Tu futuro: Diseñado para que sea magnífico

Escuchar Descargar Imprimir Compartir

¿Quieres tener una gran carrera, una familia y un testimonio? ¡Hoy mismo puedes escoger la senda del éxito!

Ilustraciones por Adam Record.

El tomar decisiones ahora para alcanzar tus sueños del futuro puede parecer difícil, pero las buenas decisiones que se tomen en la adolescencia darán buenos resultados. Ese enfoque sigue el siguiente consejo de un profeta: “Nuestra conducta y opciones diarias deben estar en armonía con nuestras metas” (Quentin L. Cook, “Elijan sabiamente”, Liahona, noviembre de 2014, pág. 49).

Los cuatro relatos siguientes muestran que, independientemente de tus metas personales específicas, puedes tener éxito en el futuro si te comprometes a prepararte en el presente.

Ilustrar superhéroes: Clint Taylor

Clint se crio en Utah y actualmente trabaja en California, EE. UU., en los Nickelodeon Studios como artista de guiones gráficos.

¿Cuáles son algunos de los logros de los que te sientes orgulloso?

He sido director en Warner Brothers Animation y he trabajado para Disney, Warner Bros., DreamWorks Studios, Marvel Comics y Sony Pictures Entertainment. He trabajado en las series de animación de las Tortugas Ninja Mutantes, X-Men y Dora la exploradora.

¿Cómo lograste ser tan bueno en tu trabajo?

De joven me encantaba hacer dibujos de las cosas que me interesaban. Pasaba horas dibujando soldados, superhéroes, animales o lo que fuera que me interesase aquel día. Cuanto más practicaba, más mejoraba. Descubrí que mi talento crecía gracias a la diligencia, la observación y la perseverancia. Sentía que Dios me había dado un don maravilloso y quise sobresalir.

¿Cómo te preparó la misión para tu éxito profesional?

Mi misión en Corea fue crucial porque me ayudó a aprender fe y autodisciplina, y a comprometerme con la excelencia. Volví de la misión con un mayor sentido de confianza. Había hecho algo difícil y tuve éxito. Ciertamente, me ayudó a ser un mejor alumno en la universidad.

¿Qué papel desempeñó la formación académica en tu éxito?

Después de la misión estudié pintura y dibujo en la facultad de arte de la Universidad de Utah. Luego pasé un semestre en Francia, estudiando arte y cultura en Europa, lo cual me abrió los ojos y la mente a más obras de arte.

Gracias a esas experiencias, logré un portafolio bastante extenso de obras propias. Poco después de graduarme de la universidad, me contrató un hombre que buscaba artistas para trabajar en El hombre araña y sus sorprendentes amigos, de Marvel.

Cómo ser un genio de las computadoras: Ioana Schifirnet

Ioana se crio en Rumania y está cursando una licenciatura en Sistemas de Información en la Universidad Brigham Young.

¿Qué hiciste de joven para prepararte para ese trabajo?

No hubo un momento en el que despertara de repente y fuera buena programando o diseñando, lo cual hago mucho en la actualidad. Sé que estoy haciendo este trabajo porque durante el camino tomé un sinfín de decisiones pequeñas.

No me atemorizó matricularme en asignaturas difíciles y le dediqué tiempo a investigar diversos ámbitos, así como la gente que trabajaba en ellos. También me puse en contacto con profesionales para que me dieran consejo, ya que ellos conocen las partes buenas y malas del trabajo y pueden orientarte.

¿Qué asignaturas te han sido más útiles?

En mi experiencia, las asignaturas más útiles de la secundaria y la universidad fueron aquellas relacionadas con la tecnología. Aprender otro idioma (en mi caso fue el inglés) también me ayudó porque me enseñó a ser más comprensiva y respetuosa con otros pueblos y culturas. El idioma extranjero no se convierte necesariamente en una profesión, pero a los empleadores les gusta ver que se tiene una perspectiva global.

¿Cuáles fueron algunos de tus temores?

De joven temía no encontrar algo que me gustara hacer, y cuando lo encontré, temía que careciera de lo que se requería para tener éxito.

Es normal sentirse intimidada cuando se intenta descubrir qué le gusta a una, pero no debemos dejar que eso nos paralice.

¿Cómo superaste tus temores?

