¿Solo dos bautismos?

Thomas Robert Coleman

Thomas R. Coleman, Kansas, EE. UU.

Escuchar Descargar Imprimir Compartir

Ilustración por Allen Garns.

Mientras prestaba servicio como Presidente de la Misión Guatemala Ciudad de Guatemala, recibimos a varios misioneros de tiempo completo nuevos. Al presentarme a esos misioneros, les conté la historia de mi conversión y mi bautismo.

Les relaté que el élder David Tree y el élder Wayne Matthews me habían enseñado el Evangelio cuando tenía nueve años y vivía en Glendive, Montana, EE. UU. Los dos misioneros y un miembro de la Rama Glendive me llevaron a Williston, Dakota del Norte, EE. UU., un frío día de invierno en 1957 a fin de que me bautizaran en la pila de una de las capillas de ese lugar.

Después de contarles mi historia y al estar entrevistando a los nuevos misioneros, uno de ellos, el élder Benjamin Pixton, me dijo que David Tree era su abuelo. ¡Qué sorpresa tan maravillosa! El élder Tree había bautizado a un niño de nueve años en Glendive, Montana, y casi cincuenta años después, ese niño fue llamado como presidente de misión de su nieto.

Cuando los padres y los abuelos del élder Pixton fueron a recogerlo al final de su misión, tuve el privilegio de volver a ver a David Tree. Durante nuestra visita, le mostré el Libro de Mormón en el que él había escrito un mensaje y una promesa, y que me había obsequiado el día de mi bautismo.

La madre del élder Pixton le dijo a su hijo que su padre no había hablado mucho acerca de su misión; pensaba que no había tenido mucho éxito porque solo había bautizado a dos personas: a una mujer soltera y a un niño de nueve años.

Con gratitud le dije que a causa de sus esfuerzos, con el tiempo, el resto de mi familia se había unido a la Iglesia y que mi hermano y yo, junto con nuestros nueve hijos, habíamos servido en misiones de tiempo completo. Le dije que a causa de su servicio misional, se había enseñado el Evangelio a infinidad de personas que se habían unido a la Iglesia.

Muchos buenos y dedicados poseedores del sacerdocio cuidaron de mí durante los años de mi niñez y adolescencia, y los primeros de ellos fueron el élder Tree y su compañero, el élder Matthews. Siempre estaré agradecido de que me hayan enseñado el evangelio de Jesucristo y de que me llevaran al Reino del Señor, donde Él me ha dado bendiciones inconmensurables.