Cómo utilizar la música en la Primaria

Bosquejo del Tiempo para compartir 2014: Las familias son eternas, (2013), 26–27


El propósito de la música en la Primaria es enseñar a los niños el evangelio de Jesucristo y ayudarlos a que aprendan a vivirlo. Las canciones de la Primaria hacen que el aprendizaje sea más ameno, ayudan a los niños a aprender y a recordar las verdades del Evangelio e invitan al Espíritu a la Primaria.A continuación figuran ejemplos de maneras en que puede enseñar las canciones que se sugieren en este bosquejo. También se pueden usar estos métodos para enseñar otras canciones de la Primaria. Para obtener ideas adicionales, consulte la sección “Cómo utilizar la música en la Primaria” de los bosquejos del tiempo para compartir anteriores.

Enero: “Mandó a Su Hijo” (CN, págs. 20–21)

Permita que los niños escuchen la canción y luego señale que se compone de preguntas y respuestas. Asigne a la mitad de los niños que cante las preguntas y a la otra mitad que cante las respuestas. Después de cantarla varias veces, pida a los niños que se intercambien la asignación. Cuando ya se sepan bien la canción, utilice una variedad de formas para dividirlos (por ejemplo, niños y niñas, maestros y niños, etc.) conforme repasan la canción.

Febrero: “El plan de Dios puedo seguir” (CN, págs. 86–87)

Diga a los niños que Dios nos ha dado a todos el don especial de la vida, a la cual también se ha dado algo muy importante. Pídales que presten atención para descubrir lo que es mientras usted canta la primera línea de la canción (un plan). Muéstreles un mapa y compare el uso de un mapa para encontrar un destino con seguir el plan de Dios para regresar con Él. Explique que esta canción nos enseña sobre el plan y nos dice que podemos regresar a vivir con el Padre Celestial. Exhiba alrededor del salón láminas o dibujos que representen las palabras importantes de la canción (tales como cielo, mundo y luz) y algunas palabras escritas (tales como don, plan, opté y procurar). Pida a los niños que los tomen y que los sostengan en alto en el orden correcto a medida que usted les canta la canción. Invítelos a cantar junto con usted conforme vean las láminas o los dibujos y palabras.

Marzo: “Asombro me da”, (Himnos, N° 118)

Divida los niños en cuatro grupos; dé al grupo 1 LOAE 116 y cánteles la primera frase de la canción. Analícenla brevemente y luego pídales que la canten varias veces con usted. Continúe con cada grupo y cada frase adicional (utilice las siguientes láminas: grupo 2, LOAE 108; grupo 3, LOAE 57; grupo 4, LOAE 56). Para cantar la primera estrofa, pida a cada grupo que se ponga de pie, que sostenga su lámina y que cante su frase. Invite a los grupos que se intercambien las láminas y luego canten de nuevo la canción. Siga haciéndolo hasta que cada grupo haya cantado cada frase. Cante el estribillo y pida a los niños que presten atención para descubrir cuántas veces usted canta la palabra “asombroso“. Repita el estribillo varias veces con ellos e invítelos a ponerse las manos sobre el corazón cada vez que canten la palabra “asombroso”.

Abril: “La familia es de Dios” (páginas 28–29 de este bosquejo)

Encuentre o dibuje ayudas visuales que representen las palabras o frases de la canción (en sharingtime.lds.org hay imágenes disponibles). Exhíbalas en la pizarra una a la vez conforme cante cada frase con los niños. Una vez que les haya enseñado una frase, cante la mayoría de las palabras y luego deténgase y permita que los niños terminen la frase. Canten toda la canción juntos varias veces. Invite a un niño a quitar una o dos de las ayudas visuales y vuelvan a cantar la canción. Hágalo hasta que puedan cantar la canción sin las ayudas visuales.

