32: El diezmo

SACERDOCIO AARONICO Manual 1, (2002), 119–122


OBJETIVO

Que los jóvenes se den cuenta de que por medio del pago de los diezmos están demostrando su amor por el Señor, reciben bendiciones y ayudan a edificar el reino de Dios.

PREPARACION

  1. 1.

    Materiales necesarios:

    1. a.

      Libros canónicos para cada uno de los jóvenes.

    2. b.

      Dos lápices y dos hojas de papel.

    3. c.

      Lápices para marcar las Escrituras.

  2. 2.

    Una semana antes de dar esta lección, pida a los jóvenes que analicen con sus padres las bendiciones que se reciben al pagar los diezmos. Pídales que se preparen para hablar de ello con el resto de la clase.

SUGERENCIAS PARA EL DESARROLLO DE LA LECCION

Todas las cosas pertenecen al Señor

Actividad de grupo

Divida a los jóvenes en dos grupos. Avíseles que tienen tres minutos para analizar la siguiente pregunta: ¿Qué bendiciones han recibido del Señor? Dé a un joven de cada uno de los grupos una hoja de papel y un lápiz y dígales que tienen la asignación de escribir las ideas de sus respectivos grupos.

Luego que el tiempo haya finalizado, solicite a los jóvenes asignados que informen al resto de la clase las ideas de su grupo.

  • ¿Tenemos algo que no nos haya sido dado por el Señor? (No.)

Análisis de un pasaje de las Escrituras

Pida a uno de los jóvenes que lea D. y C. 104:14-15, mientras el resto de la clase sigue la lectura en silencio. Sugiérales que marquen estos versículos en sus ejemplares de las Escrituras.

  • De acuerdo con este pasaje de las Escrituras, ¿qué pertenece al Señor? (Todo.)

  • Si alguien les regalara un negocio muy grande, una hacienda, una granja o cualquier otro regalo grande, ¿estarían dispuestos a devolver una pequeña parte de él a su dueño original? ¿Por qué?

  • ¿Cuánto manda el Señor que le devolvamos? (Una décima parte, o sea, un diez por ciento, que es lo que constituye el diezmo.)

Análisis

Explique que el diezmo es una ley eterna. Siempre que el Señor ha establecido Su Iglesia sobre la tierra, ha hecho que la ley del diezmo sea parte de ella. Haga hincapié en el hecho de que la obediencia a la ley del diezmo es esencial para nuestra salvación y exaltación.

  • ¿Por qué creen que el Señor requiere diezmos de los miembros de la Iglesia? (Para que reciban bendiciones y tengan progreso individual y para la expansión de la Iglesia.)

Las bendiciones que se reciben al pagar el diezmo

Análisis de un pasaje de las Escrituras

  • ¿De qué manera nos beneficia el diezmo?

Luego de analizar esta pregunta con la clase, solicite a uno de los jóvenes que lea Malaquías 3:10-12. Sugiérales que subrayen estos versículos en sus respectivas Biblias.

  • Según lo que dice este pasaje de las Escrituras, ¿qué promete el Señor a quienes paguen el diezmo? (El abrirá las ventanas de los cielos y derramará bendición hasta que sobreabunde.)

  • ¿Qué bendiciones reciben quienes pagan un diezmo íntegro?

Dé a los jóvenes suficiente tiempo para que puedan contestar. Si lo desea, puede indicar que uno de los grandes beneficios que se reciben al pagar un diezmo íntegro es el sentimiento de paz y amor que trae ello consigo. El gozo verdadero se obtiene al demostrar amor por nuestro Padre Celestial.

