Llegar a conocer a Lorenzo Snow


A continuación figuran algunos datos que tal vez desconozcan acerca del quinto Presidente de la Iglesia.

Llegar a conocer a Lorenzo Snow

El manual de la Sociedad de Socorro y del Sacerdocio de Melquisedec para este año se centra en la vida y en las enseñanzas del presidente Lorenzo Snow (1814–1901); pero el solo hecho de que los del grupo de tu edad tal vez no lo utilicen, no significa que no puedes aprender algunas cosas acerca de él. El presidente Snow llevó una vida sorprendente, llena de padecimientos y de triunfos.

Un campeón del Evangelio

Lorenzo Snow oyó por primera vez acerca de la Iglesia cuando aún era joven. Al principio no tuvo ningún deseo de bautizarse, a pesar de que su hermana Eliza (la misma Eliza R. Snow que compuso muchos himnos Santos de los Últimos Días y que sirvió como segunda Presidenta General de la Sociedad de Socorro) había abrazado el Evangelio con fervor. Sin embargo, a Lorenzo, la doctrina de la Iglesia le pareció sumamente interesante. Cuando empezó a asistir a la universidad en Oberlin, Ohio, solía compartir las creencias de la Iglesia con los estudiantes que recibían capacitación para llegar a ser ministros protestantes. A pesar de que aún no se había comprometido a bautizarse, presentaba tan bien el Evangelio que muchos de los estudiantes de Oberlin reconocieron la posible veracidad de la Iglesia restaurada.

No es de extrañar que Lorenzo, que fue un poderoso misionero antes de aceptar el Evangelio, llegara a ser aún más dedicado a la obra después de que fue bautizado. Durante sus primeros años como miembro de la Iglesia, fue llamado a prestar servicio en varias misiones de tiempo completo. Primeramente sirvió en Ohio, después en Misuri, Kentucky e Illinois, EE. UU. Posteriormente fue enviado a Gran Bretaña para ayudar con la organización de la Iglesia en Inglaterra. Durante su estadía allí, obsequió ejemplares del Libro de Mormón a la Reina Victoria y al Príncipe Alberto. Más tarde sirvió en misiones en Italia, Suiza, y en lo que un día se llegaría a conocer como las islas hawaianas.

Un milagro en el mar

Cuando el élder Snow salió de Inglaterra para regresar a Nauvoo, Illinois, llevó consigo a un grupo numeroso de miembros recién bautizados; todos ellos reservaron pasaje en el barco Swanton y se prepararon para el largo trayecto hacia Estados Unidos.

A pesar de que el capitán del Swanton no era malo con los Santos de los Últimos Días que iban en el barco, tampoco era muy amigable. Por lo general se distanciaba de ellos; pero, después de unas dos semanas en el mar, ocurrió algo: el camarero del capitán se accidentó gravemente y nadie esperaba que sobreviviera la noche.

Una de las fieles hermanas que había estado atendiendo al marinero moribundo hizo una sugerencia; le dijo al camarero que el élder Lorenzo Snow podía darle una bendición que tal vez le salvaría la vida. El camarero, que trabajaba para mantener a su esposa y a dos hijos en Alemania, accedió con gusto.

En el medio de la noche, despertaron al élder Snow para pedirle que fuera a la habitación del hombre moribundo. Al llegar allí, se encontró con el capitán del barco; el capitán le agradeció que hubiese ido, pero expresó que la situación parecía irremediable. El élder Snow se dio cuenta de que el capitán había estado llorando.

Entró a la habitación, puso las manos sobre la cabeza del camarero y le dio una bendición del sacerdocio. Inmediatamente después de que el élder Snow terminó la bendición, el hombre se sentó y se levantó de la cama. El camarero estaba completamente sanado y, al día siguiente, volvió a ocuparse de sus tareas.

El valor de las almas

La curación del camarero cambió muchas cosas a bordo del Swanton. El capitán empezó a pasar todo el tiempo que le era posible con los santos, e incluso estudió el Evangelio y asistió a las reuniones de la Iglesia. Los demás marineros estaban igualmente impresionados. Cuando el barco llegó a su destino, la tripulación se despidió afectuosamente de los santos. Mediante el poder del sacerdocio, no sólo se salvó la vida de un hombre, sino que otros más recibieron una visión del poder y del amor de Dios. Con el tiempo, el camarero y muchos de los miembros de la tripulación se bautizaron.

En la vida del presidente Lorenzo Snow se llevaron a cabo muchos otros acontecimientos extraordinarios; de manera que, a medida que los adultos estudien Enseñanzas de los Presidentes de la Iglesia: Lorenzo Snow este año, ¿por qué no estudiarlo al mismo tiempo? Los domingos, o cuando dispongas de algún tiempo libre, podrías leer algunas de las enseñanzas del presidente Snow; eso te permitirá participar en las charlas familiares sobre el Evangelio, y al mismo tiempo llegarás a conocer a un hombre extraordinario que llegó a ser un profeta de Dios.