Un hombre sin pecado

Imprimir Compartir
    Un hom-bre sin pe-ca-do, pu-ro_y san-to se_en-tre-gó;
    lo que nin-gu-no pu-do_ha-cer, so-lo_Él lo con-si-guió.
    Sin Su ex-pi-a-ción la_hu-ma-ni-dad per-di-da_es-tá;
    sin Su gran sa-cri-fi-cio_el plan de Dios se frus-tra-rá.
    Un hom-bre sin pe-ca-do, pu-ro_y san-to_o-be-de-ció;
    a Dios Su vo-lun-tad des-de_el prin-ci-pio so-me-tió.
    Pe-ca-do_y muer-te so-lo Él po-dí-a con-quis-tar;
    Su san-gre lim-pia sal-va-rá a la hu-ma-ni-dad.
    Un hom-bre sin pe-ca-do, pu-ro_y san-to_en hu-mil-dad
    su-frió por to-dos pa-ra_a-sí la re-den-ción pa-gar.
    Su gran o-fren-da de a-mor de-bí-a cul-mi-nar;
    Su_Es-pí-ri-tu de-jó la cruz y_a na-die per-de-rá.
    Un hom-bre sin pe-ca-do, pu-ro_y san-to nos sal-vó;
    de con-quis-tar la muer-te el po-der nos o-tor-gó.
    En Cris-to to-dos vi-vi-rán, cual u-na be-lla flor;
    ven-ció la cruz, le doy lo-or; Su tum-ba Él va-ció.

    Inspirado en el discurso del élder Jeffrey R. Holland,“Merced, justicia y amor”, de la Conferencia General de abril de 2015.