Mensaje de bienvenida del presidente del CCM

Presidente del CCM de Brasil

 

Estimados futuros misioneros y padres:

Cada uno de los 15 centros de capacitación misional en todo el mundo tiene un propósito en común de ayudar a los hombres y mujeres jóvenes que entren en el campo misional a estar mejor preparados en todo sentido para prestar servicio. Se les enseña a los misioneros maneras de presentar el Evangelio de Jesucristo a otras personas, mientras fortalecen su testimonio del Señor Jesucristo. Es un lugar verdaderamente maravilloso para aprender y crecer.

El Centro de Capacitación Misional de Brasil se encuentra en la ciudad de São Paulo, una zona de aproximadamente 20 millones personas. São Paulo es una ciudad progresiva y emocionante. Sin embargo, cuando los misioneros entran al CCM, sienten una sensación de paz y de propósito. Una gran cantidad de tiempo se dedica a entender mejor la doctrina de Jesucristo y las Santas Escrituras. Utilizamos Predicad Mi Evangelio, un volumen inspirado de instrucción, como la guía de enseñanza, y la capacitación diaria la imparten excelentes maestros. También disfrutará de un tiempo de actividades deportivas, proyectos de servicio y el estudio personal y de compañerismo. Contamos con un excelente comedor, un gimnasio, una zona para caminar, sala de pesas y jardines alrededor del exterior del CCM para el estudio al aire libre.

El CCM de Brasil es el más grande de los que están fuera de Estados Unidos y por lo general viven allí de 200 a 300 misioneros. La presidencia del CCM recibe un excelente apoyo de las presidencias de rama, a quienes se llama para dar apoyo a los misioneros y para presidir las actividades del domingo. También disfrutamos de devocionales semanales, charlas fogoneras a cargo de Autoridades Generales, del liderazgo en el CCM y otros líderes de la Iglesia. Una bendición adicional para los misioneros es poder asistir cada semana al Templo de São Paulo.

Los misioneros que se capacitan en el CCM de Brasil son hombres y mujeres jóvenes de Brasil y otros países de Sudamérica, Estados Unidos, Mozambique y Cabo Verde. A pesar de que tenemos a muchos países y culturas representados, los misioneros están unidos en el propósito de llevar adelante la obra del Señor para establecer Su Iglesia.

No es fácil ser misionero y serán bendecidos con las tareas que les motivarán y fortalecerán para la obra maravillosa que tienen por delante. Se les capacitará para compartir con el mundo el mensaje del Evangelio restaurado, en toda su gloria y para invitar a otras personas a aceptar la verdad.

La hermana Swensen y yo les damos la bienvenida al Centro de Capacitación Misional de Brasil y sabemos que serán bendecidos y sostenidos por el Señor al comenzar su servicio misional.

Presidente y hermana Swensen