Cómo preparar un banquete espiritual

El autor vive en la República Dominicana.

Escuchar Descargar Imprimir Compartir
Couple receiving invitation

Cuando fui llamado como primer consejero del obispado, la asistencia a la reunión sacramental de nuestro barrio había decaído. Como obispado, decidimos ayunar fervientemente y orar al Padre Celestial para que nos diera sabiduría a fin de saber cómo fortalecer a los miembros.

El Señor nos inspiró a hacer hincapié en que la reunión sacramental es un banquete espiritual, así que buscamos la manera de invitar a los miembros, sus amistades y sus vecinos a asistir a la reunión sacramental y experimentar un banquete espiritual. Hicimos invitaciones que decían: “Vengan a escuchar, ver y sentir la presencia del Señor en un banquete espiritual” y se las entregamos a cada uno de los miembros, incluso a los hombres y mujeres jóvenes.

También preparamos un pequeño coro de barrio compuesto de ocho voces. Bajo espíritu de oración, escogimos himnos y discursantes espirituales e invitamos a los miembros a guardar la reverencia que demandaba la ocasión.

¡Todo estaba listo para el banquete espiritual! Entre los que asistieron ese domingo hubo 42 investigadores y miembros menos activos. En el segundo banquete espiritual hubo 64 investigadores y miembros menos activos. Tres meses después ya no cabíamos en el salón sacramental, y seis meses más tarde nuestro barrio había crecido tanto que estábamos preparándonos para dividirlo en dos barrios.

Aprendimos que el tratar la reunión sacramental no como una reunión dominical más, sino como una experiencia sagrada, nos dio la maravillosa oportunidad de invitar a nuestros seres queridos a venir a Cristo mediante un banquete espiritual sagrado.

Nuestra preparación para mejorar la intensidad del Espíritu y la reverencia en la reunión sacramental ayudó a mejorar la asistencia de personas que nunca habían imaginado que verían, sentirían y encontrarían gozo en La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días.

¿Cómo podemos ayudar a que la Santa Cena sea una ordenanza más espiritual?

  • La preparación puede empezar en casa, donde las familias analizan cómo mejorar su experiencia con la Santa Cena.

  • Los poseedores del sacerdocio que reparten la Santa Cena pueden hacerlo con reverencia y con la convicción de que representan al Señor al compartir la Santa Cena con los miembros. Quienes bendicen la Santa Cena pueden hacer que las oraciones sean una comunicación sagrada con Dios, no solo una repetición de palabras.