La enseñanza en el hogar: Una responsabilidad sagrada y gozosa

Primer Consejero de la Presidencia General de la Escuela Dominical

Escuchar Descargar Imprimir Compartir

Suplico la ayuda del cielo en nuestro esfuerzo por enseñar como Cristo en nuestro hogar.

Mi querida esposa, Julie, y yo hemos criado seis hijos preciosos, y hace poco nos hemos quedado con “el nido vacío”. Cuánto echo de menos tener a los hijos en casa todo el tiempo; extraño aprender de ellos y enseñarles.

Hoy dirijo mis palabras a todos los padres y a todos los que desean serlo. Muchos de ustedes están criando a sus hijos en la actualidad; otros lo harán en breve. Aun así, para otros el ser padres tal vez sea una bendición futura. Ruego que reconozcamos la sagrada y gozosa responsabilidad que es enseñar a un niño1.

Como padres, damos a conocer al Padre Celestial y a Su Hijo, Jesucristo, a nuestros hijos. Les ayudamos a decir su primera oración. Les brindamos guía y apoyo al entrar en el camino de los convenios2 a través del bautismo. Les enseñamos a obedecer los mandamientos de Dios. Les instruimos acerca del plan que Él tiene para Sus hijos y les ayudamos a reconocer los susurros del Espíritu Santo. Les contamos relatos de profetas antiguos y les animamos a seguir a los profetas vivientes. Oramos por sus triunfos y nos compadecemos de ellos durante sus pruebas. Testificamos a nuestros hijos de las bendiciones del templo y nos esforzamos por prepararlos bien para servir en misiones de tiempo completo. Les brindamos consejos amorosos cuando ellos mismos se convierten en padres, pero aun entonces jamás dejamos de ser sus padres ni sus maestros. Nunca se nos releva de esos llamamientos eternos.

Reflexionemos ahora en algunas de las maravillosas oportunidades que tenemos de enseñar a nuestros hijos en el hogar.

La enseñanza en la noche de hogar

Empecemos por la noche de hogar, que era una prioridad importantísima en el hogar fiel en el que me crie. No recuerdo lecciones específicas de la noche de hogar, pero sí recuerdo que nunca pasó una semana sin tenerla3. Yo sabía lo que era importante para mis padres4.

Recuerdo una de mis actividades favoritas de la noche de hogar: Papá invitaba a uno de sus hijos a pasar “La prueba”. Le daba al hijo una serie de instrucciones como: “Primero ve a la cocina y abre y cierra la nevera. Luego corre hasta mi cuarto y agarra un par de calcetines de mi armario. Entonces vuelve aquí, salta tres veces y di: ‘¡Lo hice, papá!’”.

Me encantaba cuando me tocaba a mí. Quería cumplir cada paso correctamente y apreciaba el momento cuando podía decir: “¡Lo hice, papá!”. Esa actividad me ayudó a desarrollar mi confianza y facilitó que un joven inquieto prestara atención cuando mamá o papá enseñaban un principio del Evangelio.

El presidente Gordon B. Hinckley aconsejó: “Si tienen alguna duda en cuanto a las virtudes de la noche de hogar, pónganla a prueba. Reúnan a sus hijos a su alrededor, enséñenles, compartan su testimonio con ellos, lean las Escrituras juntos y pasen un buen rato juntos”5.

Siempre va a haber oposición para que no hagamos la noche de hogar6. A pesar de ello, les invito a buscar una manera de sortear los obstáculos y hacer de la noche de hogar una prioridad donde la diversión sea un ingrediente clave.

La enseñanza mediante la oración familiar

La oración familiar es otra oportunidad primordial de enseñar.

Me encanta la manera en que el padre del presidente N. Eldon Tanner le enseñó durante la oración familiar. El presidente Tanner dijo lo siguiente:

“Recuerdo que una noche estábamos arrodillados en la oración familiar y mi padre le dijo al Señor: ‘Eldon hizo algo que no debería haber hecho; lo lamenta y, si le perdonas, no lo hará más’.

“Eso me ayudó a tener la determinación de no volver a hacerlo, mucho más de lo que habría logrado con un buen azote”7.

