27: La reverencia

SACERDOCIO AARONICO Manual 1, (2002), 100–104


OBJETIVO

Que los jóvenes tengan más respeto por las cosas sagradas.

PREPARACION

  1. 1.

    Materiales necesarios:

    1. a.

      (Optativo) Lámina 6, Jesucristo; lámina 7, un centro de reuniones; lámina 8, una familia bien constituida; lámina 9, las Escrituras; y láminas 10, 11 y 12, templos.

    2. b.

      Un lápiz para cada uno de los jóvenes.

  2. 2.

    Prepare nueve tiras de cartulina o de papel grueso con las siguientes inscripciones:

    1. (1)

      Reverencia en nuestras oraciones.

    2. (2)

      Reverencia en los centros de reuniones y en los templos.

    3. (3)

      Reverencia durante la reunión sacramental y en los salones de clase.

    4. (4)

      Reverencia en el hogar.

    5. (5)

      Reverencia en nuestra forma de hablar.

    6. (6)

      Reverencia por nuestra familia y nuestros amigos.

    7. (7)

      Reverencia y respeto por nuestros líderes.

    8. (8)

      Reverencia por nuestro cuerpo.

    9. (9)

      Reverencia por la naturaleza.

  3. 3.

    Haga una copia para cada uno de los jóvenes del volante “Mi tarjeta indicadora de reverencia”.

SUGERENCIAS PARA EL DESARROLLO DE LA LECCION

La reverencia es el respeto por las cosas sagradas

Análisis en la pizarra

Escriba en la pizarra: La reverencia es...

  • ¿Cómo completarían esa frase?

Después de que los jóvenes expresen sus ideas, complete la frase que aparece en la pizarra de la siguiente manera: La reverencia es el respeto por las cosas sagradas.

Haga hincapié en el hecho de que la reverencia es un sentimiento o actitud de profundo amor y respeto por las cosas sagradas.

  • ¿Hacia qué cosas o personas sentimos reverencia? Escuche las respuestas de los jóvenes sin criticarlas.

Láminas (optativo)

Con el fin de que los jóvenes tengan conciencia de algunas de las cosas del reino de Dios que merecen tratarse con reverencia, muestre las láminas de cosas sagradas. Puede mostrarlas en conjunto o a medida que las mencione durante la explicación.

Cita

Lea la siguiente declaración del presidente Joseph Fielding Smith:

“La reverencia es un principio sagrado; es un principio del evangelio. Le demostramos reverencia a nuestro Padre Celestial y a nuestro Señor Jesucristo. Estoy seguro de que no seríamos bulliciosos en Su presencia. Si El estuviera en esta reunión, no me cabe la menor duda de que todos nos dirigiríamos en silencio hasta nuestro asiento. ¿Por qué no podemos, al entrar en los lugares de adoración, pensar que El está ahí?” {Seek Ye Earnestly, Salt Lake City: Deseret Book Company, 1970, pág. 117).

Análisis

  • De haber sabido que Jesucristo iba a estar aquí, ¿qué habrían hecho diferente al entrar en la clase hoy?

  • ¿Cómo creen que se siente nuestro Padre Celestial cuando no mostramos respeto y reverencia por El y por Sus edificios?

Demostraremos reverencia por medio de nuestras acciones y actitud

Tiras de cartulina y análisis en la pizarra

Escriba en la pizarra: Necesitamos demostrar reverencia

Distribuya entre los jóvenes las tiras de cartulina o forme grupos en el caso de tener más alumnos que tiras.

Dé a los miembros del quorum uno o dos minutos para que piensen en cómo pueden demostrar reverencia por aquello que se menciona en la tira de cartulina que les haya tocado. Inste a los jóvenes a expresar sus ideas al respecto, y al resto de la clase a expresar cualquier sugerencia adicional que puedan tener. Utilice el tiempo con prudencia para que los jóvenes puedan analizar brevemente cada uno de los temas. Exprese su propia opinión también o utilice la siguiente información si lo estima necesario.

Pida al joven que tenga la primera tira de cartulina que presente sus ideas.

