36: El testimonio

SACERDOCIO AARONICO Manual 1, (2002), 135–39


OBJETIVO

Que los jóvenes comprendan que un testimonio se obtiene mediante el estudio, la oración y la obediencia a los mandamientos de Dios.

PREPARACION

  1. 1.

    Materiales necesarios:

    1. a.

      Libros canónicos para cada uno de los jóvenes.

    2. b.

      Lápices para marcar las Escrituras.

    3. c.

      Lápices para cada uno de los jóvenes.

  2. 2.

    Pida a alguien que posea un fuerte testimonio, como por ejemplo el padre de un poseedor del Sacerdocio Aarónico, que vaya a la clase y les explique a los muchachos cómo lo obtuvo y en qué forma le ayuda en la vida. Esta presentación no debe durar más de cinco minutos.

  3. 3.

    Prepare una copia del volante “Cuestionario sobre el testimonio” para cada uno de los jóvenes.

SUGERENCIAS PARA EL DESARROLLO DE LA LECCION

¿Qué es un testimonio?

Actividad

Dé a cada uno de los jóvenes una copia del “Cuestionario sobre el testimonio” y un lápiz. Pídales que indiquen si las declaraciones son verdaderas o falsas, colocando una “V” o una “F” frente a cada número.

Cuestionario sobre el testimonio

  1. __1.

    Es fácil para todos obtener un testimonio. (Falso.)

  2. __2.

    Para recibir un verdadero testimonio, se debe tener una visión o escuchar una voz. (Falso.)

  3. __3.

    Todo joven debe esforzarse por obtener su propio testimonio del evangelio. (Verdadero.)

  4. __4.

    Una parte esencial de un testimonio es el conocimiento de que José Smith es el profeta de Dios por medio del cual el evangelio fue restaurado. (Verdadero.)

  5. __5.

    Otra parte básica de un testimonio es saber que La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Ultimos Días es la única Iglesia verdadera. (Verdadero.)

  6. __6.

    Algunas personas obtienen un testimonio del evangelio antes que otras; sin embargo, esto no significa que son más justas. (Verdadero.)

  7. __7.

    Un testimonio incluye el conocimiento de que Jesucristo es el Hijo de Dios y el Salvador del mundo. (Verdadero.)

  8. __8.

    Todos los profetas de la Iglesia han tenido que obtener su propio testimonio del evangelio. (Verdadero.)

  9. __9.

    El Señor nos dará un testimonio sin tener que esforzarnos mucho. (Falso.)

  10. __10.

    Un testimonio se recibe por medio de la revelación del Espíritu Santo. (Verdadero.)

  11. __11.

    Los testimonios verdaderos se reciben inmediatamente y no poco a poco. (Falso.)

  12. __12.

    Si sus padres tienen un testimonio, ustedes obtendrán uno automáticamente. (Falso.)

  13. __13.

    Deben dar su testimonio solamente en la reunión de ayuno y testimonios. (Falso.)

  14. __14.

    La persona que nace dentro de la Iglesia no necesita preocuparse por su testimonio. (Falso.)

  15. __15.

    Una vez que se obtiene un testimonio, se debe continuar estudiando, orando y viviendo dignamente para que éste siga aumentando. (Verdadero.)

Vuelva a leer las declaraciones y pida a los jóvenes que indiquen sus respuestas. Déles las respuestas correctas y luego, un tiempo breve para analizarlas. Dígales que la lección les ayudará a comprender mejor las respuestas.

Análisis

  • ¿Qué significa tener un testimonio del evangelio?

Dé tiempo a los jóvenes para que respondan, y después, hágales comprender que un testimonio es un conocimiento personal de que Dios vive, de que Jesucristo es nuestro Salvador y de que Sus enseñanzas son verdaderas.

  • ¿Cuáles son algunas de las verdades que deben saber y que deben ser parte del testimonio?

Cita

El élder Charles Didier dio la siguiente definición de lo que es un testimonio:

“[Un testimonio] es saber por el poder del Espíritu Santo que Dios vive y que es el mismo ayer, hoy y para siempre (véase D. y C. 20:12), y que ‘...esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien has enviado’ (Juan 17:3). Un testimonio no es sólo la atestación de que Jesús es el Cristo, sino también la afirmación de que José Smith vio al Padre y al Hijo; la convicción de que el Libro de Mormón es de origen divino y es otro testamento de Jesucristo; y el conocimiento seguro de que la Iglesia de Jesucristo, Su evangelio y Su santo sacerdocio fueron en verdad restaurados” (“El testimonio”, Liahona, enero de 1992, pág. 71).

