Los documentos de José Smith: Los libros manuscritos de revelación


Marlin K. Jensen
Los libros manuscritos de revelación contienen muchos de los originales de las revelaciones que recibió José Smith y contribuyen a una mejor comprensión del proceso de revelación.

En la década de 1970, los eruditos Santos de los Últimos Días empezaron a darse cuenta de los beneficios de recopilar los documentos relacionados con la vida y las obras del profeta José Smith y de ponerlos a disposición del público. El proyecto en desarrollo de “Los documentos de José Smith” es la culminación de una labor que ha llevado décadas. Los expertos envueltos en él tienen la intención de recopilar todos los apuntes, diarios personales, correspondencia, discursos, revelaciones, historias escritas, noticias y papeles legales, en fin, todo lo escrito que José Smith mismo haya originado o indicado que se escribiera.

Cuando se termine la obra, Los documentos de José Smith constarán de unos treinta tomos que contendrán más de dos mil documentos. Estos tomos se dividirán en seis series basadas en los temas que expongan: documentos, historia, diarios, documentos administrativos, asuntos legales y de negocios, y revelaciones y traducciones. Al proporcionar transcripciones (versiones mecanografiadas) de todos los documentos originales, Los documentos de José Smith pondrán textos legibles al alcance de los estudiosos y de otras personas interesadas, lo que al mismo tiempo reducirá la necesidad de palpar con las manos documentos históricos frágiles e incluso dañarlos. Cada una de las transcripciones pasa por un proceso de tres etapas que concuerda con las normas de investigación histórica que tienen por objeto asegurar que los textos se hayan transcrito con exactitud.

El estudio de esas fuentes históricas, particularmente de los primeros escritos, proporciona a los estudiosos de José Smith una comprensión más profunda de la vida del Profeta y del desarrollo de la Iglesia restaurada. Los documentos de José Smith también facilitarán la investigación histórica detallada. Los documentos que han estado en diversos lugares —incluso en colecciones de la Iglesia, universidades, sociedades históricas y en propiedad privada—, se publicarán y estarán disponibles en muchos sitios y finalmente en el Internet. Puesto que este vasto proyecto ofrecerá una profunda reserva de fuentes originales, inclusive muchas que los eruditos no podrían localizar de otra manera, Los documentos de José Smith elevarán las normas y la exactitud de estudios futuros que se relacionen con él y con la historia de la Iglesia en los primeros tiempos.

Las revelaciones y la serie de traducciones

En los tomos de la serie titulada “Revelaciones y traducciones” se reproducirán los primeros manuscritos de las revelaciones y traducciones de José Smith, junto con las ediciones oficiales de esos documentos tal como se publicaron en vida de él. Dichas publicaciones son la primera edición del Libro de Mormón (1830); la primera publicación de una colección de las revelaciones del Profeta, llamada “Un Libro de Mandamientos” (1833); y la primera edición de Doctrina y Convenios (1835).

Después de organizar la Iglesia en 1830, una de las prioridades del Profeta fue el registro y la preservación de sus revelaciones. Aun cuando el registro más minucioso no empezó hasta 1832, en el verano de 1830 José Smith y John Whitmer comenzaron a recopilar las revelaciones que el Profeta había recibido hasta entonces. Ya para marzo de 1831, John Whitmer empezó a copiar esa primera colección de revelaciones manuscritas en lo que tituló “Libro de Mandamientos y Revelaciones”. Este libro manuscrito, que los editores de los Documentos han designado como “Libro 1 de Revelaciones”, contiene artículos que se copiaron desde aproximadamente marzo de 1831 hasta mediados de 1835.

Después de ser comisionados en una conferencia de la Iglesia que tuvo lugar en Ohio, en noviembre de 1831, para publicar las revelaciones recopiladas, John Whitmer y Oliver Cowdery llevaron el “Libro de Mandamientos y Revelaciones” hasta Misuri donde, junto con W. W. Phelps, se dispusieron a publicar “Un Libro de Mandamientos” (véase D. y C. 67). A principios de 1832, con el primer libro de revelaciones manuscritas en Misuri, José y sus escribientes consiguieron otro libro en el cual copiar revelaciones. Conocido al principio con el nombre de “Libro de Revelaciones de Kirtland”, los editores de los Documentos han denominado este segundo libro como “Libro 2 de Revelaciones”. El original se escribió entre fines de febrero o principios de marzo de 1832 y fines de 1834. El primer tomo de la serie Revelaciones y Traducciones contiene estos dos libros de revelaciones manuscritas.

