Deja que tu luz brille

De “Sean una Luz para el Mundo” (Devocional de la Universidad Brigham Young, 1 de noviembre de 2011), speeches.byu.edu.

Escuchar Descargar Imprimir Compartir
Let Your Light Shine

Cada uno de nosotros vino a la tierra con la Luz de Cristo. Es nuestra responsabilidad mantener nuestra luz brillando para que otras personas puedan verla y seguirla. Estudiar las Escrituras y orar es una de las mejores maneras de mantener la fe que necesitamos.

Si mantienen la llama del testimonio ardiendo intensamente, llegarán a ser un faro de rectitud para que todos puedan ver. El Salvador dijo: “Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos” (Mateo 5:16).

Nuestras oportunidades para brillar son ilimitadas. Están cada día a nuestro alrededor. Al seguir el ejemplo del Salvador, tendremos la oportunidad de ser una luz en la vida de otras personas, ya sean nuestros parientes y amigos, personas apenas conocidas o totalmente desconocidas.

Podemos ser una luz para el mundo. Así como encender un interruptor de luz en un cuarto oscuro llenará la habitación de luz, el ser un ejemplo de rectitud puede ayudar a iluminar un mundo cada vez más oscuro.

Amigos míos, podemos ser, como dijo el apóstol Pablo, “un ejemplo de los creyentes” (1 Timoteo 4:12). Siempre podemos ser conocidos como seguidores de Cristo y convertirnos en “luminares en el mundo” (Filipenses 2:15).