46: El tomar decisiones

SACERDOCIO AARONICO Manual 1, (2002), 178–81


OBJETIVO

Que los jóvenes comprendan que pueden aprender a tomar decisiones correctas si hacen un esfuerzo por saber discernir el bien del mal, por buscar consejo de personas capacitadas para darlo y si piden la confirmación del Señor en cuanto a las decisiones que tomen.

PREPARACION

  1. 1.

    Materiales necesarios:

    1. a.

      Libros canónicos para cada uno de los jóvenes.

    2. b.

      Papel y lápiz para cada uno de los jóvenes.

  2. 2.

    Envuelva dos paquetes de diferente tamaño, uno en forma muy ordenada y el otro con descuido. Ponga en cada uno de ellos un juguete pequeño o un dulce (caramelo).

Nota para el maestro

Todos los días de nuestra vida tomamos decisiones. Algunas no tienen mayores consecuencias; sin embargo, otras determinan la dirección que tomará nuestra vida y el grado de felicidad que lograremos.

Hay muchos planes y procedimientos que se pueden utilizar para tomar decisiones. Los que presentaremos en esta lección son de carácter fundamental. Es preciso que los jóvenes entiendan que es importante aprender a tomar decisiones y que, al hacerlo, deben hacer partícipe al Señor de ellas.

SUGERENCIAS PARA EL DESARROLLO DE LA LECCION

Introducción

Lección práctica

Muestre a los jóvenes los dos paquetes que envolvió. Solicite a uno de ellos que se acerque al frente de la clase y que elija uno, aclarándole que puede quedarse con el contenido de cualquiera de los paquetes que escoja. Una vez que haya tomado la decisión, hable con él acerca de las razones por las cuales hizo esa elección.

Indique que el tomar decisiones es algo que debemos hacer todos los días; por consiguiente, es importante aprender a tomar las decisiones correctas.

Preguntas para reflexionar

Pida a los jóvenes que piensen en las siguientes preguntas:

  • ¿En qué sentido no decidirse es una forma de tomar una decisión?

  • Si necesitamos ayuda al tener que tomar decisiones, ¿a quién podemos recurrir?

  • ¿Cómo puede alguien saber de antemano si una decisión es correcta?

El tomar decisiones requiere esfuerzo personal

Análisis de pasajes de las Escrituras

Explique que durante la traducción del Libro de Mormón, Oliver Cowdery quiso también traducir. Lo intentó, pero fracasó.

  • ¿Por qué no pudo traducir Oliver Cowdery?

Pida a los jóvenes que lean Doctrina y Convenios 9:7-9 con el fin de encontrar la respuesta.

  • Aparentemente, ¿qué había hecho Oliver para obtener la ayuda del Señor? (De acuerdo con lo registrado en el versículo 7, solamente se limitó a pedirle al Señor que lo dejara traducir.)

  • ¿Qué dice el Señor que debió haber hecho Oliver? (Debió haber estudiado en su mente lo que había traducido y luego preguntar al Señor si la traducción era correcta.)

  • De esa experiencia, ¿qué podemos aprender acerca de tomar decisiones? (Debemos estudiar diferentes opciones, tomar una decisión y luego orar para preguntar si la decisión que elegimos es. la correcta.)

  • ¿Por qué creen que el Señor desea que nos esforcemos por tomar decisiones en vez de simplemente preguntarle lo que debemos hacer? (Nuestro Padre Celestial desea que aprendamos a pensar y que ganemos experiencia por nosotros mismos.)

Actividad en la pizarra

Escriba en la pizarra lo siguiente:

TOMAR DECISIONES

Se requiere esfuerzo personal.

El hermano de Jared toma una decisión.

Relato de las Escrituras

Explique que el Señor le dijo al hermano de Jared que construyera ocho barcos para atravesar el océano con su familia; no obstante, no le explicó cómo alumbrar los barcos por dentro. Solicite a los jóvenes que lean Eter 2:22.

  • ¿Qué le respondió el Señor?

Lea Eter 2:23.

Pida a los jóvenes que en sus propias palabras expliquen la respuesta del Señor. Haga hincapié en el hecho de que el Señor depositó la responsabilidad directamente en el hermano de Jared para que él buscara una solución y decidiera la mejor forma de iluminar los barcos. El Señor deseaba que él, por sí solo, le presentara una posible solución.

