21: Los pensamientos puros inducen a un lenguaje limpio

SACERDOCIO AARONICO Manual 1, (2002), 77–79


OBJETIVO

Que los jóvenes se den verdaderamente cuenta de la importancia de tener pensamientos puros y de usar un lenguaje edificante.

PREPARACION

  1. 1.

    Materiales necesarios:

    1. a.

      Libros canónicos para cada uno de los jóvenes.

    2. b.

      Un pequeño trozo de tela blanca o de color claro para cada uno de los jóvenes.

    3. c.

      Un paño húmedo para limpiar después de presentar la lección práctica.

    4. d.

      Un lápiz para cada joven.

  2. 2.

    Prepare un cartel con la siguiente inscripción: “Los pensamientos tiñen la mente como las anilinas tiñen la mano del tintorero”.

  3. 3.

    Prepare, en un recipiente, agua con algún tipo de colorante que salga después fácilmente de las manos, o jugo de alguna fruta que manche si se toca, para teñir un pequeño trozo de tela (asegúrese de que no sea nada que manche permanentemente en caso de que por accidente se manchen la ropa).

  4. 4.

    Saque suficientes copias del volante “Ejercicio con la Biblia” para dar una a cada uno de los jóvenes, o escriba esa prueba, que se encuentra al final de la lección, en un cartel grande si desea que los jóvenes la hagan como grupo.

  5. 5.

    Repase el consejo acerca del lenguaje que se encuentra en las págs. 10-11 del folleto La fortaleza de la juventud.

Nota para el maestro

Para que haya acciones puras primero tiene que haber pensamientos puros. Las imágenes y el lenguaje que aparecen en los medios de comunicación y en la prensa en la actualidad pueden ser una poderosa influencia destructiva en la vida de los jóvenes. Los líderes del Sacerdocio Aarónico pueden ser una valiosa influencia en los jóvenes para que éstos elijan vivir una vida pura y recta.

SUGERENCIAS PARA EL DESARROLLO DE LA LECCION

Nuestro lenguaje refleja el tipo de persona que somos

Análisis en la pizarra

Escriba la siguiente declaración en la pizarra:

“El lenguaje es el vestido de los pensamientos; cada vez que hablamos es como si nuestra mente estuviera en exhibición” (autor anónimo, Richard Evans Quote Book, comp. Richard L. Evans, Salt Lake City: Publishers Press, 1971, pág. 194).

  • ¿Qué significa esta declaración? (Cuando hablamos, los demás a menudo pueden adivinar en cuanto a la clase de pensamientos que tenemos y el tipo de persona que somos. Debemos constantemente tratar de tener buenos pensamientos y utilizar un lenguaje limpio.)

Actividad

Dé a cada uno de los jóvenes una copia del “Ejercicio de la Biblia” y los lápices, o ponga a la vista el cartel con la prueba que ha preparado. Haga este ejercicio con la clase, o pida a los jóvenes que lo hagan individualmente. Dígales que utilicen Santiago 3:2-13 para llenar los espacios en blanco. El propósito de este ejercicio es hacerles comprender el capítulo, no forzarlos a que encuentren la palabra precisa.

Ejercicio con la Biblia

Utiliza Santiago 3:2-13 como guía para completar las siguientes frases.

  1. 1.

    Si el hombre puede controlar las (palabras) que habla, es también capaz de refrenar todo el cuerpo (versículo 2).

  2. 2.

    El cuerpo de un caballo se puede controlar con un pequeño (freno) que le ponemos en la boca (versículo 3).

  3. 3.

    Las grandes naves en el mar, a pesar de los fuertes vientos, pueden guiarse hacia cualquier dirección con un pequeño (timón) (versículo 4).

  4. 4.

    Nuestra (lengua) se compara con el freno del caballo y el timón de la nave porque afecta todo nuestro cuerpo (versículos 5-6).

  5. 5.

    El hombre ha sido capaz de domar toda clase de animales, pero lo que más le ha costado domar ha sido su propia (lengua) (versículos 7-8).

  6. 6.

    Algunas personas utilizan la lengua para (bendecir) a Dios, y para (maldecir) al hombre que está hecho a Su semejanza (versículo 9).

  7. 7.

    De una misma (boca) no deben proceder bendición y maldición (versículo 10).

  8. 8.

    Una fuente no puede echar agua (dulce) y (amarga) por una misma abertura (versículo 11).

  9. 9.

    Si somos sabios, podemos demostrarlo por medio de nuestra buena manera de (hablar) (versículo 13).