Por medio de un estudio minucioso, los eruditos del proyecto “Los documentos de José Smith” han determinado que el “Libro de Mandamientos y Revelaciones” fue la fuente principal para la publicación en 1833 de “Un Libro de Mandamientos”, y que tanto el “Libro de Mandamientos y Revelaciones” como el “Libro de Revelaciones de Kirtland” formaron la base para la primera edición de Doctrina y Convenios, publicada en 1835. Después de esa publicación, los manuscritos no se usaron más, sino que se guardaron en un lugar seguro con otros registros de la Iglesia. Las revelaciones posteriores se registraron en los diarios personales de José Smith y en libros de registro, así como en documentos de obispos, apóstoles y otros seguidores.

Después de esa publicación de Doctrina y Convenios en 1835, en general estos dos libros manuscritos se olvidaron porque se disponía de los tomos publicados. Sin embargo, en años recientes, los expertos han demostrado gran interés en examinar los primeros manuscritos de las revelaciones de José Smith. El Libro 2 de Revelaciones no había estado fácilmente accesible hasta 2002, cuando la Iglesia publicó imágenes de los manuscritos originales como parte de las Colecciones seleccionadas de los archivos, en DVD 1 . Además, hace sólo pocos años que los estudiosos empezaron a darse cuenta del valor del Libro 1 de Revelaciones, que estaba en posesión de la Primera Presidencia.

El Libro 1 de Revelaciones contiene los primeros manuscritos que se conocen de muchas revelaciones y, en algunos casos, las únicas copias que se han conservado de aquellos primeros manuscritos. De él se tomaron las revelaciones publicadas en el primer número del periódico de la Iglesia, The Evening and the Morning Star. Cuatro hojas que se habían sacado del libro, no se sabe cuándo, están actualmente en Independence, Misuri, en la biblioteca y archivos de la Comunidad de Cristo, que los tiene en su posesión, y se reproducen con permiso en Los documentos de José Smith.

El Libro 1 de Revelaciones es una colección casi completa de las primeras que se recibieron y contiene sesenta y cuatro de las sesenta y cinco partes que se publicaron en 1833 en “Un Libro de Mandamientos” 2 , así como noventa y cinco de las ciento tres secciones publicadas en Doctrina y Convenios en 1835. Hay únicamente diez partes del libro manuscrito que no aparecen en “Un Libro de Mandamientos” ni en Doctrina y Convenios de 1835.

La preparación de los Libros manuscritos de Revelaciones para su publicación en el tiempo de José Smith

Una de las responsabilidades de José Smith al revisar los manuscritos antes de su publicación era “corregir los errores o las faltas que podamos descubrir por medio del Santo Espíritu” 3 . Por experiencia, él sabía que en el proceso de escribir revelaciones, copiarlas manualmente en libros y pasarlas después por varias manos a fin de prepararlas para su publicación se cometerían errores involuntarios. A veces, los cambios eran necesarios para aclarar la redacción. De tiempo en tiempo, las revelaciones posteriores tomaban el lugar de otras recibidas anteriormente o las ponían al día, lo que hacía necesario editar los documentos y corregir las versiones anteriores. A lo largo de los años, se hicieron también diversos cambios, la mayoría de los cuales, como el de dividir el texto en versículos o aclarar el significado, no implicaron mayores correcciones.

Aparentemente, José consideraba que las revelaciones manuscritas eran sus mejores esfuerzos por captar la voz del Señor cuando condescendía en comunicarse en lo que él llamaba el “lenguaje retorcido, entrecortado, incoherente e imperfecto” del hombre 4 . La revelación del prefacio para las revelaciones publicadas parece expresar también el mismo principio: “He aquí, soy Dios, y lo he declarado; estos mandamientos son míos, y se dieron a mis siervos en su debilidad, según su manera de hablar…” (D. y C. 1:24).