Lo que más me ayudó fue salir y participar en actividades significativas, como hacer tutorías en línea y unirme a clubes. Así es como se reciben la claridad, el conocimiento y la confianza. Un grupo de amigos o un club cuyos miembros compartan tus mismos intereses puede ser un recurso muy poderoso. El mundo siempre está cambiando y siempre hay algo nuevo que aprender, pero si se cuenta con un sistema de apoyo sólido y se tienen grandes destrezas, seguir adelante puede ser divertido.

Desarrollar amor por el Evangelio: Jess McSweeney

Jess, una joven adulta inglesa, habla de sus esfuerzos por mantenerse fuerte en el Evangelio cuando era adolescente.

¿Cómo fortaleciste tu testimonio?

De adolescente estudiaba las Escrituras porque mis líderes me aconsejaron que lo hiciera, y al estudiar con fe, esperando que creciera mi testimonio, eso fue exactamente lo que sucedió.

Ahora, como joven adulta, he descubierto que mi deseo de aprender y crecer en el Evangelio procede de la manera en que puedo usarlo para influir en otras personas. Sé que todo lo que aprendo puede ayudar a alguien más, así como a mí misma.

¿Te pusiste metas que te resultaron útiles?

Cuando estuve en Seminario me puse la meta de leer las Escrituras cada día. Sin embargo, mi motivación cambió cuando el estudio diario de las Escrituras se convirtió en un hábito. Empecé a leer no solo para lograr una meta, sino también porque amaba las Escrituras y deseaba fortalecer mi testimonio. La recompensa no es tangible, pero es algo que puedo conservar para siempre.

¿Cómo te ha ayudado en la vida tu amor por el Evangelio?

Desarrollar amor por el aprendizaje del Evangelio no consiste solo en adquirir conocimiento, sino en entender los principios del Evangelio y aplicarlos. A medida que cultivo el hábito de hacer preguntas y buscar respuestas en las Escrituras, obtengo un testimonio y la confianza para compartir lo que aprendo con los demás.

¿Cuán importantes son el trabajo arduo y la diligencia?

Ganar conocimiento en cualquier ámbito de la vida requiere tiempo y esfuerzo; pero para mí, aprender el evangelio de Jesucristo es una de las cosas más importantes por las que hay que esforzarse. Hay que aprender de Cristo para obtener un testimonio de Él.

Criar niños pequeños: Han Lin

Han Lin nació y se crio en Taiwán. Él y su esposa se sellaron en el Templo de Laie, Hawái, y ahora viven en Hawái, EE. UU., con sus dos hijos.

¿Cuál es tu definición de un buen padre?

Un buen padre no es una persona perfecta, sino alguien lo bastante humilde como para aceptar el consejo de otras personas y buscar constantemente la manera de mejorar. Un buen padre pone a su familia, y las necesidades de esta, en primer lugar. Está dispuesto a sacrificar su tiempo, sus intereses personales y todo lo demás para que su familia sea mejor. Se esfuerza por saber cómo contribuir al crecimiento de cada miembro de la familia y llegar a ser como Cristo.

¿Qué hiciste de joven para prepararte para estar donde te encuentras hoy?

Hice todo lo posible por guardar todos los mandamientos y tomar buenas decisiones. Asistir a Seminario fue, sin duda, una gran ayuda. Fue un gran compromiso porque tenía que levantarme a las cinco de la mañana. Sin embargo, creo que el tener amigos que tenían la misma meta que yo fue útil porque nos edificábamos unos a otros. Creo que todas las actividades en las que participé de joven y como un grupo de buenos amigos de la Iglesia también nos ayudó.

¿Qué mensajes de la sociedad tuviste que superar para llegar a ser un buen padre?

El mundo le dice a las personas que deben divertirse más y tener menos responsabilidades, pero el trabajo arduo es esencial para tener éxito en cualquier cosa que se haga. Ser un buen padre requiere todo lo que uno puede dar. Crecer hacia la perfección es un proceso de toda la vida: yo crezco con mi familia.

¿Que le dirías a tu yo adolescente y a otros adolescentes?

Todos necesitan amigos, así que hagan buenos amigos. Háganse amigos de personas que estén “anhelosamente [consagradas] a una causa buena” (D. y C. 58:27). Aprendan de los buenos amigos y se verán influidos por sus ejemplos, y tendrán el deseo de llegar a ser como ellos y de mejorar.

Den lo mejor de ustedes mismos en todo lo que quieran hacer; no se sientan cohibidos ante nada; de ese modo, no tendrán remordimientos cuando vuelvan la vista atrás.