasar más tiempo contigo, pero no sé qué podríamos hacer ni cuándo hacerlo”. Casualmente, nuestro pasatiempo favorito es jugar juegos de mesa, así que apartamos un tiempo para jugar juntos, reír y crear recuerdos. Cuando eres franco con tus padres, con el tiempo llegan a ser tus mejores compañeros. Podrás hablar con ellos de cualquier cosa y puedes estar seguro de que recibirás una respuesta sincera. Ésa es la señal de una relación madura.

Ephraim S., 15 años, Nueva Gales del Sur, Australia

Lean juntas las Escrituras

Las dos se podrían fijar la meta de leer juntas todos los días el Libro de Mormón o cualquier otro libro de la Iglesia, aunque sea cinco minutos. Eso fortalecerá su relación y las nutrirá con la palabra de Dios para que puedan estar listas para enfrentar cada día. Recuerden también orar a Dios y pedirle Su ayuda. Sé que Él las escucha y las ama.

Laura M., 19 años, Córdoba, Argentina