José y sus compañeros fueron designados por iniciativas de las conferencias de la Iglesia para preparar las revelaciones para su publicación con la corrección de los textos. Análisis recientes de ambos libros manuscritos de revelación indican cómo y cuándo se hicieron muchos de los cambios. Por ejemplo, algunos se hicieron antes de publicar selecciones de los libros en Misuri, mientras que otros tuvieron lugar en Ohio antes de que se publicara Doctrina y Convenios en 1835.

Un ejemplo común son los efectuados por Sidney Rigdon, que cambió el lenguaje bíblico de las revelaciones a uno más familiar y moderno. Muchos de esos cambios se corrigieron más tarde para ponerlos como estaban originalmente. Él también corrigió la gramática y cambió parte de la redacción para aclarar y modificar las expresiones y el significado.

En raros casos, se hicieron cambios más substanciales al poner al día las revelaciones para publicar Doctrina y Convenios en 1835. Por ejemplo, la sección 20 se había recibido en 1830, antes de revelar a José Smith gran parte de la estructura para el liderazgo de la Iglesia tal como la conocemos hoy. Ya en 1835 José había organizado muchos oficios y quórumes por revelación; a fin de incluir ese nuevo orden eclesiástico que se había revelado, se incorporaron varios cambios al texto de la sección 20 y se agregaron partes. Por ejemplo, los versículos 65–67 que tenemos ahora, sobre la ordenación de los hermanos a oficios del sacerdocio, se habían revelado después de la publicación hecha en 1833 y se agregaron posteriormente a la publicación de 1835.

Antes de publicar “Un Libro de Mandamientos” en 1833, José Smith revisó muchos de los cambios editoriales que hicieron sus compañeros e hizo pequeñas modificaciones de su puño y letra. Y antes de publicarse Doctrina y Convenios en 1835, hizo cambios adicionales, incluso el de agregar los apellidos de las personas que en las revelaciones se mencionan por su nombre de pila.

Entre 1834 y 1835, en Kirtland, Ohio, se utilizó el Libro 2 de Revelaciones para preparar la edición de 1835 de Doctrina y Convenios, y con excepción de ocho partes, todas las demás del libro manuscrito se publicaron en esa edición. Por el contrario, en “Un Libro de Mandamientos” de 1833, se publicaron sólo tres de las revelaciones del libro manuscrito; dos de éstas aparecieron por primera vez en la edición de Doctrina y Convenios publicada en 1844.

Los cambios editoriales posteriores hasta la edición de 1981 de Doctrina y Convenios se relacionaban con alguno que otro cambio de vocablos, pero los más importantes tuvieron lugar bajo la dirección del profeta José en la edición de 1835.

Nueva información

Al examinar esos libros manuscritos, los editores de los Documentos han descubierto nueva información. Por ejemplo, los estudiosos interesados en la cronología de la vida de José Smith se han respaldado durante largo tiempo solamente en las fechas vagas del mes que aparecen en muchas de las primeras revelaciones. El Libro 1 de Revelaciones proporciona las fechas específicas de varias de éstas. Además, las breves introducciones históricas de John Whitmer a muchas de las revelaciones también brindan un marco histórico a los expertos.

Por medio de un minucioso análisis, los editores han podido reconocer la letra de la mayoría de las marcas editoriales que figuran en las páginas manuscritas. Cuando se publique la serie “Revelaciones y traducciones”, se incluirán imágenes de los documentos con la transcripción correspondiente en la página opuesta; de ese modo, los lectores podrán ver la escritura original, las marcas editoriales e incluso la textura de los documentos, sin necesidad de ser expertos en descifrar la letra. Los cambios que se hagan en los documentos originales figurarán en las transcripciones con un código a color a fin de que los lectores determinen a quién corresponde la letra de las personas que escribieron en cada página.

Otro aspecto interesante al trabajar en la serie “Revelaciones y traducciones” ha sido el descubrimiento de una revelación inédita acerca de asegurarse de obtener en Canadá los derechos reservados para la publicación del Libro de Mormón. Después de apartarse de la Iglesia, David Whitmer comentó que la revelación prometía éxito en la venta de los derechos reservados, pero al regresar los hombres encargados de esa responsabilidad, José Smith y otras personas quedaron desanimados por lo que parecía haber sido un fracaso. Durante muchos años, los historiadores han confiado en las palabras de David Whitmer, Hiram Page y William McLellin, pero no contaban con el texto original de la revelación. El “Libro 1 de Revelaciones” lo proporcionará.