Relatos

Con el fin de que los jóvenes comprendan mejor las bendiciones que se reciben mediante el pago del diezmo, relate los siguientes incidentes:

Primer relato

“John Fetzer fue bautizado en su juventud. Cuando se le confirmó miembro de la Iglesia, se le dijo que cumpliera con todos los principios del evangelio, incluso el pago de los diezmos. Se turbó cuando se dio cuenta de lo que eso implicaba. El estaba trabajando para costearse los gastos de la universidad y apenas había juntado lo suficiente para el próximo año. ¿Qué podía hacer? Oró y estudió y finalmente decidió pagar sus diezmos, aunque sabía que no tendría suficiente dinero para terminar sus estudios ese año. Estaba estudiando arquitectura y un día recibió la asignación de hacer un dibujo. Ese dibujo ganó un premio y una suma de dinero, lo cual lo llenó de alegría y recordó lo que el Señor había dicho acerca de bendecir a aquellos que pagaban sus diezmos. Fue un testimonio para él y desde ese entonces siempre ha pagado sus diezmos tan pronto como recibe su salario y siempre ha sido abundantemente bendecido” (véase The Epic of the Latter-day Saints, Manual de la Escuela Dominical, Curso 9, manual para el maestro, 1971, lección 34).

  • ¿Qué decision tuvo que tomar el hermano Fetzer? (Si pagaba los diezmos o guardaba el dinero para costear los gastos de la universidad.)

  • ¿Cómo fue bendecido por pagar el diezmo? (Ganó un premio que le permitió terminar sus estudios universitarios y tuvo la oportunidad de mostrar su talento a los demás.)

Segundo relato

Indique que el presidente Joseph F. Smith contó el siguiente relato acerca de su madre:

“Recuerdo vivamente una circunstancia que sucedió en mi niñez. Mi madre era viuda y tenía que mantener a una familia numerosa. Una primavera, al abrir nuestro depósito de papas [patatas], mandó a sus hijos a hacer una carga con las mejores papas y las llevó a la oficina de diezmos. Habían escaseado las papas esa temporada. Yo era todavía pequeño en esa época y me tocó guiar el tiro de caballos. Cuando llegamos a la entrada de la oficina de diezmos, en el momento de descargar las papas, uno de los secretarios dijo a mi madre: ‘Hermana Smith, es una vergüenza que usted tenga que pagar diezmos’... y reprendió a mi madre por pagar sus diezmos, llamándola de todas formas menos sabia y prudente; y dijo que había otros que eran fuertes y aptos para trabajar, los cuales recibían su sostén de la oficina de diezmos. Mi madre se volvió a él y dijo: ‘...¿No te da vergüenza? ¿quieres negarme una bendición? Si no pagara mis diezmos, yo esperaría que el Señor me retuviera sus bendiciones. Pago mis diezmos, no sólo porque es la ley de Dios, sino porque espero una bendición de ello. Guardando ésta y otras leyes espero prosperar y poder sostener a mi familia’... Prosperó porque obedeció las leyes de Dios; tuvo lo suficiente para sostener a su familia. Nunca estuvimos tan necesitados como muchos otros... Esa viuda tenía derecho a los privilegios de la Casa de Dios. No se le podía negar ninguna ordenanza, porque fue obediente a las leyes de Dios” (Doctrina del Evangelio, La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Ultimos Días, 1978, págs. 222-223).

  • ¿De qué manera fue bendecida la hermana Smith? (Aunque era viuda, tuvo suficiente para mantener a su familia, y recibió además las bendiciones del templo.)

Explique que diariamente recibimos muchas bendiciones, la mayoría de las cuales son muy comunes y corrientes, y quizás lo más probable es que no nos demos cuenta de ellas.

Testimonios

Solicite a los jóvenes que hablen de algunas partes de la conversación que hayan sostenido con sus respectivas familias acerca del diezmo e invite a todos los que deseen dar su testimonio de las bendiciones que se reciben por medio del pago del diezmo, a que lo hagan.

