Cómo te ayuda Instituto a aprender el Evangelio

Por Po Nien (Felipe) Chou

Seminarios e Institutos

Escuchar Descargar Imprimir Compartir

Prueba estas tres maneras de sacar más provecho de tus clases de Instituto de religión.

“El mundo actual es más difícil de lo que era hace… años”, dijo el élder M. Russell Ballard, del Cuórum de los Doce Apóstoles. “Nuestros jóvenes y jovencitas tienen muchas más distracciones que los desvían de sus preparativos tanto para la misión como para una futura vida feliz”. Ahora, más que nunca, tenemos que aprender a “escuchar y responder a los susurros del Santo Espíritu”1.

Para ayudarte a estar más a tono espiritualmente, la Iglesia ha dispuesto Institutos de religión. Instituto puede brindarte “experiencias significativas con la palabra de Dios”2 de aplicación práctica.

Cuando asistes a Instituto, puedes escoger entre muchos cursos. Hay maestros, que entienden las necesidades e inquietudes de los jóvenes adultos, que te ayudarán a aprender de las Escrituras y de las enseñanzas de los profetas de los últimos días.

Una modificación reciente en Instituto ahora te da la oportunidad de utilizar (1) diarios de estudio de los cursos, (2) preguntas de los cursos y (3) proyectos de aprendizaje personal, a efectos de elevar el aprendizaje y fortalecer tu fe en Jesucristo. Esas tres opciones de estudio te ayudarán a personalizar tu estudio del Evangelio y aprender por experiencia propia el modo en que el Espíritu obra contigo.

Los diarios de estudio de los cursos

El élder Richard G. Scott (1928–2015), del Cuórum de los Doce Apóstoles, recomendó plasmar en un diario las impresiones espirituales que recibimos: “Anota las cosas importantes que aprendas del Espíritu y guarda esas anotaciones en un lugar seguro. Descubrirás que al anotar tus preciadas impresiones, a menudo se te ocurrirán más”3.

Los alumnos utilizan un diario en la clase y en casa (ya sea de papel o valiéndose de la aplicación Biblioteca del Evangelio) para apuntar sus impresiones al estudiar las Escrituras. Jayme Dhennz, una alumna de Instituto de Filipinas, ha visto los beneficios de llevar un diario de estudio: “No puedo dejar pasar la oportunidad de escribir los pasajes y mensajes de las Escrituras o discursos de los profetas, porque aumenta mi conocimiento del Evangelio”.

A los alumnos de Instituto del hermano Seiichi Takahashi, en Nagoya, Japón, les agrada llevar un diario, puesto que permite que “el proceso de aprendizaje fluya sin obstáculos”, y contribuye a que asistan a clases más preparados para aprender y participar.

Taisia Bartolomeo, del sur de Italia, dice: “Al escribir lo que he aprendido, puedo recordar mejor los conceptos cuando los necesito”. Su compañera de clase, Mariaterasa Santoro, agrega: “Puedo recurrir a mi diario para recordar algún concepto espiritual específico o alguna revelación personal”.

Las preguntas de los cursos

Las preguntas que se formulan al principio del curso proporcionan algunos temas para que los alumnos mediten y estudien a lo largo de este. Al finalizar, entregan al maestro sus respuestas personales e inspiradas por el Espíritu.

Ilaria Bellomo, una alumna del sur de Italia, explica: “Las preguntas me hicieron reflexionar sobre mi vida y sobre el hecho de que lo que estudio para Instituto me ayuda a conocer mejor a Jesucristo”.

Jinseop Jeong, un alumno de Instituto de Corea del Sur, dice: “Las preguntas me han ayudado a pensar y repasar con detenimiento lo que he aprendido. Fueron momentos importantes para repasar, meditar y asimilar lo que aprendí”.

El progreso espiritual de los alumnos se evidencia en sus respuestas. La hermana Seonsim Kang, una maestra de Instituto de estaca de Corea del Sur, dice: “Fue una gran experiencia para mí leer los testimonios y pensamientos de los alumnos y aprender de ellos”.

learning project

Los proyectos de aprendizaje personal

Muchos alumnos de Instituto escogen —con espíritu de oración— realizar un proyecto significativo. Los alumnos de todo el mundo han creado obras de arte, música, videos y publicaciones para las redes sociales relacionados con el Evangelio y acorde a sus aficiones. Dichos proyectos los instan a actuar de conformidad con lo que han aprendido en clase. Por ejemplo, un alumno decidió pintar un retrato del Salvador durante el curso “Jesucristo y el Evangelio sempiterno”.

Otro, que asistía al curso “La familia eterna”, planificó un proyecto relacionado con la historia familiar y el templo y dijo que este “culminó con un viaje al templo con mi abuela y los integrantes más cercanos de mi familia, en el que realizamos juntos más de cuarenta sellamientos en el templo que se habían preparado a lo largo del semestre. Aquello ha unido más a nuestra familia”.

Tal como lo señala Cenia Avila Organis, una alumna de Instituto de Bicolandia, Filipinas, trabajar en un proyecto de aprendizaje personal “brinda flexibilidad” al dar a los alumnos la libertad de aprender la palabra de Dios y sentir el Espíritu valiéndose de sus propios talentos.

Resultados elevados

El uso de esos métodos de aprendizaje puede mejorar tu estudio del Evangelio y aumentar tu testimonio. Al profundizar más tu estudio del Evangelio por medio de los cursos de Instituto, podrás comprender mejor cómo poner en práctica la palabra de Dios en tu propia vida y cómo bendecir la vida de otras personas.

Mostrar las referencias

Notas

  1. 1.

    M. Russell Ballard, “La generación más grandiosa de jóvenes adultos”, Liahona, mayo de 2015, pág. 67.

  2. 2.

    “Enseñar con poder” lds.org/si/objective/elevate-learning/teaching-with-power.

  3. 3.

    Richard G. Scott, “Cómo adquirir conocimiento y la entereza de utilizarlo con sabiduría”, Liahona, agosto de 2002, págs. 12, 14.