Aun cuando todavía no sabemos todo al respecto, particularmente la percepción que tenía José Smith de la situación, sabemos en cambio que eso no justifica que a la comunicación divina se le llame “revelación fracasada”. La instrucción del Señor claramente basa el éxito de la venta de los derechos en la dignidad de las personas que tratan de hacer la venta, así como en la receptividad espiritual de los posibles compradores 5 .

La nueva comprensión del Profeta

Las revisiones y correcciones de los textos de revelación en los primeros años de la Iglesia confirman el proceso de la revelación continua que recibía José Smith. Los manuscritos indican la forma en que se afanaban los que le ayudaban por cerciorarse de transcribir e imprimir con exactitud las ideas y doctrinas que José recibía, un proceso que en la publicación de cualquier obra corre el peligro de introducir errores. En algunos casos, cuando una revelación nueva cambiaba o ponía al día otra que se había recibido previamente, el Profeta corregía la revelación primeramente escrita para que reflejara la nueva explicación. De ese modo, a medida que su conocimiento de doctrina se aclaraba y expandía, lo mismo sucedía con las revelaciones registradas que se caracterizaban por la naturaleza cambiante de su comprensión de los temas sagrados. El Profeta no creía que, una vez registradas, las revelaciones no pudieran cambiarse por otras que recibiera después.

La preservación y publicación de estos libros manuscritos de revelación proporcionan una importante fuente de recursos para los estudiosos de la historia de la Iglesia. Una vez terminado, este proyecto conducirá a un mayor entendimiento de la forma en que se organizaron y publicaron nuestras revelaciones impresas, así como a mayor percepción de la voluntad y las intenciones de José Smith. El estudio de estos libros de revelaciones aumentará no sólo nuestro conocimiento sino también nuestro testimonio con el reconocimiento del plan de revelación continua del Señor que proporciona lo que haga falta para las necesidades constantemente cambiantes de la Iglesia en crecimiento.

El autor agradece a Robin S. Jensen, del proyecto “Los documentos de José Smith”, y a Joshua J. Perkey, de las revistas de la Iglesia, su colaboración en la preparación de este artículo.

José Smith recibiendo revelación, por Daniel Lewis.

Fotografías de los libros manuscritos, cortesía del proyecto “Los documentos de José Smith”; fotografía DE “UN LIBRO de mandamientos” por Eldon K. Linschoten; José Smith, por Dan Weggeland, cortesía del Museo de Historia de la Iglesia

El estudio de esas fuentes históricas proporciona a los estudiosos de José Smith una comprensión más profunda de la vida del Profeta y del desarrollo de la Iglesia restaurada.

Después de organizar la Iglesia en 1830, una de las prioridades del Profeta fue el registro y la preservación de sus revelaciones.

Abajo: Libro 1 de Revelaciones. Arriba, derecha: Libro 2 de Revelaciones. Abajo, derecha: Primera edición de “Un Libro de Mandamientos”.

Aparentemente, José consideraba que las revelaciones manuscritas eran sus mejores esfuerzos por captar la voz del Señor.

Grabados de José Smith por Dan Weggeland, cortesía del Museo de Historia de la Iglesia.

John Whitmer

José Smith

Sidney Rigdon

William W. Phelps

Mostrar las referencias

    Notas

  1.   1.

    Richard E. Turley, hijo, ed., Selected Collections from the Archives of The Church of Jesus Christ of Latter-day Saints (DVD), 2002.

  2.   2.

    La única revelación publicada en “Un Libro de Mandamientos” pero que no aparece en el Libro 1 de Revelación es la de mayo de 1829–B, en “Un Libro de Mandamientos” 11 (véase D. y C. 12).

  3.   3.

    Libro 2 de minutas (llamado también “Registro de Far West), 8 de noviembre de 1831.

  4.   4.

    Carta de José Smith a William W. Phelps, 27 de noviembre de 1832, en Personal Writings of Joseph Smith, comp. , Dean C. Jessee, rev. y ed. 2002, pág. 287.

  5.   5.

    Véase Libro 1 de Revelaciones, págs. 30–31.