Cita

(1) Reverencia en nuestras oraciones (véase también Alma 46:13).

“En la vida tan agitada que llevamos, muchos de nosotros apenas tenemos tiempo suficiente para orar, mientras que otros ni siquiera lo hacen. Mas cuando oramos, ¿debemos hacerlo a la carrera? Pónganse en el lugar del Señor, como alguien que escucha una oración. ¿Les pondrían atención a unas pocas palabras pronunciadas por una persona que al ofrecer su oración, lo hace en forma tan rápida que no tiene ni aspecto de sinceridad? Si fueran padres y su propio hijo viniera a ustedes corriendo y casi sin aliento les pidiera un favor y al terminar de hablar saliera con la misma prisa con la que había entrado, ¿qué impresión tendrían?” (Mark E. Petersen, Your Faith and You, Salt Lake City: Bookcraft, 1953, págs. 14-15).

Pida al joven que tenga la segunda tira de papel que presente sus ideas.

(2) Reverencia en los centros de reuniones y en los templos (véase también Doctrina y Convenios 109:21).

Presentación a cargo del asesor

Explique que los centros de reuniones y los templos han sido dedicados al Señor, y mientras estemos en ellos, pedimos en oración que Su Espíritu nos acompañe. Cuando escuchamos a los oradores, cantamos los himnos y decimos “Amén” al terminar las oraciones, demostramos reverencia. El llegar a tiempo, dirigirnos calladamente a nuestros asientos y quedarnos allí hasta que se haya dicho la última oración son maneras de demostrar reverencia.

El profeta José Smith declaró: “Las personas que se van de los servicios, poco antes de terminar, insultan la reunión... El que es caballero nunca se sale de una reunión cuando está para terminar” (Enseñanzas del Profeta José Smith, pág. 348).

Haga también notar que debemos tratar todos los libros, los muebles, y los salones del centro de reuniones con cuidado y respeto. Maltratar o escribir en los himnarios o en las paredes o muebles es un acto irreverente.

Pida al joven que tenga la tercera tira de cartulina que exprese sus ideas.

(3) Reverencia durante la reunión sacramental y en los salones de clase (véase también Hebreos 12:28).

Indique que el vestirse apropiadamente y asistir a la Iglesia con un deseo sincero de escuchar y aprender muestran una actitud reverente. Nuestra vestimenta afecta en gran manera nuestra conducta, ya que cuando estamos limpios y bien vestidos tenemos la tendencia de comportarnos mejor que nunca. El molestar a otros cuando una persona está dando un discurso o durante una lección es un acto de mala educación, y el Espíritu del Señor no puede estar con nosotros cuando nos comportamos de esa manera. También debemos dar ejemplo de reverencia mientras se administra la Santa Cena. Una vez que termina la Santa Cena, debemos volver calladamente a nuestro asiento junto a nuestra familia.

Pida al joven que tenga la cuarta tira de cartulina que exprese sus ideas.

(4) Reverencia en el hogar (véase también Salmos 89:7).

Explique que nuestro hogar debe ser un pedacito de “cielo en la tierra”. La limpieza y el orden demuestran amor y respeto por ella. La gratitud por el techo que nos cobija y la comida que nos alimenta es también una muestra de reverencia. El respetar la propiedad y la vida privada de los demás integrantes de la familia es algo muy importante.

Pida al joven que tenga la quinta tira de cartulina que exprese sus ideas.

(5) Reverencia en nuestra forma de hablar (véase también Doctrina y Convenios 107:4).

Enseñe que no es agradable ni reverente hablar a gritos y en forma grosera. Demostramos respeto por las personas a las cuales nos dirigimos cuando escogemos las palabras debidas, evitamos las profanidades y el lenguaje vulgar, y hablamos calmadamente y con un tono de voz respetuoso.

Relato

El siguiente incidente le ocurrió al presidente Spencer W. Kimball en un hospital en Salt Lake City después de una operación a la garganta. El hecho ocurrió mientras lo llevaban en una camilla de vuelta a su cuarto luego de la operación.