Cada uno de nosotros necesita obtener su propio testimonio

Cita y análisis

Explique que cada joven se enfrentará con dificultades y necesitará tener su propio testimonio para vencerlas. Lea la siguiente declaración hecha por el presidente Heber C. Kimball:

“Para hacer frente a las futuras dificultades, os será necesario tener un conocimiento pleno de la veracidad de esta obra. Estas dificultades serán de tal magnitud que todo hombre o mujer que no posea este conocimiento personal o testimonio se alejará de las vías del Señor. Si no tenéis un testimonio, vivid rectamente, acudid al Señor y no descanséis hasta obtenerlo. Si no lo hacéis, no permaneceréis.

“...Llegará el momento en que ningún hombre ni ninguna mujer podrá permanecer con una luz prestada [o sea, el testimonio de otro]. Cada uno tendrá que guiarse por su propia luz. Y si no la tenéis, ¿cómo podréis permanecer?” (en Orson W. Whitney, Life of Heber C. Kimball, Salt Lake City: Bookcraft, 1945, pág. 450).

  • ¿Por qué es necesario que toda persona tenga su propio testimonio del evangelio? (Para poder superar los problemas que deberá enfrentar.)

  • ¿En qué circunstancias necesitarán ustedes saber con certeza que el evangelio es verdadero? (Cuando esa seguridad nos ayuda a guardar los mandamientos, cuando hablamos a los demás acerca del evangelio, cuando enseñamos acerca de Jesucristo, cuando servimos en una misión, cuando nos enfrentamos con la tentación.)

Pregunta para reflexionar

  • ¿Es posible tener un testimonio y no saberlo?

Recuerde a los jóvenes que una de las declaraciones que se dan al comienzo de la lección en el cuestionario sobre el testimonio es que todos los profetas de la Iglesia tuvieron que obtener su propio testimonio individual del evangelio. Explíqueles que cada uno de ellos lo hizo, pero que a la vez, cada uno de ellos tuvo también el deseo de tenerlo y de esforzarse por lograrlo como cualquier otra persona.

Relato y análisis

Explique que Joseph F. Smith, sexto Presidente de la Iglesia, fue por primera vez a la misión cuando tenía quince años de edad. Solicite a uno de los jóvenes que lea el siguiente relato acerca de cómo el presidente Smith obtuvo su testimonio del evangelio:

“Cuando me inicié en el ministerio en mi juventud, frecuentemente iba y le pedía al Señor que me manifestara alguna cosa maravillosa, a fin de que pudiese recibir un testimonio. Pero el Señor no me concedió milagros, y me mostró la verdad, línea por línea, precepto por precepto, un poco aquí y un poco allí, hasta que me hizo saber la verdad desde la corona de mi cabeza hasta la planta de mis pies... No tuvo que enviar a un ángel de los cielos para hacerlo... Mediante el susurro de la voz quieta y delicada del Espíritu del Dios viviente, El me dio el testimonio que poseo” (Doctrina del Evangelio, pág. 7).

  • ¿En qué forma esperaba Joseph F. Smith adquirir un testimonio? (Esperaba recibir una visión.)

Aclare, que al pasar los años, durante la época en que Joseph F. Smith fue Presidente de la Iglesia, recibió revelaciones maravillosas del Señor. Fue él quien recibió la revelación que se conoce como “La visión de la redención de los muertos” y que compone lo que en la actualidad es la sección 138 de Doctrina y Convenios.

  • ¿De qué manera desarrolló su testimonio el presidente Smith? (Por medio de los susurros del Espíritu Santo, línea por línea, o sea, en forma gradual.)

Cita

Haga notar que la mayoría de las personas reciben su testimonio gradualmente, poco a poco. El presidente Marion G. Romney hizo la siguiente declaración acerca de su testimonio:

“Algunas veces las personas reciben su testimonio lentamente, durante un largo período de tiempo. No recuerdo que yo haya adquirido el mío repentinamente... Tampoco recuerdo una época en mi vida en que no haya poseído un testimonio. Naturalmente, se ha fortalecido a través de los años, mas no puedo recordar un solo momento en que no haya creído. Pero, ya sea que el testimonio se obtenga repentina o gradualmente, causa en la persona un efecto especial; uno es diferente después que lo recibe” (véase “Cómo ganar un testimonio”, Liahona, noviembre de 1976, pág. 3).

Relato

Explique que otro profeta ganó su testimonio de una manera similar. El presidente David O. McKay a menudo contó los esfuerzos que tuvo que hacer por obtener un testimonio. Pida a uno de los jóvenes que lea el siguiente relato:

“Un día, siendo todavía muy joven, me encontraba en el campo arreando ganado. Al subir una colina, me detuve para dejar descansar a mi caballo cuando sentí nuevamente el fuerte deseo de recibir una manifestación acerca de la veracidad del evangelio restaurado. Me bajé del caballo, tiré las riendas sobre su cabeza y allí, bajo un arbusto, con todo el fervor, la sinceridad y la fe que un joven puede tener, le pedí al Señor que me manifestara la veracidad de la revelación que dio a José Smith.

