35: La Santa Cena

SACERDOCIO AARONICO Manual 1, (2002), 131–134


OBJETIVO

Que los jóvenes se den cuenta de las bendiciones que recibimos cuando participamos dignamente de la Santa Cena.

PREPARACION

  1. 1.

    Materiales necesarios: Libros canónicos para cada uno de los jóvenes.

  2. 2.

    Asigne a dos jóvenes para leer los testimonios que se encuentran en la lección.

  3. 3.

    Prepare una copia para cada uno de los jóvenes del volante: “Cómo hacer para que la Santa Cena tenga más significado para mí”.

  4. 4.

    Seleccione un himno sacramental y haga los arreglos necesarios para que los jóvenes lo canten al final de la lección. Escoja un himno que sea apropiado y familiar para los integrantes de la clase.

SUGERENCIAS PARA EL DESARROLLO DE LA LECCION

Hacemos serios convenios con el Señor

Análisis de pasajes de las Escrituras y actividad en la pizarra

Escriba en la pizarra los símbolos que aparecen a continuación y pregunte a la clase qué significan.

symbols
  • ¿Qué son estas tres figuras? (Son símbolos que representan algo.)

Solicite a uno de los jóvenes que lea Juan 1:29. Explique que durante la época del Antiguo Testamento, se ofrecían, en calidad de sacrificios al Señor, los becerros primogénitos. Recalque que, antes de Su sacrificio final, el cordero era un símbolo del Salvador y que en la actualidad la Santa Cena simboliza y nos ayuda a recordar ese sacrificio que hizo por nosotros.

  • ¿Qué simboliza el pan del cual participamos en la Santa Cena?

  • ¿Qué simboliza el agua que bebemos durante la Santa Cena?

Pida a los jóvenes que lean las oraciones sacramentales que se encuentran en Doctrina y Convenios 20:77, 79.

Solicite a los jóvenes que vuelvan a leer las oraciones sacramentales con el fin de encontrar las promesas que hacemos al participar de la Santa Cena. A medida que los jóvenes encuentran las promesas, vaya anotándolas en la pizarra de la siguiente manera:

Prometemos a nuestro Padre Celestial:

  1. 1.

    Tomar sobre nosotros el nombre de Cristo.

  2. 2.

    Recordar siempre a Cristo.

  3. 3.

    Guardar los mandamientos de Cristo.

  • Si cumplimos con todo ello, ¿qué nos promete el Señor? (Que siempre tendremos el Espíritu de Cristo, o sea, el Espíritu Santo, con nosotros.)

Análisis

Cuando nace o se adopta un niño, se le da el nombre de la familia; y él debe tratar de honrar ese nombre.

  • ¿Qué significa tomar sobre nosotros el nombre de Jesucristo? (Comprometernos a ser como El; seguir Su ejemplo y Sus enseñanzas.)

  • ¿Qué quiere decir “recordarle”?

  • ¿Cuándo debemos recordarle?

  • ¿Cómo podemos recordar “siempre” al Salvador?

  • ¿Qué podemos hacer durante la próxima semana que nos ayude a recordarle? (Orar, estudiar las Escrituras, obedecer los mandamientos, tener caridad.)

Haga hincapié en el hecho de que recordar a Jesús es algo más que recordar que El vivió y expió nuestros pecados. Quizás la manera más importante de recordarle es mediante la obediencia a Sus enseñanzas y Sus mandamientos.

Citas

Pida a uno de los jóvenes que lea la siguiente declaración:

“Cada vez que participamos de estos emblemas, manifestamos ante el Padre que sí recordamos a Su Hijo; además, por medio de ese acto, hacemos un solemne convenio de tomar sobre nosotros el nombre de nuestro Redentor y prometemos guardar Sus mandamientos” (Melvin J. Ballard, Sermons and Missionary Services of Meívin J. Ballard, comp, por Bryant S. Hinckley, Salt Lake City: Deseret Book Co., 1949, pág. 147).

  • ¿Qué significa guardar los mandamientos del Salvador?

Explique que al hablar respecto a los convenios que hacemos cuando participamos de la Santa Cena, el presidente David O. McKay hizo la siguiente declaración: “¿Quién puede medir la responsabilidad de hacer un convenio tal? ¡Abarca tanto! Excluye de la vida del hombre la falta de respeto, la vulgaridad, el ocio, la hostilidad, los celos, la embriaguez, la deshonestidad, el odio, el egoísmo y toda clase de vicios, y lo obliga... a ser industrioso, amable, a cumplir con las responsabilidades que tenga en la Iglesia y en la comunidad. Por medio de este convenio, el hombre se compromete a sí mismo a respetar a sus semejantes, a honrar el sacerdocio, a pagar los diezmos y ofrendas y a consagrar su vida al servicio de la humanidad” (Millennial Star, diciembre de 1923, pág. 778).

Recalque nuevamente que si cumplimos con nuestros convenios, el Señor ha prometido bendecirnos con Su Espíritu y ayudarnos a tomar las decisiones correctas.

  • ¿Por qué es tan importante esa promesa del Señor? (El Espíritu Santo puede enseñarnos, guiarnos, consolarnos, testificarnos de la verdad y hacer que aumenten nuestra fe y nuestro testimonio.)

Explique que sin esa influencia refinadora del Espíritu Santo, no seríamos capaces de regresar a la presencia de nuestro Padre Celestial.

El participar de la Santa Cena debe ser una experiencia de gran significado para nosotros

Preguntas para reflexionar

Solicite a los jóvenes que recuerden el último servicio sacramental al que asistieron mientras usted lee las siguientes preguntas para reflexionar:

  • ¿Fueron reverentes y permanecieron callados?