Para saber lo que finalmente hizo el hermano de Jared, solicite a uno de los jóvenes que lea Eter 3:1-4.

Pida a uno o dos jóvenes que relaten con sus propias palabras lo que hizo el hermano de Jared.

Caso para analizar

Reparta entre los jóvenes una hoja de papel para cada uno. Pídales que la dividan en dos a lo largo, haciendo una línea en el medio, y que luego escriban la palabra PROS en el extremo superior derecho, y la palabra CONTRAS en el extremo superior izquierdo. Aclare que para tomar cualquier decisión, debemos tener en cuenta los “pros” (o sea, lo favorable) y los “contras” (lo que es adverso).

Analicen el siguiente caso:

Antonio tiene quince años y íe va bien en la escuela. Le interesan los deportes, tanto en calidad de participante como de espectador. Un día se le presenta la oportunidad de escoger entre dos trabajos de media jornada. El primer trabajo le requiere que se presente dos o tres horas todos los días después de terminar la escuela. El otro trabajo requiere que esté presente los viernes y los sábados de las seis de la tarde hasta la medianoche. Si ustedes estuvieran en el lugar de Antonio, podrían anotar en una hoja todos los “pros” y los “contras” relacionados con cada uno de los trabajos. Divida a la clase en dos grupos y haga que uno de ellos piense en el primer trabajo y escriba los "pros” y los “contras”; y que el otro grupo piense en el segundo trabajo y haga exactamente lo mismo. Déles aproximadamente cinco minutos para terminar el ejercicio, y luego analicen las siguientes preguntas:

  • ¿Puede una persona tomar una decisión valedera por otra persona? ¿Por qué?

  • ¿Cuáles son algunos de los “pros” y los “contras” que Antonio debe tomar en consideración al pensar en trabajar después de la escuela?

  • ¿Cuáles son algunos de los “pros” y los “contras” que Antonio debe tomar en consideración al pensar en trabajar los fines de semana?

  • Si Antonio tuviera la oportunidad de trabajar los domingos y fuera a hacer una evaluación en una hoja de papel, ¿qué factor debería incluir para tomar la decisión? (Guardar sagrado el día de reposo.)

  • Al tomar una decisión, ¿en qué forma les podría ayudar a ustedes a tomar una decisión una hoja como ésta? (Podrían tener delante de los ojos todos los “pros” y los “contras”.)

Es conveniente buscar el consejo de las personas que están capacitadas para darlo

Caso para analizar

Presente a los jóvenes el siguiente caso para analizar:

Desde que Mauricio era pequeño, todos le habían aconsejado ir a una misión. Sin embargo, ahora que ya se había graduado de la escuela secundaria y ganaba bien, no estaba muy seguro de si quería hacerlo o no. Sería mucho tiempo lejos de sus seres queridos y estaba seguro de que iba a extrañar a su familia y a sus amigos. Cuando el obispo le preguntó si deseaba ir a una misión, Mauricio le pidió que le diera unos días para tomar la decisión; luego fue a su casa y pensó detenidamente en el problema. Habló con su novia, quien le dijo que si iba a la misión no le garantizaba que lo esperaría. Sus amigos pensaban que era una locura gastar tanto dinero en vez de invertir el mismo tiempo para ganar más. El jefe de Mauricio le dijo que no era seguro que tuviera trabajo para él cuando regresara. Al día siguiente, Mauricio le dijo al obispo que había decidido no ir a la misión.

  • ¿Cuán capacitadas para ayudar a Mauricio estaban las personas a quienes les pidió consejo para tomar la decisión? (Lo más probable es que esas personas vieran la situación de Mauricio desde un punto de vista egoísta, es decir, pensando en lo que su decisión significaría para ellos en forma personal.)

  • ¿A quiénes más debió haber pedido consejo Mauricio? (A sus padres, a su obispo, a familiares en los que pudiera confiar, a su Padre Celestial.)

Ahora concluya el relato.

Después de estar varios meses en el trabajo, Mauricio comenzó a sentirse incómodo e infeliz. Cuando algunos amigos nuevos lo invitaron a asistir a la Iglesia, empezó a hacerlo con mayor frecuencia. Disfrutó de algunas charlas que tuvo con el obispo y empezó a leer regularmente el Libro de Mormón por primera vez en su vida. Oró con mayor fervor que antes y pasó varias noches hablando con sus padres sobre la obra misional. Paulatinamente empezó a sentir el deseo de salir como misionero. Un día habló con su obispo y le preguntó: “¿Es ya es muy tarde para que yo salga de misionero?”