Dedique unos minutos para analizar la importancia del mensaje que encierra este capítulo. Sugiera a los jóvenes que marquen estos versículos en sus Biblias.

Preguntas para reflexionar

A medida que lea las siguientes preguntas, solicite a los jóvenes que piensen en un miembro de la Iglesia que ellos admiren y respeten profundamente, alguien a quien tengan como modelo de vida:

  • ¿Cómo habla esa persona?

  • ¿Qué efecto tiene su conversación en los demás?

  • ¿Tendrían la misma opinión de esa persona si utilizara un vocabulario soez y vulgar?

Explique que mientras pensamos en esa persona que admiramos, podemos decidir ahora la clase de persona que deseamos ser y luego actuar como si realmente fuéramos ella. Al hacerlo, estaremos convirtiéndonos en ese ideal.

  • ¿Qué es lo que su forma de hablar revela de su personalidad?

  • ¿Se esfuerzan por pensar y hablar como hijos de Dios?

De pensamientos puros emana un lenguaje limpio

Lección práctica y cartel

Ponga a la vista el recipiente con la solución colorante o jugo que haya elegido. Solicite a los jóvenes que empapen el trocito de tela en el líquido [pídales que tengan cuidado de no mancharse la ropa]. Una vez que lo hayan hecho, dígales que se miren las manos. Sin lugar a dudas, se habrán manchado también las manos. Proporcióneles una toalla húmeda para que se las limpien.

Exhíba la lámina que dice: “Los pensamientos tiñen la mente como las anilinas tiñen la mano del tintorero”.

Pídales que piensen en esta declaración al responder a las siguientes preguntas:

  • ¿Por qué es perjudicial pensar en lo fácil que sería robar aun cuando no lo hagamos?

  • ¿Por qué puede ser dañino tener pensamientos de enojo hacia alguien, aunque nunca se los revelemos a nadie?

Vuelva a leer la cita inscrita en el cartel.

  • ¿Podría el pensar de esa manera manchar nuestra mente?

Cita y análisis

Lea la siguiente declaración:

“Un carácter noble y divino es... el resultado natural del continuo esfuerzo por pensar correctamente” (James Allen, As a Man Thinketh, Nueva York: Thomas Y. Crowell Company, sin fecha, págs. 7-8).

Haga hincapié en el hecho de que es muy difícil controlar nuestros pensamientos; sin embargo, si queremos ser discípulos verdaderos de Cristo, debemos esforzarnos constantemente por mantener puros nuestros pensamientos.

  • ¿Qué cosas influyen en nuestros pensamientos y nuestra manera de hablar? (Los amigos, las películas, las revistas, los chistes, los celos y la envidia, el egoísmo.)

Analice con la clase la forma en que cada una de esas cosas influye en forma positiva o negativa en nuestra vida.

Con la práctica, podemos controlar nuestros pensamientos

Análisis en la pizarra

  • ¿Cuáles son algunas de las formas en las que podemos controlar nuestros pensamientos?

Deje que los jóvenes respondan, y anote sus respuestas en la pizarra. Incluya las siguientes ideas:

  1. 1.

    Orar pidiéndole sinceramente a nuestro Padre Celestial que nos ayude a dominar nuestros pensamientos y nuestro vocabulario.

  2. 2.

    Pensar acerca del Salvador y seguir el ejemplo de Su vida para que nuestros pensamientos y nuestra manera de hablar sean limpios y dignos.

  3. 3.

    Escoger un himno favorito y utilizarlo para reemplazar un pensamiento malo cuando éste nos asalte.

  4. 4.

    Escoger amigos que sean una buena influencia en nuestros pensamientos y manera de hablar.

  5. 5.

    Visualizar nuestra mente como si fuera una pantalla de televisión. Cuando un pensamiento maligno nos asalte, mentalmente cambiar el canal y pensar en algo edificante.

  6. 6.

    Escoger un pasaje favorito de las Escrituras que tenga un significado especial, memorizarlo y, cuando la tentación de pensar en algo malo nos asalte, citar el versículo una y otra vez hasta que el pensamiento se aleje de nosotros.

Conclusión

Testimonio y cometido

Repase el consejo acerca del lenguaje que se da en las páginas 10-11 del folleto La fortaleza de la juventud. Exprese su testimonio de la importancia de controlar nuestros pensamientos y nuestra forma de hablar. Exprese su confianza en la habilidad de los jóvenes en controlar sus mentes. Insteles a que seleccionen la manera de controlar sus pensamientos que mejor se adapte a ellos y la pongan en práctica durante la semana entrante.