  • ¿Meditaron en el significado de la letra del himno sacramental?

  • ¿Prestaron atención a las oraciones sacramentales?

  • ¿Pensaron en los convenios que hacían?

  • ¿En qué pensaron mientras se repartía la Santa Cena? ¿En qué pensaron cuando participaron del pan y el agua?

  • Al repartir la Santa Cena, ¿qué pueden hacer para que ésta sea una experiencia espiritual para los demás?

Análisis y volante

  • ¿Cómo podemos prepararnos cada semana para participar de la Santa Cena?

Destaque el hecho de que a todos nos es posible prepararnos todas las semanas para participar de la Santa Cena arrepintiéndonos sinceramente de nuestros pecados y pidiendo perdón a quienes hayamos ofendido.

Déles a cada uno de los jóvenes una copia del volante que contiene las sugerencias para que la Santa Cena tenga un mayor significado. Sugiérales colocar la hoja en un lugar visible para ellos y en donde puedan leerla y meditar sobre su contenido durante la semana. Lea cada uno de los puntos junto con la clase.

Lecturas

Solicite a los dos jóvenes asignados de antemano que lean los siguientes testimonios acerca de la Santa Cena dados por jóvenes como ellos:

Primer testimonio

“Cuando soy reverente y pienso en Cristo durante la Santa Cena, me doy cuenta de lo que El sufrió por todos nosotros y de lo mucho que nos ama. En cambio, cuando no soy reverente, no sé por qué digo ‘Amén’. Es como si tomara la Santa Cena como una rutina y no porque entiendo lo que realmente representa. Cuando olvido pensar en el significado de la Santa Cena o si tengo una actitud irreverente, no siento nada. Pero cuando pienso en Cristo, cuando tengo presente que El es mi hermano mayor, que me ama y que puedo recurrir a El para pedirle ayuda en cualquier momento, entonces siento algo especial. Para mí significa mucho el hecho de que haya estado dispuesto a morir por todos nosotros”.

Segundo testimonio

“Antes yo no me daba cuenta del convenio que hacía cuando decía ‘Amén’ después de la oración de la Santa Cena. Realmente no comprendía bien su significado. Me interesaba más saber lo que mis amigos estaban conversando que lo que se decía en la oración de bendición de la Santa Cena. Pero el domingo pasado presté atención a la oración, y cuando dice ‘estar dispuestos a tomar sobre sí el nombre de tu Hijo’, me di cuenta de que el pan y el agua son para hacernos recordar a Cristo, y pensé en todo lo que El ha hecho por nosotros. De aquí en adelante voy a esforzarme por guardar mi convenio con Cristo”.

La Santa Cena es una fuente de progreso espiritual

Cita

“Cometemos errores que lamentamos y por los que deseamos ser perdonados, o hemos herido y perjudicado a alguien. Si en nuestro corazón lamentamos haberlo hecho, si en el alma deseamos ser perdonados, la manera de lograrlo no es volvernos a bautizar; no es confesarlo al hombre, sino arrepentimos de nuestros pecados, dirigirnos a aquellos contra quienes hayamos pecado, obtener su perdón y entonces participar de la Santa Cena; de esta manera, si nos hemos arrepentido con sinceridad y nos hemos hecho merecedores de ello, recibiremos el perdón y la paz espiritual inundará nuestra alma. La esencia misma de la Santa Cena llegará a lo más íntimo de nuestro ser” (Bryant S. Hinckley, Sermons and Missionary Services of Melvin J. Ballard, Salt Lake City: Deseret Book Company, 1949, págs. 148-149).

Casos para analizar

Pregúntele a los jóvenes cómo pueden las personas que aparecen en las siguientes situaciones buscar el perdón y prepararse para recibir la Santa Cena.

  1. 1.

    Por algún tiempo has estado realizando algunos trabajos y has ganado un poco de dinero, con el cual te has comprado una bicicleta. Durante la reunión sacramental te das cuenta de que gastaste todo el dinero y te olvidaste de pagar tus diezmos. No te sientes bien al respecto.

    • ¿Qué podrías hacer? (Orar en silencio y pedir perdón; hacer un convenio y una promesa de pagar el diezmo que te olvidaste con el próximo dinero que recibas; hacer un convenio de siempre pagar los diezmos en primer lugar.)

  2. 2.

    Tu mejor amigo te ha contado un secreto personal. Sabes que le prometiste no contárselo a nadie, pero decides que no harías ningún daño si se lo contaras a alguien más. De manera que se lo cuentas a otra persona con el encargo de no decírselo a nadie más. Más tarde te das cuenta de que todo el colegio sabe el secreto. Te sientes mal por no haber sabido guardar el secreto de tu amigo y sabes que le has lastimado.

    • ¿Qué podrías hacer para reparar la situación? (Ir a ver a tu amigo, disculparte y pedir perdón; orar y pedir a nuestro Padre Celestial que te perdone; hacer el convenio de nunca volver a cometer este error.)

Explique que situaciones como éstas deben aclararse para que las personas afectadas puedan participar dignamente de la Santa Cena. Destaque el hecho de que mientras ellos participan de la Santa Cena, hacen convenio de obedecer todos los mandamientos y de superar sus errores.

Conclusión

Himno

Si lo considera apropiado, pida a los jóvenes que canten un himno sacramental. O de lo contrario, solicite a un joven que lea en voz alta la letra del himno que haya elegido.

Testimonio

Termine la clase dando su testimonio acerca de lo que siente y piensa sobre la Santa Cena.