Julio: “El bautismo” (CN, págs. 54–55)

Prepare tiras de cartulina con las siguientes palabras: Quién, Cuándo y Dónde. Exhiba una lámina que muestre a Jesús siendo bautizado. Coloque la tira de cartulina que dice “Quién” junto a la lámina. Pida a los niños que presten atención mientras usted canta la primera frase de la canción a fin de que descubran a quién fue a ver Jesús. Escuche las respuestas y luego pida a los niños que canten esa frase junto con usted. Haga lo mismo con cada una de las tiras de cartulina y las frases. Canten juntos la primera estrofa completa. Dé a cada niño una tira de cartulina que contenga una de las respuestas que han encontrado (Juan, siglos hace y las aguas del Jordán). Pida a los niños que se pongan de pie cuando se cante lo que dice su tira de cartulina. Permítales intercambiar las tiras de cartulina y repita la actividad.

Agosto: “Buscaré al Señor” (CN, pág. 67)

Utilice láminas para enseñar la canción una frase a la vez (en sharingtime.lds.org hay láminas disponibles que se podrían utilizar). Exhiba todas las láminas que coincidan con la letra en la pizarra. Invite a un niño a salir del salón mientras que alguien más esconde una de las láminas. Pida al niño que regrese y “busque” la lámina, para lo cual deberá escuchar a los otros niños cantar más fuerte cuando se acerque, o más suave cuando se aleje. Hágalo tantas veces como el tiempo lo permita.

Canciones adicionales que se utilizan en este bosquejo

“¿Vivió Jesús una vez más? (CN, pág. 45)

Escriba la letra de la primera estrofa en la pizarra o en una hoja grande de papel. Cante la estrofa a los niños y analícenla brevemente. Cántenla juntos e invite a alguien que estuvo cantando bien que borre o recorte una de las palabras. Hágalo hasta que los niños se hayan aprendido la estrofa y luego repita la actividad para enseñar las otras estrofas.

“Mi Padre Celestial me ama” (CN, págs. 16–17)

Pida a los niños que lleven el ritmo con las palmas de las manos mientras usted canta la canción a fin de ayudarlos a familiarizarse con ella. Ayúdelos a pensar en acciones sencillas que coincidan con las palabras clave de la canción. Invite a los niños a hacer las acciones sin cantar mientras escuchan la música, y luego a cantar y a hacer las acciones al mismo tiempo. (En sharingtime.lds.org hay imágenes que le podrían ayudar a enseñar esta canción).

“Las familias pueden ser eternas” (CN, pág. 98)

Pida a los niños que dirijan y canten la canción junto con usted, haciendo hincapié en los patrones de melodía que se repiten, tales como “Dios me dio” y “de verdad”. Haga preguntas sencillas tales como: “¿Cuándo debemos prepararnos para ser dignos para entrar en el templo?” y pida a los niños que respondan cantando frases de la canción. Utilice accesorios sencillos e invite a los niños a representar a los integrantes de una familia y a dirigir a grupos en el canto de frases específicas.

“Allí donde hay amor” (CN, págs. 102–103)

Pregunte qué idiomas hablan los niños en su casa. Cante la primera estrofa de la canción e invite a los niños a poner atención para descubrir un idioma adicional. Indíqueles que es el idioma del corazón y que no se habla con palabras. Pídales que se pongan la mano sobre el corazón cuando lo descubran (el amor). Mientras usted canta, pídales que presten atención para encontrar las palabras que riman y las palabras que no entiendan. Pida a una niña que las escriba en la pizarra durante la primera estrofa, y a un niño que lo haga durante la segunda estrofa. Defina las palabras y cante esas frases, invitando a los niños a cantar después de usted.

“Viví en los cielos” (CN, pág. 148)

Divida los niños en cuatro grupos y asigne a cada grupo una frase de la canción. Dé a cada grupo una hoja de papel y pídales que dibujen algo que se relacione con su frase. Canten juntos las canciones haciendo uso de los dibujos como ayudas visuales.

Haga uso de la variedad: Piense en una variedad de formas para repetir las canciones. Los niños aprenden mejor las canciones cuando las escuchan y las cantan una y otra vez.

Práctica: A fin de enseñar una canción eficazmente, es necesario que usted mismo sepa la canción. Practíquela en casa de manera que cuando la enseñe a los niños usted los vea a ellos, y no a su libro.