  • ¿Cuáles fueron los pasos correctos que tomó Mauricio esta vez antes de tomar la decisión? (Leyó las Escrituras, consultó con el obispo, habló con sus padres y con el Señor.)

Escriba en la pizarra: Consultar con las personas adecuadas.

Hagamos partícipe al Señor al tomar nuestras decisiones

Repaso en la pizarra

Agregue en la pizarra: Hagamos partícipe al Señor al tomar nuestras decisiones.

Análisis de pasajes de las Escrituras

Explique que habrá veces en las cuales el Señor nos dirá específicamente lo que debemos hacer.

Solicite a los jóvenes que lean y analicen Eter 2:19-20.

Recuérdeles que hay ocasiones en las que el Señor espera que tomemos nuestras propias decisiones, según se analizó anteriormente en la lección (véase también D. y C. 58:26-27).

  • Una vez que hayamos estudiado el problema y hayamos decidido lo que creemos que es lo mejor, ¿en qué forma podemos hacer partícipe al Señor en nuestra decisión? (Después de decidir, nos dirigimos al Señor en oración y le preguntamos si la decisión que hemos tomado es la correcta. Si fuera así, el Espíritu Santo nos lo confirmará dándonos un sentimiento de paz y seguridad que nos reafirmará que la decisión tomada está bien.)

Lea Doctrina y Convenios 6:22-23 y Doctrina y Convenios 9:8.

Explique que si por alguna razón no hemos tomado la decisión correcta, el Señor ha prometido que nos revelará que está equivocada haciéndonos sentir insatisfechos o con dudas en cuanto a dicha decisión. En las Escrituras, al hablar de ese sentimiento, se utiliza la frase “estupor de pensamiento”. Cuando eso ocurre, sabremos que esa decisión no sirve y debemos comenzar de nuevo el proceso y tomar otra diferente.

Lea Doctrina y Convenios 9:9.

Citas y análisis

  • ¿Qué debemos hacer si sentimos que estamos haciendo todo lo que debemos por tomar una decisión correcta y no recibimos una impresión definitiva en ningún sentido?

El presidente Marion G. Romney dijo lo siguiente: “He tenido problemas que parecían que no podría resolver y he sufrido enfrentándome a ellos hasta que parecía que no podía ir más lejos si no encontraba una solución para los mismos. Después de orar y en muchas ocasiones después de ayunar durante un día cada semana durante largos períodos, fueron reveladas a mi mente las soluciones” (Mi mandato del Señor, Guía de estudio personal, 1976-1977, pág. 38).

  • ¿Qué pasa si hacemos todo lo que sugiere el presidente Romney y aún así no sentimos ninguna confirmación?

“En otras ocasiones, aun después de haber estudiado, orado y ayunado, después de haber tomado la decisión y de haber empezado a conducir nuestra vida basándonos en tal decisión, quizás todavía no tendremos la confirmación. En tales casos simplemente debemos seguir nuestro mejor juicio, ejercer fe pacientemente, con la esperanza de que algún día recibiremos la confirmación. Debemos recordar siempre que nuestro Padre Celestial responde a nuestras oraciones de acuerdo con su juicio, cuando lo considera mejor para nosotros” (Deberes y bendiciones del sacerdocio, parte B, págs. 208-209).

Conclusión

Presentación

Explique que somos hijos de nuestro Padre Celestial y que El nos ha mandado a la tierra para crecer y progresar. Para tomar buenas decisiones, debemos tener fe en Jesucristo y vivir dignamente a fin de gozar de la compañía del Espíritu Santo. Debemos también tener confianza en nosotros mismos al tomar una decisión. Esto es algo que requiere valor y determinación.

Repase brevemente las oraciones que se encuentran en la pizarra.

Si lo desea, cuente a la clase alguna experiencia que haya tenido al tomar una decisión, en la cual el Señor le ayudó a tomarla.

Cometido

Exhorte a los jóvenes a escoger por lo menos una decisión que deben tomar durante la próxima semana y que, al tomarla, apliquen los conceptos que se enseñaron en la lección. Pídales que utilicen una hoja de evaluación a medida que estudian el caso, que hagan un esfuerzo personal por tomar una decisión acertada, que consulten con personas capacitadas para darles un buen consejo y que le pidan ayuda al Señor para obtener la confirmación.