insights

Perspectivas

¿Cómo evitamos ser arrastrados por las fuertes corrientes del viento y las olas del adversario?

“Seamos agradecidos por nuestro bello Barco Seguro de Sion, ya que sin él estamos a la deriva, solos y desvalidos, arrastrados sin timón y sin remo, girando con las fuertes corrientes del viento y las olas del adversario.

“Sujétense fuerte y sigan viento en popa en este glorioso barco, La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, y alcanzaremos nuestro destino eterno”.

Élder M. Russell Ballard, del Cuórum de los Doce Apóstoles, “Dios está a la cabeza”, Liahona, noviembre de 2015, pág. 27.