“A pesar de que todavía estaba bajo el efecto de la anestesia, Spencer se dio cuenta de que paraban cerca del ascensor y oyó que el asistente, enojado con alguien, profanaba el nombre de Dios. Medio consciente, Spencer le rogó con una voz esforzada: ‘Por favor, no diga eso. Yo quiero a mi Dios por sobre todas las cosas en este mundo. Por favor1. De inmediato se hizo un silencio absoluto y el asistente luego le contestó suavemente: ‘No debería haber dicho lo que dije. Discúlpeme’ ” (Edward L. Kimball and Andrew E. Kimball, Jr. Spencer W. Kimball, Historia del Profeta, Salt Lake City: APAK Publishing Co., 1979, pág. 296).

Pida al joven que tenga la sexta tira de cartulina que exprese sus ideas.

(6) Reverencia por nuestra familia y nuestros amigos (véase también Exodo 20:12).

Indique que muchas veces hay personas que se creen muy chistosas o muy inteligentes cuando dicen cosas sarcásticas a los miembros de su familia y a sus amigos. Recuerde a los jóvenes que a todos se nos creó a la imagen de nuestro Padre Celestial, y debido a que somos Sus hijos, somos a la vez merecedores del amor y el respeto mutuo. Demostramos una actitud correcta cuando nos refrenamos de decir algo inapropiado. Cuando nos ponemos a examinar nuestros pensamientos y nuestras palabras, llegamos a comprender que hay un “tiempo de callar, y tiempo de hablar” (Eclesiastés 3:7).

Pida al joven que tenga la séptima tira de cartulina que exprese sus ideas.

(7) Reverencia y respeto por nuestros líderes (véase también D. y C. 84:35-38).

Nuestro Padre Celestial escoge a las autoridades y a los líderes de la Iglesia para que nos enseñen y guíen, y es por eso que debemos demostrarles el respeto que se merecen.

Análisis en la pizarra

Solicite a los jóvenes que anoten en la pizarra los cargos de liderazgo dentro de la Iglesia. Entre éstos se debe incluir al obispo, al presidente de estaca, al profeta, a los Apóstoles, a los setentas y al presidente del quorum.

Pida al joven que tenga la octava tira de cartulina que exprese sus ideas.

(8) Reverencia por nuestro cuerpo (véase también 1 Corintios 3:16-17).

Explique que todos somos muy importantes, ya que somos hijos de Dios y estamos aquí con un propósito definido y transcendental. Nuestro cuerpo es una creación importante y maravillosa que debemos tratar con respeto. Debido a que es sagrado, también debemos tratarlo con reverencia. Lo que vemos, leemos y escuchamos es tan importante como lo que comemos para mantener nuestro cuerpo limpio y puro.

Pida al joven que tenga la novena tira de cartulina que exprese sus ideas.

(9) Reverencia por la naturaleza.

Análisis de un pasaje de las Escrituras

Pida a alguien que lea Doctrina y Convenios 59:18-20, mientras el resto de la clase sigue la lectura en silencio en sus ejemplares de las Escrituras.

  • ¿Con qué propósito creó nuestro Padre Celestial las plantas, los árboles y los animales?

Explique que si respetamos estas creaciones, nos sentiremos tristes cuando se les destruya. Aquellas personas que escriben nombres en las rocas o en los troncos de los árboles destruyen la belleza de la naturaleza y no dejan que los demás disfruten de ellas.

Conclusión

Actividad

Dé a cada joven un lápiz y una tarjeta indicadora de reverencia. Explíqueles que deben leer cada frase y poner una marca en la línea correspondiente. Esta será una evaluación personal. Deben contestar las preguntas de acuerdo con la forma en que realmente se comportan y no cómo piensan que deben comportarse o actuar. Al final dígales que sumen los puntos y se clasifiquen a sí mismos.

Cometido

Inste a los jóvenes a escoger en forma individual uno o más aspectos relacionados con la reverencia y se comprometan a sí mismos a tratar de progresar en ellos durante el correr de la semana entrante. Sugiera que cada uno se fije la meta de mejorar primeramente en los aspectos en los que haya tenido la puntuación más baja en su evaluación.