Visita al templo simplificada: 6 sugerencias para hacer más fáciles los viajes al templo

Por Jacqueline Smith

Revistas de la Iglesia

Imprimir Compartir
    pareja delante del templo

    Hay un millón de cosas que pueden impedirles asistir al templo. Tener un calendario como este es solo una de las sugerencias que recolectamos por medio de Facebook luego de pedirles ideas para hacer más fácil llegar allí. Ya sea que reserven tiempo en su apretada agenda para ir ustedes o que acompañen a un amigo para que él no tenga que ir solo, estas sugerencias pueden ayudarles a recibir las bendiciones de asistir al templo con más frecuencia.

    Para familias con niños

    Ir al templo como parte de su salida como pareja. Reemplacen una de sus salidas como pareja por una visita al templo. Sin importar cuáles son los planes que suelen hacer para el cuidado de sus hijos cuando usted y su cónyuge tienen una cita, estos pueden continuar siendo los mismos cuando asistan a una sesión del templo en lugar de ir al cine y a cenar. Su cónyuge y usted todavía pasarán tiempo de calidad juntos, solo que con la bendición añadida de asistir al templo.

    Intercambiar hijos: Busquen otra familia que esté dispuesta a programar una tarde de juegos con sus hijos mientras ustedes asisten al templo; luego intercambien y hagan lo mismo por ellos.

    Picnic y juegos: Al igual que la familia del artículo “Una bendición prometida por asistir al templo”, haga que se trate de un viaje de un día o un fin de semana. Lleve a toda la familia; la madre, por ejemplo, puede asistir a una sesión del templo mientras el padre lleva a los niños de picnic o a tomar algún otro tipo de comida o merienda. Luego, el padre puede asistir a una sesión mientras la madre lleva a los niños a jugar al parque o a pasear alrededor de los jardines del templo.

    Para todos

    Reserve tiempo: Si su tiempo y su ubicación lo permiten, programe una visita al templo de forma regular (semanal, mensual, anual). Una visita regular le permitirá tenerla en cuenta al hacer sus planes y le ayudará a dar prioridad a su visita al templo.

    Comprométase: Hágase el tiempo y comprométase con él. Si tiene dificultades para encontrar tiempo en su agenda, intente ir temprano por la mañana; los templos suelen estar menos ocupados temprano durante el día.

    Busque un amigo: Si tiene dificultades para estar motivado a asistir al templo por su cuenta, ¡busque un amigo que vaya con usted! No tenga temor de ponerse en contacto con los maestros orientadores, las maestras visitantes u otros miembros del barrio y pedirles que asistan al templo con usted.