Estas 7 preguntas pueden salvar tu matrimonio (aun antes de que este comience)

Por Faith Sutherlin Blackhurst

Imprimir Compartir
    pareja bailando

    “Estamos enamorados, ¡así que debemos ser compatibles!” Tal vez no escuches a muchas personas decir eso en voz alta, pero muchos lo piensan, aunque sea inconscientemente.

    Cuando tienes una relación que podría conducir al matrimonio, es fácil suponer (¡o esperar ciegamente!) que tus normas y metas encajen a la perfección con las de la otra persona para crear una familia feliz. Sin embargo, a veces no es tan simple. Te beneficiarías con una buena sesión de preguntas y respuestas en la que tú, tu novio o novia, o tu cónyuge recién casado hablen de lo que en verdad desean y de la visión que tienen para su futura familia.

    Para los futuros (o recién casados) esposo y esposa: Responde las siguientes preguntas con tu pareja para descubrir si están de acuerdo, y analicen cómo pueden ser más unidos en sus metas.

    Si en este momento no tienes una relación lo suficientemente seria como para hacer esto juntos, no te preocupes; ¡aun así las preguntas se aplican a ti! Al desarrollar tu propia visión ahora, reconocerás más rápidamente si tus planes se alinean con los de un cónyuge potencial.

    Considera y analiza las siguientes preguntas:

    1. ¿Cuál es nuestra visión general de la vida familiar y de nuestra familia eterna? ¿Qué es lo más importante para cada uno de nosotros?

    2. ¿Qué metas podríamos ponernos que nos ayuden a lograr esta visión?

    3. ¿Hay conflictos entre las dos visiones que tenemos de la vida familiar? ¿Por qué existen? ¿Alguno de nosotros está dispuesto a ceder?

    4. ¿Cómo nos apoyaremos mutuamente en nuestra vida académica, profesional y familiar?

    5. ¿Cómo compartiremos y/o dividiremos las labores domésticas?

    6. ¿Qué estamos dispuestos a sacrificar por nuestras familias?

    7. ¿Cómo podemos desempeñar funciones diferentes en la familia, pero aun así ser iguales como compañeros?

    Tu visión no tiene que concordar perfectamente con la de tu pareja, pero dedica tiempo a hablar de las diferencias que notes. Al trabajar en pos de una visión compartida, pueden llegar a ser más unidos en su relación.