De pequeño a veces me irritaba lo que yo consideraba que era una cantidad excesiva de oraciones familiares, y pensaba para mí: “¿Pero no oramos hace unos minutos?”. Ahora que soy padre sé que una familia nunca ora demasiadas veces8.

Siempre me ha impresionado la manera en que el Padre Celestial presenta a Jesucristo como Su Hijo Amado9. Me encanta orar por mis hijos llamándolos por su nombre mientras oyen cómo le expreso al Padre Celestial lo preciados que son para mí. Parece que no hay una manera mejor de transmitir amor a nuestros hijos que cuando oramos con ellos o les damos una bendición. Se imparten lecciones poderosas y perdurables cuando las familias se unen en humilde oración.

La enseñanza a demanda

La enseñanza que brindamos los padres se parece a un médico que está de guardia. Siempre debemos estar listos para enseñar a los hijos porque nunca sabemos cuándo se presentará la ocasión.

Jesús enseñando a la mujer samaritana junto al pozo

Somos como el Salvador, cuyas enseñanzas a menudo “no ocurrieron en una sinagoga, sino en situaciones cotidianas e informales: mientras comía con Sus discípulos, sacaba agua de un pozo o pasaba cerca de una higuera”10.

Hace unos años, mi madre compartió que las dos mejores conversaciones que tuvo con mi hermano Matt sobre el Evangelio ocurrieron mientras ella doblaba la ropa lavada y cuando iban de camino al dentista. Una de las muchas cosas que admiraba de mi madre era su disposición para enseñar a sus hijos.

Su enseñanza jamás cesaba. Mientras servía como obispo, mi madre, que por entonces tenía 78 años, me dijo que yo necesitaba un corte de pelo. Ella sabía que yo debía ser un ejemplo y no dudaba en decírmelo. ¡Te quiero, mamá!

Por ser padre, tengo la motivación de estudiar las Escrituras personalmente y de meditar en ellas para ser capaz de reaccionar cuando se me presente una oportunidad de enseñar a mis hijos o nietos11. “Algunas de las mejores oportunidades para enseñar comienzan con una pregunta o una inquietud en el corazón de un integrante de la [familia]”12. ¿Prestamos atención durante esos momentos?13

Me encanta la invitación del apóstol Pablo: “Estad siempre preparados para responder con mansedumbre y reverencia a cada uno que os demande razón de la esperanza que hay en vosotros”14.

Siendo un adolescente, a mi padre y a mí nos encantaba retarnos para ver quién agarraba con más fuerza. Apretábamos la mano del contrario tan fuerte como nos era posible para que el otro hiciera muecas de dolor. Ahora no parece muy divertido pero, de algún modo, lo era entonces. Después de una de aquellas batallas, papá me miró a los ojos y me dijo: “Hijo, tienes manos fuertes. Espero que siempre tengan fuerza para nunca tocar a una jovencita de manera inapropiada”; y entonces me invitó a seguir siendo moralmente limpio y a ayudar a otras personas a hacer lo mismo.

El élder Douglas L. Callister compartió lo siguiente sobre su padre: “Mientras regresaba a casa del trabajo, mi padre dijo de manera espontánea: ‘Hoy pagué el diezmo. Escribí “gracias” en el cheque. Estoy muy agradecido al Señor por bendecir a nuestra familia’”.

Entonces el élder Callister rindió tributo a su padre y maestro: “Enseñó tanto actos como actitudes de obediencia”15.

Me parece sabio que de vez en cuando nos preguntemos: “¿Qué les enseño, o qué les estoy enseñando, a mis hijos a través de mis actos y actitudes de obediencia?”.

La enseñanza del estudio de las Escrituras en familia

El estudio de las Escrituras en familia es el momento idóneo para enseñar doctrina en el hogar.

El presidente Russell M. Nelson dijo: “Los padres no solo han de aferrarse a la palabra del Señor, sino que tienen el mandato divino de enseñarla a sus hijos”16.

