48: El poder para bautizar

SACERDOCIO AARONICO Manual 1, (2002), 186–88


OBJETIVO

Que los jóvenes tengan mayor comprensión de la ordenanza del bautismo.

PREPARACION

  1. 1.

    Materiales necesarios:

    1. a.

      Libros canónicos para cada uno de los jóvenes.

    2. b.

      Lámina 23, La sepultura de Jesús (62180); lámina 24, María y el Señor resucitado (62186).

    3. c.

      Lápices para marcar las Escrituras.

  2. 2.

    Con espíritu de oración, estudie Romanos 6:3-5; Mosíah 18:7-10 y Doctrina y Convenios 20:73-74.

SUGERENCIAS PARA EL DESARROLLO DE LA LECCION

El convenio del bautismo

Relato y análisis

Narre el siguiente relato:

Pablo y Leonardo eran miembros del quorum de presbíteros, y se les había pedido que ayudaran en el servicio bautismal que se llevaría a cabo en la estaca. Cuando iban en el autobús, después de haber salido del colegio, empezaron a hablar acerca de los preparativos para el bautismo. Roberto, uno de sus amigos que no era miembro de la Iglesia, escuchó la conversación y les hizo algunas preguntas que ellos no podían contestar fácilmente.

— Disculpen por meterme en la conversación, pero ¿creen ustedes que verdaderamente poseen el derecho de bautizar? ¿Acaso son ustedes ministros? Además, ¿qué hay de especial en bautizar a alguien?

  • Si se encontraran en el lugar de Pablo y de Leonardo, ¿cómo explicarían la importancia del convenio bautismal y el hecho de que un presbítero del Sacerdocio Aarónico posee realmente la autoridad para bautizar?

Cita y análisis

Si en el análisis anterior los jóvenes no dieron la definición de lo que es un convenio, pídales que lo hagan ahora. La siguiente definición que dio el élder Bruce R. McConkie les servirá para aclarar este concepto:

“Dentro del contexto del evangelio, un convenio es un pacto, un acuerdo, un contrato o una promesa mutua, solemne y valedera que se hace entre Dios y una persona o un grupo de personas escogidas” (Mormon Doctrine, 2nd ed. Salt Lake City: Bookcraft, 1966, pág. 166).

Explique que cuando una persona hace el convenio del bautismo, efectúa la primera ordenanza en el proceso de llegar a ser como nuestro Padre Celestial. Es por eso que el poder para bautizar es un privilegio sagrado. El Señor ha dado ese privilegio a los presbíteros dignos.

Pasajes de las Escrituras y análisis en la pizarra

Solicite a los jóvenes que lean Mosíah 18:7-10.

  • ¿Cuál de estos versículos explica el convenio que hacemos al bautizarnos y qué convenio hacemos? (Versículo 10. Hacemos convenio, o sea, prometemos servir a Dios y guardar Sus mandamientos.)

  • ¿Qué describen los versículos del 7 al 9? (La forma en que se debe comportar la persona que hace este convenio y cuál debe ser el deseo de su corazón.)

  • ¿Cuál es en realidad el convenio del bautismo?

Trate de que los jóvenes mencionen los siguientes puntos y anótelos en la pizarra:

El convenio del bautismo

Lo que nosotros prometemos:

  1. 1.

    Entrar en el redil de Dios.

  2. 2.

    Tomar sobre nosotros el nombre de Jesucristo.

  3. 3.

    Llevar las cargas los unos de los otros.

  4. 4.

    Llorar con los que lloran.

  5. 5.

    Consolar a los que necesitan de consuelo.

  6. 6.

    Ser testigos de Dios en todo momento.

  7. 7.

    Comprometernos a servir a Dios y a guardar Sus mandamientos.

Lo que promete el Señor:

  1. 1.

    El derramará Su Espíritu sobre nosotros.

  2. 2.

    Dios nos redimirá.

  3. 3.

    Seremos contados con los de la primera resurrección.

  4. 4.

    Nos concederá la vida eterna.

El simbolismo del bautismo

Presentación a cargo del asesor y análisis

Recuerde a los jóvenes que las ordenanzas son simbólicas. Muestre la lámina de la sepultura de Jesús y luego la de Jesús después de la Resurrección. Pida a la clase que lea Romanos 6:3-5 para saber lo que simboliza el bautismo según lo describió Pablo.

  • ¿Cuál es la comparación que se da entre la muerte y la resurrección de Jesús y la ordenanza del bautismo?

Este análisis debe establecer el hecho de que en el bautismo, el sumergirse en el agua y luego salir de ella es un símbolo de la sepultura de Jesús en la tumba, o de Su muerte, y de Su salida gloriosa como Ser resucitado. También constituye un símbolo de nuestro propio renacer, porque sepultamos al hombre viejo de pecado y renacemos como un hombre nuevo en Cristo, con el deseo de seguirlo y permanecer limpios de pecado.