“Cuando terminé la oración, me puse de pie y volví a subir a mi fiel caballo. Al continuar por el sendero, recuerdo que me dije a mí mismo: No he recibido una manifestación espiritual y, para decir la verdad, sigo siendo el mismo que era antes de orar.

“El Señor no creyó conveniente darme una respuesta en esa ocasión, pero en 1899, después de haber sido llamado a presidir una conferencia de la Iglesia que se realizó en Escocia, la manifestación espiritual por la que había orado de jovencito llegó a mí, como consecuencia natural del cumplimiento de mi deber” (Cherished Experiences from the Writings of President David O. McKay, comp, por Clare Middlemiss, Salt Lake City: Deseret Book Company, 1976, págs. 6-7).

Análisis

  • ¿Qué creen que quiso decir el presidente McKay cuando dijo: “La manifestación espiritual por la que había orado... llegó a mí, como consecuencia natural del cumplimiento de mi deber”?

Dé tiempo a los jóvenes para que respondan; luego, hágales comprender que la oración del presidente McKay fue contestada por medio del Espíritu Santo al llevar a cabo sus responsabilidades del sacerdocio.

  • ¿En qué se parecen las experiencias de los presidentes Joseph F. Smith y David O. McKay con respecto al hecho de obtener un testimonio? (Ninguno de los dos recibió un testimonio la primera vez que lo pidió; ambos tenían un fuerte deseo de tenerlo y esperaban manifestaciones maravillosas; sin embargo, ambos vivieron vidas dignas y recibieron más tarde sus testimonios de una manera sencilla.)

Todo miembro del Sacerdocio Aarónico puede fortalecer su testimonio por medio de la oración y la diligencia

Pasajes de las Escrituras y análisis en la pizarra

Destaque el hecho de que las Escrituras explican la forma en que una persona puede saber la verdad.

Pida a diferentes miembros de la clase que lean los siguientes pasajes de las Escrituras mientras el resto sigue en silencio la lectura en sus propios libros canónicos: Alma 32:27; Moroni 10:3-5 y Juan 7:17. Escriba estas referencias en la pizarra y solicite a los jóvenes que las subrayen.

A medida que las leen, pida a los jóvenes que localicen los pasos necesarios para descubrir la verdad. Anote esos pasos en la pizarra. Las posibles respuestas podrían incluir lo siguiente:

  1. 1.

    Deseo sincero.

  2. 2.

    Leer y estudiar.

  3. 3.

    Pensar y meditar con el corazón.

  4. 4.

    Orar sinceramente.

    1. a.

      Pedir a nuestro Padre Celestial en el nombre de Jesucristo.

    2. b.

      Pedir con un corazón sincero y con el deseo de saber.

    3. c.

      Pedir con fe en el nombre de Jesucristo para que conozcan la verdad.

    4. d.

      Meditar después de orar para escuchar al Espíritu.

  5. 5.

    Guardar los mandamientos.

  6. 6.

    El poder del Espíritu Santo manifestará la verdad.

Haga que los jóvenes comprendan que posiblemente ya tengan un testimonio de algunos de los principios del evangelio.

  • ¿Cuáles son algunos de los principios del evangelio que saben que son verdaderos?

Las respuestas tal vez incluyan la Palabra de Sabiduría, el diezmo y ser honrados.

Explique que cuando sabemos que un principio es verdadero, lo hacemos parte de nuestros pensamientos y acciones; es entonces que tenemos un testimonio de esa enseñanza.

Análisis de pasajes de las Escrituras

  • ¿Cómo puede el Espíritu Santo manifestarnos la veracidad de algo?

Solicite a uno de los jóvenes que lea Doctrina y Convenios 8:2-3. Explique que cuando algo es verdad, el Espíritu Santo puede hacernos sentir un sentimiento de calidez o de ardor en nuestro pecho.

Pida a uno de los jóvenes que lea Doctrina y Convenios 6:22-23.

  • ¿Qué nos dicen estos versículos acerca de la forma en que se comunica a veces el Espíritu Santo con nosotros?

Invitado

Presente a la persona invitada y déle la palabra para que explique a la clase cómo adquirió su testimonio.

Conclusión

Testimonio y cometido

Exprese su testimonio del Salvador y de la veracidad del evangelio. Testifique que todos los jóvenes pueden obtener su propio testimonio personal por medio de la oración y el estudio, y viviendo de acuerdo con los mandamientos de Dios.

Inste a los jóvenes a seguir los pasos explicados en la lección para obtener un testimonio. Haga hincapié en el hecho de que quizás no obtengan una respuesta inmediata a sus oraciones; sin embargo, a medida que cumplan con sus deberes en el sacerdocio, finalmente serán bendecidos con ese testimonio firme que ellos desean tener.