Solo para versión digital

5 virtudes pioneras que pueden salvar nuestro hogar hoy en día

Por Valerie Durrant

La autora vive en California, EE. UU.

Imprimir Compartir

    Los desafíos que afrontamos hoy en día tal vez sean diferentes, pero necesitamos la misma fortaleza que los pioneros de antaño.

    pioneers

    ¿Alguna vez te has preguntado si tu fe es tan grande como la de los pioneros? Aunque a los santos de la actualidad no se nos pida que caminemos 32 kilómetros al día por meses y meses, abandonemos todas nuestras posesiones ni afrontemos fuertes persecuciones, sí debemos tomar decisiones impopulares, protegernos de situaciones espiritualmente mortales y decir que no al flujo interminable de entretenimiento inapropiado que puede distraernos de las cosas más importantes.

    Cuando escogemos seguir a Cristo, debemos apelar a las mismas virtudes que les dieron a nuestros antepasados pioneros su milagrosa fortaleza.

    A continuación hay cinco de estas virtudes que pueden fortalecernos cada día:

    1. Fe. La fortaleza de los pioneros en realidad se hallaba a nivel personal. Cada uno de ellos sabía de forma personal que era un hijo de Dios. Tú también puedes desarrollar tu fe en Cristo a fin de que tu testimonio permanezca firme sin importar las tormentas que se desaten.

    2. Valor. Tal vez parezca absurdo comparar tu valor con el de ellos. Los pioneros afrontaron verdaderos peligros físicos cada día, pero nosotros debemos utilizar ese mismo valor en nuestro interior para compartir el Evangelio con los demás y vivir de manera diferente al mundo. Recordar el valor de los pioneros puede ayudarnos a superar nuestros desafíos.

    3. Determinación. Cuando ocurrían tragedias, hubiera sido fácil para los pioneros cuestionar si su situación era justa, pero su determinación los ayudó a seguir adelante, confiando en que todo estaría bien. En la actualidad, podemos tener esa misma convicción y darnos cuenta de que no importa lo que el mundo nos diga, “… todas las cosas han sido hechas según la sabiduría de aquel que todo lo sabe” (2 Nefi 2:24).

    4. Sacrificio. La gran visión de los pioneros en cuanto a la obra que estaban realizando les ayudó a hacer los sacrificios necesarios para avanzar. Nosotros podemos confiar en la misma visión que ayudó a los pioneros a seguir adelante —edificando la Iglesia de Dios— cuando tenemos que sacrificar cosas hoy en día.

    5. Unidad. El viajar en caravanas de carromatos significaba que todos se cuidaban mutuamente durante el viaje a Sion. Al trabajar para edificar Sion hoy en nuestros barrios, estacas, ramas, hogares y comunidades, nosotros también debemos tratar de elevar e incluir a aquellos que nos rodean.