El presbítero en el Sacerdocio Aarónico ha sido divinamente comisionado para bautizar

Situación y análisis

Lea la siguiente situación:

Federico ha sido un presbítero activo y digno por aproximadamente un año y su gran anhelo era salir como misionero. Ana, su hermanita menor, acababa de cumplir ocho años y le había pedido que la bautizara. Eso lo ha llenado de entusiasmo ya que será su primer bautismo. Sin embargo, una noche, luego de terminada la noche de hogar, a la niña le asaltaron dudas acerca de si Federico podía realmente bautizarla. En esos días habían recibido carta de Ricardo, el hermano mayor, que estaba sirviendo en una misión en Italia, en donde hablaba de los bautismos que había efectuado. Ana entonces preguntó: “¿Cómo puedes tú bautizarme si no eres misionero y apenas tienes dieciséis años?”

Pida a los jóvenes que busquen la respuesta que Federico debería darle a Ana utilizando para ello el índice del Libro de Mormón, Doctrina y Convenios y la Perla de Gran Precio.

La mejor respuesta que los jóvenes pueden encontrar está en Doctrina y Convenios 20:46. Después que la clase haya encontrado la respuesta, pídales que subrayen este pasaje en sus ejemplares de las Escrituras.

Explique que todo bautismo debe efectuarse bajo la dirección del obispo o de otro oficial del Sacerdocio de Melquisedec que presida. El presbítero deberá también tener el permiso del oficial que presida para efectuar cada uno de los bautismos.

Se ha revelado la forma en la cual deben efectuarse los bautismos

Análisis de un pasaje de las Escrituras

  • ¿En qué parte de Doctrina y Convenios se encuentra la oración bautismal? (En Doctrina y Convenios 20:73.)

Con el fin de recalcar la importancia de la exactitud con que se debe efectuar la ordenanza del bautismo, pida a los jóvenes que lean Doctrina y Convenios 20:73, donde se registra la manera precisa que Jesucristo especificó para llevar a cabo esa ordenanza.

Dé a los jóvenes el tiempo necesario para localizar y marcar este pasaje. Haga hincapié en la importancia y la necesidad de utilizar las palabras exactas tal como aparecen en Doctrina y Convenios. Después de darles un minuto para que memoricen la oración, pida a algunos de los jóvenes, uno a la vez, que la repitan de memoria.

Recalque que la oración bautismal es una de las pocas oraciones fijas que se tienen en la Iglesia, y que por su debida importancia, debe siempre decirse correctamente.

Explique que al efectuar la ordenanza del bautismo, el presbítero actúa como agente de Dios. Eso explica, por lo tanto, el significado de la frase en la oración bautismal que dice: “Habiendo sido comisionado por Jesucristo”.

  • Según Doctrina y Convenios 20:74, que es el versículo que sigue a la oración bautismal, ¿qué método se debe emplear para el bautismo? (Que debe hacerse por inmersión.)

  • ¿Qué otro pasaje de las Escrituras leimos hoy que recalca la importancia del bautismo por inmersión? (Romanos 6:3-5.)

Haga hincapié en el hecho de que este pasaje en Romanos es una de las enseñanzas bíblicas más influyentes en cuanto a la necesidad del bautismo por inmersión. Este será un pasaje muy importante que los jóvenes emplearán durante sus actividades misionales. Sugiérales que subrayen esos versículos.

Representación sólo para un grupo de presbíteros)

Puede ser que algunos presbíteros (si esta lección se da sólo para presbíteros) ya hayan efectuado algún bautismo, mientras que otros todavía no. Esta es una oportunidad ideal para asegurarse de que cada uno de ellos se familiarice con el procedimiento correcto.

Ayúdelos para que, por turno, practiquen en parejas la forma de sostener a la persona que se vaya a bautizar. El que esté efectuando la ordenanza sostiene con la mano izquierda la muñeca derecha de la persona que vaya a bautizarse. Este a su vez, toma la muñeca izquierda del que lo vaya a bautizar, con la mano izquierda. Se deben asir las muñecas firmemente para que haya equilibrio y apoyo mutuo durante la inmersión. La mano derecha de la persona que se bautice quedará libre para taparse la nariz durante la inmersión; mientras que el brazo derecho del oficiante se levanta en forma de escuadra durante la inmersión. La persona que se bautice dobla las rodillas en el momento en que es sumergido para evitar que sus pies se levanten y queden fuera del agua.

Señale a los presbíteros el carácter sagrado y la importancia de su llamamiento para efectuar la ordenanza del bautismo. El bautismo es esencial para ser miembros del reino de Dios, y lo deben efectuar solamente quienes tienen la autoridad para ello.

Si es posible, haga los arreglos necesarios con el obispo para que cada uno de los presbíteros tenga una experiencia real de efectuar un bautismo.

Conclusión

Presentación

Haga nuevamente hincapié en la necesidad de que el presbítero sea exacto, digno y reverente cuando efectúe esta ordenanza tan importante. El bautismo tendrá mucho mayor significado en la vida de los que se bautizan si los que llevan a cabo la ordenanza tienen conocimiento y confianza en su habilidad para efectuarlo.