Durante la crianza de nuestros hijos, Julie y yo procuramos ser coherentes y creativos. Un año decidimos leer el Libro de Mormón como familia en español. ¿Fue esa la razón por la que el Señor llamó a cada uno de nuestros hijos que fueron misioneros a servir en una misión de tiempo completo en español? Es posible.

Me emocioné profundamente cuando el hermano Brian K. Ashton compartió conmigo que él y su padre leyeron juntos cada página del Libro de Mormón durante su último año de secundaria. El hermano Ashton ama las Escrituras; las tiene escritas en la mente y en el corazón. Su padre plantó esa semilla cuando el hermano Ashton era un adolescente, una semilla17 que ha crecido hasta convertirse en un árbol arraigado profundamente en la verdad. El hermano Ashton ha hecho eso mismo con sus hijos mayores18. Su hijo de ocho años le preguntó hace poco: “Papá, ¿cuándo me toca leer el Libro de Mormón contigo?”.

La enseñanza mediante el ejemplo

Por último, el ejemplo es la enseñanza que más influencia tiene como padres. Se nos aconseja ser “ejemplo de los creyentes en palabra, en conducta, en amor, en espíritu, en fe y en pureza”19.

Durante un viaje reciente, Julie y yo fuimos a la iglesia y vimos ese versículo en acción. Un joven que salía a la misión habló en la reunión sacramental.

El joven dijo: “Ustedes creen que mi padre es un hombre muy bueno en la capilla, pero…”. Hizo una pausa y me pregunté nervioso qué iba a decir a continuación. Entonces añadió: “Es un hombre mucho mejor en casa”.

Familia Stewart

Después le di las gracias al joven por el inspirado tributo que le había rendido a su padre y luego descubrí que su padre era el obispo del barrio. Aun cuando este obispo servía fielmente al barrio, su hijo consideraba que era en casa donde daba lo mejor de sí mismo20.

El élder D. Todd Christofferson nos aconseja: “Tenemos muchas oportunidades para enseñar… a la nueva generación y debemos dedicar nuestras mejores ideas y esfuerzo a sacarles el máximo partido. Sobre todo, debemos continuar alentando y ayudando a los padres a ser, como maestros, mejores y más constantes… en especial mediante el ejemplo”21.

Así es como enseña el Salvador22.

El año pasado, estando de vacaciones con nuestros hijos menores, Julie sugirió que hiciésemos bautismos vicarios en los templos de St. George y San Diego. Yo murmuré para mí: “Ya vamos al templo cuando estamos en casa, pero ahora estamos de vacaciones. ¿Por qué no hacer algo más típico de vacaciones?”. Después de los bautismos, Julie quería tomar unas fotos en los exteriores del templo, y yo volví a murmurar en silencio. Seguro que adivinan lo que sucedió entonces: tomamos las fotos.

Los Durrant en el Templo de San Diego, California. Los Durrant en el Templo de St. George, Utah

Julie quiere que nuestros hijos tengan recuerdos de cómo ayudamos a nuestros antepasados; yo también. No fue necesario impartir una lección formal sobre la importancia de los templos. La estábamos viviendo gracias a una madre que ama el templo y quiere que sus hijos compartan ese amor.

Los hijos reciben bendiciones eternas cuando los padres se aprecian mutuamente y brindan ejemplos de rectitud.

Conclusión

Ruego que todos ustedes que se esfuerzan por dar lo mejor de sí mismos para enseñar en el hogar hallen paz y gozo en ello. Si creen que aún pueden mejorar o que necesitan prepararse más, por favor, respondan con humildad a las impresiones del Espíritu y comprométanse a actuar23.

El élder L. Tom Perry dijo: “La salud de cualquier sociedad, la felicidad, la prosperidad y la paz de su gente, todas tienen su raíz en la enseñanza de los hijos en el hogar”24.

Sí, mi hogar ahora es un “nido vacío”, pero yo sigo de guardia, listo y dispuesto a encontrar oportunidades adicionales y preciadas de enseñar a mis hijos ya adultos, a sus hijos y algún día, espero, a los hijos de estos.

Suplico la ayuda del cielo en nuestro esfuerzo por enseñar como Cristo en nuestro hogar. En el nombre de Jesucristo. Amén.

Mostrar las referencias