Cita

Lea la siguiente declaración del presidente Joseph F. Smith:

“Por este principio (diezmos) se pondrá a prueba la lealtad de los miembros de la Iglesia... Este principio es de mucha importancia, porque por medio de él se sabrá si somos fieles o infieles; es tan esencial, en este respecto, como la fe en Dios, como el arrepentimiento del pecado... o como la imposición de manos para recibir el don del Espíritu Santo” (Doctrina del Evangelio, pág. 219).

Haga hincapié en el hecho de que el principio más importante que siempre debemos recordar con respecto a la ley del diezmo es que lo pagamos porque amamos al Señor y tenemos fe en El y no sólo porque tenemos dinero o necesitamos alguna bendición.

Ayudar en el crecimiento del reino de Dios

Análisis de un pasaje de las Escrituras

Solicite a uno de los jóvenes que lea Doctrina y Convenios 119:2-4.

  • De acuerdo con este pasaje de las Escrituras, ¿para qué se utilizan los diezmos? (Para la construcción de templos, para ayudar en la edificación de Sión, para la obra del sacerdocio.)

  • ¿En qué forma ayudan los diezmos a los líderes de la Iglesia a cumplir con los propósitos del Señor?

Sus respuestas deben incluir: la construcción y el mantenimiento de los templos y otros edificios de la Iglesia, apoyo económico para la obra misional y la educación eclesiástica (seminarios e institutos).

Situación

Pida a los jóvenes que se imaginen que están en la reunión sacramental, y que el obispo anuncia que la Iglesia ya no necesita los diezmos de los miembros. Están todos muy contentos y comienzan a hacer planes de lo que comprarán con ese dinero adicional. Incluso llegan a pensar que esto será la solución a sus problemas económicos.

Sin embargo, a medida que pasan los meses, se dan cuenta de que esta nueva norma tiene consecuencias con las cuales no habían contado. El barrio ha aumentado considerablemente, y el centro de reuniones ya no es adecuado; aún más, el edificio y el terreno que lo rodea se ven descuidados. Y el problema es que no hay dinero para renovar ni remodelar.

Dígales que hagan de cuenta que tienen hermanos mayores que han pasado años planeando ir a una misión y, ahora que ha llegado el día, las misiones están cerradas. No hay fondos para mantener las casas de misión ni para alquilar o construir capillas.

Aún más, haga que se imaginen que tienen hermanos o hermanas que han estado esperando años para asistir al seminario, pero ahora los seminarios e institutos, así como los colegios de la Iglesia, están cerrados. No hay dinero para construir y mantener los edificios ni para pagarles a los maestros.

Muchos de sus familiares se sienten muy tristes porque no pueden hacer la obra de historia familiar debido a que los centros de investigación están cerrados y los templos abren sólo de vez en cuando.

Explíqueles que si llegara a pasar todo eso, no estarían en condiciones de averiguar los planes de la Iglesia para corregir estos problemas porque las Autoridades Generales no podrían visitar las conferencias de estaca. Es posible que comenzaran a pensar en lo que sucedería a esta Iglesia en crecimiento que es el reino de Dios sobre la tierra.

Análisis

  • ¿Qué es lo que impide que esto en realidad suceda? (Nuestro pago de los diezmos.)

  • ¿Quién se beneficia con el pago de los diezmos? (Nosotros. El Señor nos permite decidir cómo utilizaremos el noventa por ciento de nuestras ganancias. El otro diez por ciento se lo damos al Señor, y El, por medio de nuestros líderes de la Iglesia, lo utiliza para nuestro beneficio.)

Conclusión

Testimonio

Dé su testimonio acerca de las bendiciones que haya recibido por medio del pago de los diezmos.

Pasaje de las Escrituras y cometido

Solicite al joven que vuelva a leer Malaquías 3:10-12.

Inste a los jóvenes a pagar un diezmo íntegro para de esa forma demostrar el amor que sienten por el Señor. Haga hincapié en el hecho de que el diezmo es un mandamiento; y en la medida que obedezcamos fielmente los mandamientos del Señor, El nos bendecirá.